Romanos 9:1-52017-03-22T04:45:25+00:00

PASAJE BÍBLICO

Romanos 9:1-5

RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller


EXÉGESIS:

ROMANOS 9-11: EL CONTEXTO

Capítulos 9-11 forman el contexto inmediato para el tema de incredulidad judía. La cuestión estos capítulos es la lealtad de Dios. Dios tiene un pacto con Israel:

• Dios le prometió a Abran, “Y haré de ti una nación grande, y bendecirte he, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición: Y bendeciré á los que te bendijeren, y á los que te maldijeren maldeciré: y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:2-3).

• Dios también le prometió a Abran, “Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu simiente después de ti en sus generaciones, por alianza perpetua, para serte á ti por Dios, y á tu simiente después de ti” (Génesis 17:7).

• Dios dijo, “Mas éste es el pacto que haré con la casa de Israel… Daré mi ley en sus entrañas, y escribiréla en sus corazones; y seré yo á ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Jeremías 31:33).

Pero muchos judíos rechazaron al Mesías, y la iglesia pasó a ser predominantemente gentil. La cuestión es si Dios abandonó su pacto eterno con Israel y pasó su alianza a gentiles. Si es así, si Dios es particular – ¿pueden gentiles confiar en él? ¿Son las promesas hechas por Dios a gentiles más de fiar que sus promesas a judíos?

Existe una pregunta correspondiente: ¿Hay esperanza para Israel? ¿Se ha olvidado Dios de ella? O, ¿encontrará manera de traerla de nuevo al rebaño? Pablo se dirige a esta pregunta en detalle en capítulos 9-11. Dice, “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (10:12-13 – la cita al final es de Joel 2:32).

Pablo continúa con la pregunta, “¿Ha rechazado Dios á su pueblo?” Contesta, “En ninguna manera” (11:1). Nos recuerda de Elías, que se creía el único israelita fiel que permanecía, y que Dios le habló de siete mil que no se habían arrodillado ante Baal. Pablo dice, “Así también, aun en este tiempo han quedado reliquias por la elección de gracia” (11:5). La idea de una reliquia fiel, claro, aparece a lo largo de la historia de Israel (11:7-10). Pablo habla de Dios incluyendo a gentiles para poner a Israel celosa, esperando que sea restaurada a la salvación (11:11-12). Dice, “que el endurecimiento en parte ha acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles; Y luego todo Israel será salvo” (11:25-26).

Por lo tanto, la respuesta de Pablo a la cuestión judía es que Dios ha sido y continúa siendo fiel al pacto. “El plan de Dios que va desdoblándose es éste: la aceptación del Evangelio por parte de gentiles traerá la conversión de Israel” (Craddock, 390).

Al considerar el contexto de 9:1-5, debemos mirar brevemente capítulos 2-4. Ahí, Pablo habló de judíos que contaban con la ley pero no vivían según la ley (2:17ff). Dijo, “Porque la circuncisión en verdad aprovecha, si guardares la ley; mas si eres rebelde á la ley, tu circuncisión es hecha in-circuncisión” (2:25).

Parece que Pablo dice que ser judío no es nada especial, pero confronta esta idea directamente cuando pregunta, “¿Qué, pues, tiene más el Judío? ¿Ó qué aprovecha la circuncisión? Mucho en todas maneras. Lo primero ciertamente, que la palabra de Dios les ha sido confiada. ¿Pues qué si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿La incredulidad de ellos habrá hecho vana la verdad de Dios? En ninguna manera” (3:1-4). Pablo sigue, hablando de Abrahán siendo justificado por fe (4:1ff). Da a entender que, a través de los años, el pueblo judío fue justificado por fe y continuará siendo justificado por fe en el futuro. No es que Pablo crea que no hay esperanza para judíos, en vez, cree que Dios continúa llamándoles y que muchos responderán con fe.

Un último punto. Algunos han sugerido que capítulos 9-11 no formaban parte de la epístola de Pablo. Ofrecen tres razones:

• Capítulos 9-11 son tan cohesivos que podrían estar solos.

• La transición entre la gran alegría de 8:37-39 y la desesperación de 9:1-3 es tan abrupta que parecen haber sido escritas por dos personas diferentes.

• Si elimináramos capítulos 9-11, la transición entre capítulos 8 y 12 sería bastante natural.

Sin embargo, la mayor parte de eruditos hoy no solo creen que capítulos 9-11 son parte de la epístola original de Pablo, pero también creen que son parte esencial. En esta epístola, Pablo presenta un detallado bosquejo del plan de Dios para la salvación. La epístola no estaría completa si Pablo no hubiese incluido el plan de Dios para los judíos, lo cual hace en capítulos 9-11.

ROMANOS 9:1-5: EL PROBLEMA

Pablo empieza este capítulo sin definir el problema que le ha causado tristeza y agonía. Solo al leer capítulos 9-11 comprendemos la preocupación que Pablo tiene por Israel – y su preocupación que cualquier persona pudiera pensar que Dios se ha olvidado de Israel.

ROMANOS 9:1: VERDAD DIGO

1Verdad digo en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo.

En griego, “verdad” (aletheian) es la primera palabra de la oración, dándole más énfasis. Que Pablo diga “verdad en Cristo” apoya aún más su énfasis – “Es increíble que un creyente pudiera mentir en presencia de Cristo” (Morris, 346). La mención de Pablo del Espíritu Santo apoya este énfasis aún más. “Evidentemente, Pablo se sintió atacado aquí… Seguramente, existían unos que pensaban que el apóstol de los gentiles le había dado la espalda a su propia gente” (Dunn).

ROMANOS 9:2: TENGO GRAN TRISTEZA

2Que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón.

Pablo sigue su primer comentario con este angustiado llanto de dolor. Reconoce su constante tristeza y angustia, pero no les dice a sus lectores la causa de tanto dolor. Que Pablo hable de tristeza y angustia tan pronto después de su alegre declaración de 8:37-39 llamaría la atención de sus lectores y les causaría preguntarse la causa de este cambio tan repentino en sus emociones.

ROMANOS 9:3: DESEARA YO MISMO SER APARTADO

3Porque deseara yo mismo ser apartado (griego: anathema) de Cristo por mis hermanos (griego: ton adelphon mou – mis hermanos), los que son mis parientes según la carne.

Ahora Pablo revela que su tristeza tiene que ver con sus “parientes según la carne” – sus compañeros judíos – pero tenemos que leer capítulos 10-11 para entender la razón por su preocupación. Cuando Pablo dice, “mis parientes según la carne,” quiere decir algo como “parientes carnales” – en este caso, sus hermanos y hermanas israelitas.

Aquí, Pablo dice que sacrificaría su propia salvación por el bien de sus compañeros israelitas. El modelo tras su declaración es Moisés, quien pidió a Dios que perdonase a Israel por haber creado una vaquilla dorada. Entonces, Moisés dijo, “y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito” (Éxodo 32:32). La diferencia es que Moisés hubiera perecido con su pueblo, mientras que Pablo perecería en su lugar. Pablo también tiene a Jesús de modelo, que sacrificó su vida por los pecados del mundo.

ROMANOS 9:4-5: SON ISRAELITAS

4Que son israelitas, de los cuales es la adopción, y la gloria, y el pacto, y la data de la ley, y el culto, y las promesas; 5Cuyos son los padres, y de los cuales es Cristo según la carne, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

“Son israelitas.” Son descendientes de Jacob/Israel, y disfrutan de las bendiciones que trae el pacto que Dios hizo con Israel (Génesis 35:10-12). “‘Israel’ fue establecida en las Escrituras como el nombre del pueblo del pacto tanto como el nombre de la tierra pactada. Por eso, cuando Pablo lo utiliza no está pensando de compatriotas o de relaciones sanguíneas, sino que piensa en el pueblo del pacto” (Dunn).

“de los cuales es la adopción.” Israelitas son hijos de Dios por adopción (Deuteronomio 14:1).

“la gloria.” Muchas veces, Israel había tenido el privilegio de ver la gloria del Señor (Éxodo 16:7, 10; 24:16; 40:34; Levítico 9:23, etcétera). “El shekinah o kaboth ocurre una y otra vez en la historia de Israel. Era el divino esplendor de luz que descendía al visitar Dios a su pueblo (Éxodo 16:10; Ex. 24:16-17; Ex. 29:43; Ex. 33:18-22)” (Barclay, 125).

“el pacto.” Dios hizo una serie de pactos con Israel (Génesis 17:7; Éxodo 2:24; 6:4; 19:5; 25:16; Jeremías 31:33).

“la data de la ley.” La ley fue entregada a Moisés en el Monte de Sinaí (Éxodo 19-20).

“el culto.” El culto de Israel comenzó cuando Abran construyó un altar al Señor (Génesis 12:7), pero se formalizó con la liturgia del tabernáculo, el templo, y la sinagoga.

“las promesas.” Israel fue beneficiaria de muchas grandes promesas, la primera siendo el nacimiento de Isaac a Abrahán y Sara (Génesis 17), y la última siendo la venida del Mesías (Deuteronomio 18:15; Salmos 118:22; 132:11; Isaías 2:4; 7:14; 9:2, 7; 11:10; 25:8; 28:16; 42:1; 49:6; 52:14; 53:2; 55:4; 59:16; 61:1; 62:11; 63:1; Jeremías 23:5; Ezequiel 17:22; Daniel 7:13; 9:25; Miqueas 5:2; Zacarías 6:12; 9:9; 12:10; 13:7; Malaquías 3:1).

“los padres.” Los grandes padres eran Abrahán, Isaac, y Jacobo (Éxodo 2:24; 6:3, 8; 33:1). “Como todas las otras ventajas enumeradas arriba, ésta se extiende a creyentes gentiles; ellos también pueden declarar que Abrahán es su padre (4:11-12, 16-25, cf. 1 Corintios 10:1)” (Gagnon, 103; cf. Wright, 629).

“Cristo.” Cristo nació de la casa y la familia de David, el gran rey de Israel (Lucas 2:4 – cf. Mateo 1:1-17; Lucas 3:23-38). “Dios se encarna de manera particular en la forma de un hombre judío” (Gaventa, 431).

“y de los cuales es Cristo según la carne, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén” (v. 5). La falta de puntuación en el original causa un problema al interpretar esta bendición. La cuestión es si debemos poner una coma o un punto entre “Dios” y “todas las cosas.” Si ponemos una coma ahí, como aparece en la NRSV, “Cristo” y “Dios” están en aposición – es decir, Pablo equipara Cristo con Dios. Si ponemos un punto, Pablo no los equipara. La pregunta básica, entonces, es si Pablo dice que Cristo es Dios. Eruditos se encuentran divididos en esta cuestión pero, en el próximo capítulo, Pablo llama Señor a Jesús (10:9) y entonces dice, “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (10:13 – citando a Joel 2:32, donde Señor se refiere a Dios). Entonces cita a Isaías, “Señor, ¿quién ha creído á nuestro anuncio?” – donde de nuevo, Señor se refiere a Dios.

La mayor parte de eruditos concluye que Pablo quiso equiparar Cristo con Dios – decir que Jesús, a quien Israel ha rechazado, es Dios. “Igual que Israel rechazó su Dios en el Monte de Sinaí, precipitando a Moisés en su extraordinaria oración (Éxodo 32:32), ahora Israel, según la carne, ha rechazado su Dios encarnado, precipitando a Pablo en su propia versión de esa oración y su grande e incesante tristeza. El privilegio más alto de Israel, al ser acosado, se convierte en la causa de la tragedia más grande de Israel” (Wright, 630; véase también Morris, 350 para ver un análisis detallado de seis puntos que apoyan esta postura).

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAPHY:

Barclay, William, The Daily Study Bible: The Letter to the Romanos (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1975)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Dunn, James D. G., Word Biblical Commentary: Romanos 9-16, Vol. 38B (Dallas: Word Books, 1988)

Gagnon, Robert A.J., in Van Harn, Roger E. (ed.), The Lectionary Commentary: The Second Readings: Acts and the Epistles (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001)

Gaventa, Beverly R. in Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV––Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Morris, Leon, The Epistle to the Romanos (Grand Rapids, Michigan: William B. Eerdman’s Publishing Co, 1988)

Wright, N. Thomas, The New Interpreter’s Bible: Acts, Romanos, 1 Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

www.lectionary.org

We welcome your feedback! [email protected]

Copyright 2007, Richard Niell Donovan