Romanos 5:12-192017-03-22T04:45:25+00:00

PASAJE BÍBLICO

Romanos 5:12-19

RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

 

EXÉGESIS:

ROMANOS – EL CONTEXTO

En Romanos 1:18 – 3:20, Pablo trata el tema del pecado. Después, en 3:21 -5:11, nos enseñó sobre la gracia de Dios. Ahora, en 5:12-19, relata el tema del pecado y la gracia en las historias de dos hombres – Adán y Cristo. Empezar con capítulo 6 nos ayudará a comprender las implicaciones prácticas de la obra de Cristo – nos proveerá un esquema de lo que significa estar unido a Cristo por bautizo – y nos dirá como esto afecta nuestras vidas.

ROMANOS 5:12: EL PECADO ENTRÓ EN EL MUNDO POR UN HOMBRE

12De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó á todos los hombres, pues que todos pecaron(griego: hemarton).

“Por consiguiente.” Estas palabras ligan 5:12-21 con 5:1-11, donde Pablo habla de justificación y reconciliación. Ahora (vv. 12-19), Pablo “añade el pensamiento que la gracia más que desequilibra al pecado. No solo anula el efecto del pecado, sino que también concede vida eterna” (Hendriksen, 176).

“así como el pecado entró en el mundo.” La palabra “pecado” (utilizada como sustantivo) casi siempre es singular en esta epístola (42 de 46 veces), porque Pablo relata el pecado como una fuerza espiritual – una fuerza demoníaca. “Pablo atribuye al ‘pecado’ un papel muy activo: ‘reina’ (5:21…), puede ser ‘obedecido’ (6:16-17), paga salarios (6:23), aprovecha oportunidades (7:8, 11), ‘engaña,’ y ‘mata’ (7:11, 13). En una palabra Pablo logra personificar el pecado, retratándolo como una fuerza poderosa en el mundo afuera de Cristo, que trae desastre y muerte sobre toda la humanidad” (Moo, 319).

Una analogía puede ser la energía nuclear. Una vez que el genio salió de su lámpara, energía nuclear se convirtió en una fuerza demoníaca viviendo entre nosotros – amenazándonos, llevando dentro de él las semillas de la muerte.

“por un hombre.” El hombre es Adán, pero Pablo espera hasta v. 14 para nombrarle porque quiere contrastar la fuerza destructiva soltada por el primer “un hombre” con la fuerza redentora del segundo “un hombre.” En su primera mención de “un hombre,” Pablo se refiere a la historia de la caída en Génesis 3.

“y por el pecado la muerte.” Pablo personifica la muerte igual que personificó el pecado. Quiere decir “que la muerte no es el final apropiado para el hombre: muerte no era parte del programa original para la humanidad” (Dunn).

¿Qué quiere decir Pablo con “muerte”? La mayoría de eruditos concuerdan que significa una muerte espiritual (separación de Dios) y que Pablo probablemente también se refiera a la muerte física. Dios les advirtió a Adán y Eva que morirían si ofendieran. El hecho de que no murieran inmediatamente después de su ofensa no demuestra que su castigo solo incluyera la muerte espiritual. Cuando pecaron, sembraron las semillas de la muerte física, que cosecharon más adelante.

“la muerte así pasó á todos los hombres, pues que todos pecaron.” ¿Qué quiere decir Pablo al decir “todos pecaron”? ¿Quiere decir que todos hemos pecado individualmente? Ése parece ser su significado en 3:23, donde utiliza la misma palabra griega en el mismo tiempo verbal (griego:hemarton). También corresponde a nuestra experiencia – todos sabemos que hemos pecado. También apela a nuestro énfasis actual sobre la experiencia y responsabilidad del individuo. Pero, ¿cómo podemos reconciliar este énfasis en el pecado del individuo con el anterior énfasis general de versículo 12, tanto como vv. 15-19? Existen por lo menos tres posibilidades:

• Algunos dicen que “el pecado de Adán de alguna manera trajo la pena de muerte, no solo para si mismo, pero también para toda su posteridad” (Morris, 230) – i.e., la culpa de Adán se ha convertido en nuestra culpa también. Esta interpretación gana fuerza por las “cinco repeticiones de esta verdad: ‘por el delito de aquel uno murieron los muchos’ (v. 15), ‘el juicio á la verdad vino de un pecado’ (v. 16), ‘por un delito reinó la muerte por uno’ (v. 17), ‘de la manera que por un delito vino la culpa á todos los hombres para condenación’ (v. 18), ‘por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores’ (v. 19…)” (Morris, 232). Con el fuerte énfasis actual en el individualismo, para muchos es difícil aceptar que la acción de una persona pueda transmitir culpabilidad a otros. Sin embargo, la Biblia incluye muchas verdades que van contra la corriente de nuestras normas culturales.

• Otros interpretan “todos pecaron” para significar que el acto pecador de Adán dio paso a la fuerza demoníaca conocida como “pecado” en el mundo con el resultado de que todos nosotros hemos caído bajo su influencia y por lo tanto todos hemos pecado. “Para Pablo, el pecado es universal porque entró al mundo en Adán y después cada ser humano pecó” (Gaventa, 188). Ésta es la interpretación que yo encuentro más convincente.

• Aún otros reconocen solo los pecados individuales, sin hacer ningún intento de reconciliar el énfasis general que encontramos en este versículo – i.e., interpretan “todos pecaron” para significar simplemente que todos nosotros hemos cometido pecados. Sin embargo, es difícil ver como una persona puede mantener este punto de vista después de estudiar cuidadosamente este pasaje de Romanos.

ROMANOS 5:13-14: REINÓ LA MUERTE

13Porque hasta la ley, el pecado (griego: amarrita) estaba en el mundo; pero no se imputa pecado no habiendo ley. 14No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron á la manera de la rebelión (griego: parabaseos) de Adán; el cual es figura del que había de venir.

Pablo introdujo una idea importante en v. 12, pero ahora interrumpe para tratar un tema relacionado en vv. 13-17. Seguirá en v. 18 donde lo dejó al final de versículo 12.

“Porque hasta la ley, el pecado estaba en el mundo” (v. 13). Pablo se desvía para contestar a los que estén en desacuerdo con su declaración “todos pecaron” (v. 12) – críticos pueden decir que no había ley antes de Moisés y, por eso, no podía existir pecado entre Adán y Moisés. Tales críticos dirían que el pecado es posible solo cuando gente voluntariamente rompe la ley, por lo tanto, en la ausencia de la ley no puede haber pecado. Adán pecó al desobedecer un mandamiento de Dios (Génesis 3:3). En los años que pasaron entre Adán y Moisés, Dios dio varios mandamientos a personas particulares, así fue posible que esas personas pecaran. Pero solo después de que Dios le diera la ley a Moisés fue posible que la persona normal transgrediese el mandamiento de Dios. Tal es el argumento.

Nos puede ayudar anotar las dos palabras griegas diferentes, utilizadas en vv. 13-14, que pueden alentar este punto de vista:

• Pablo utiliza hamartia para referirse al pecado en v. 13. Hamartia lleva un sentido de perder la oportunidad o de no lograr el estándar.

Parabaseos se utiliza para hablar de delito en v. 14, y lleva un sentido de desobediencia voluntaria de una ley establecida. La idea de la desobediencia voluntaria de la ley también está presente enhamartia, pero es mucho más fuerte en parabaseos.

Es fácil ver como gente que vivía bajo ley mosaica podría igualar hamartia y parabaseos – pensar del pecado solo como un delito o la desobediencia voluntaria de la ley. Si eso fuera verdad, es cierto que no habría pecado sin la ley.

Pablo dice que este entendimiento del pecado está equivocado. Pecado estaba en el mundo antes de la ley – un malicioso tirano liberado en el mundo por el pecado de Adán (v. 12).

“pero no se imputa pecado no habiendo ley” (v. 13). Pablo no querrá decir que Dios ignoró el pecado antes de la ley, porque la historia de Noé y el gran diluvio demuestra que Dios condenó gente por sus pecados antes de darles la ley mosaica. Cuando Pablo dice que “no se imputa pecado no habiendo ley,” “parece decir que el pecado no se consideraba delito, porque un delito incluye una violación voluntaria de una ley establecida” (Witherington, 147).

“No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés” (v. 14). Las fuerzas demoníacas del pecado y la muerte estaban libres en el mundo aún antes de la presencia de la ley mosaica. Regían sobre la humanidad de manera déspota. “Que la muerte ejerce un tipo de reino espiritual implica que se encuentra directamente en conflicto con el Señorío de Dios” (Hunsinger, 47-48).

“aun en los que no pecaron á la manera de la rebelión de Adán” (v. 14). Adán cometió un delito contra un mandamiento particular (Génesis 3:3). Por la mayor parte, gente entre Adán y Moisés no tenía mandamientos específicos que transgredir. Sin embargo, la muerte ejercía el dominio sobre ellos.

“Adán; el cual es figura del que había de venir” (v. 14). Pablo utiliza esta palabra “figura (bosquejo),” solo aquí y en 1 Corintios 10:6, 11. Sin embargo, también contrasta Adán y Cristo utilizando tipología sin mencionar la palabra “figura” en 1 Corintios 15:20-22, 45-49. La idea de una “figura,” si no la palabra misma, también ocurre en Hebreos 8:5; 10:1.

Una “figura” incluye “una relación en que algo ocurrido en el pasado es una copia o bosquejo de algo en el presente. El propósito principal de tal correspondencia es instruir, presentar una imagen en vez de data, tal como un maestro prepara a sus alumnos para un concepto difícil, presentándoles una simple ilustración antes de tratar el concepto directamente. Personas, eventos, o cosas en el Antiguo Testamento, aunque poseían validez histórica y verdadera en si, también sirven para ilustrar las imágenes divinamente pintadas de lo que venía” (Myers, 1024). Podríamos pensar de una “figura” como una lección objeto – como un sermón de niños.

“La idea de una figura es también casi escatológica, marcando una persona o cosa del pasado… lo que prevé o demuestra el carácter de los asuntos de Dios en la nueva era y al final de la historia” (Dunn).

Pablo dice aquí que Adán era una figura de Cristo. ¿En qué sentido es esto verdad? Adán era como Cristo en que “Adán impartía a los suyos lo que le pertenecía a él, igual que Cristo concede sobre sus queridos lo que es suyo” (Hendriksen, 180). Lo que Adán tenía que ofrecer era la muerte (v. 12). Lo que Cristo ofrece es la gracia (v. 15).

ROMANOS 5:15-17: MAS NO COMO EL DELITO FUE EL DON

15Mas no como el delito, tal fue el don: porque si por el delito de aquel uno murieron los muchos, mucho más abundó la gracia de Dios á los muchos, y el don por la gracia de un hombre, Jesucristo.16Ni tampoco de la manera que por un pecado, así también el don: porque el juicio á la verdad vino de un pecado para condenación, mas la gracia vino de muchos delitos para justificación. 17Porque, si por un delito reinó la muerte (griego: ebasileusen – reinó) por uno, mucho más reinarán (griego:basileusousin – reinarán) en vida por un Jesucristo los que reciben la abundancia de gracia, y del don de la justicia.

“Mas no como el delito, tal fue el don” (v. 15). Pablo dijo en v. 14 que Adán era una figura de Cristo – una ilustración del Antiguo Testamento del que ha de venir. Una ilustración no tiene que ser positiva para instruir. Pablo contrasta lo negativo de Adán con lo positivo de Cristo: delito versus don (v. 15) – muerte versus gracia (v. 15) – condenación versus justificación (v. 16) – muerte versus gracia y justicia (v. 17).

Cristo ofreció “el don” voluntariamente. Pablo resalta este pensamiento a lo largo de Filipenses, donde habla de Cristo, “El cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual á Dios: Sin embargo, se anonadó á sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante á los hombres” (Filipenses 2:6-7).

“porque si por el delito de aquel uno murieron los muchos, mucho más abundó la gracia de Dios á los muchos” (v. 15). El primer “muchos” se refiere a toda la humanidad, que murió a causa del delito de Adán. El segundo “muchos” es menos inclusivo, refiriéndose solo a los que han recibido la gracia de Jesucristo. “Según el análisis de capítulo 1, solo pueden ganar sobre la muerte los que se someten a su creador, de quien depende el mantenimiento de la vida a pesar de la muerte” (Dunn).

Gracia se define como “El no merecido favor de Dios hacia la humanidad y hacia su pueblo en particular, realizado por el acuerdo y cumplido a través de Jesucristo… La palabra gracia en el Nuevo Testamento, Gk., charis, está relacionada al verbo chairos ‘regocijar.’ En uso secular (chairo) indica lo que trae alegría y placer o gana favor” (Myers, 437). Es natural que charis (gracia) dé paso a chairo(regocijo) – particularmente para los que beneficien de la gracia de Dios, que aparta la pena de muerte. Imagine tener una enfermedad mortal y después encontrar la cura. ¡¿No regocijaría?!

“reinó (pasado) la muerte… mucho más reinarán (futuro) los que reciben la abundancia de gracia”(v. 17). “Los que fueron pronunciados muertos bajo el orgulloso y usurpador reino de la muerte son los mismos que regirán en el nuevo mundo de Dios” (Wright, 528).

ROMANOS 5:18-19: POR LA OBEDIENCIA DE UNO

18Así que, de la manera que por un delito vino la culpa á todos los hombres para condenación, así por una justicia (griego: dikaiomatos) vino la gracia á todos los hombres para justificación (griego:dikaiosin) de vida. 19Porque como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos.

“Así que” (v. 18). Esto se refiere a v. 12. Si lee vv. 12 y 18-19 sin los versículos entre ellos, se resume el énfasis central de este texto – que el pecado y la muerte vinieron por la desobediencia de un hombre, Adán, pero que la justicia y la justificación y la vida vinieron por la obediencia de un hombre, Cristo.

Anote la similitud entre las palabras griegas para justicia (dikaiomatos) y justificación (dikaiosin) (v. 18). Justicia y justificación son palabras diferentes en inglés, pero las raíces griegas de las palabras están relacionadas y esencialmente significan la misma cosa.

“vino la gracia á todos los hombres para justificación” (v. 18). “Pablo enseñó que a través del Evangelio Dios ofrece justicia a todos los que tienen fe en Jesucristo y que abandonan su dependencia en el esfuerzo humano y ‘obras de la ley’ para lograr justicia. El problema es el pecado como condición humana objetiva y universal; la solución es la justicia de Dios en Cristo. Fe es la subjetiva aceptación humana de la objetiva oferta de Dios por justicia en Cristo. ‘La justicia de Dios’ relatada en Romanos no es, por lo tanto, una cualidad de Dios, sino las acciones de Dios para salvar y justificar, para corregir la relación de los humanos hacia él” (Myers, 614).

“á todos los hombres para justificación de vida” (v. 18). “Todos” es este contexto no significa “toda humanidad,” en vez, significa todos “los que reciben la abundancia de gracia, y del don de la justicia” ofrecido por Cristo (v. 17). Esto está claro no solo por el contexto que se encuentra aquí, pero también es reforzado por la obra de Pablo en otros lugares (Romanos 1:16; 3:21-22; 1 Corintios 15:22-23). “Vida para todos” no es una promesa de salvación universal.

“por la obediencia de un hombre” (v. 19). Este “un hombre” es Cristo, que “se humilló á sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).

“Para Pablo, pecado y gracia son parecidos en que cada uno es una fuerza, y cada uno empieza con un solo evento… Las cuestiones que Pablo relata en este texto siempre han de ser repetidas para los creyentes, muchos ellos que continúan pensando del pecado como un acto individual moralmente ‘malo,’ y de la gracia como una recompensa por creencias o acciones correctas” (Gaventa, 188-189).

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAPHY:

Briscoe, D. Stuart, The Preacher’s Commentary: Romanos, Vol. 29 (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1982)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Dunn, James D. G., Word Biblical Commentary: Romanos 1-8, Vol. 38A (Dallas: Word Books, 1988)

Gaventa, Beverly R. in Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV — Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Hunsinger, George, in Van Harn, Roger E. (ed.), The Lectionary Commentary: The Second Readings: Acts and the Epistles (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001)

Luther, Martin, Commentary on Romanos, (Grand Rapids, Michigan: Kregel Publications, 1976)

Moo, Douglas, The New International Commentary on the New Testament: Romanos (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1996)

Morris, Leon, The Epistle to the Romanos (Grand Rapids, Michigan: William B. Eerdman’s Publishing Co, 1988)

Mounce, Robert H., The New American Commentary: Romanos, (Broadman & Holman Publishers, 1995)

Myers, Allen C. (ed.), The Eerdmans Bible Dictionary (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1987)

Witherington, Ben III with Darlene Hyatt, Paul’s Letter to the Romanos: A Socio-Rhetorical Commentary,(Grand Rapids, Michigan: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 2004)

Wright, N. Thomas, The New Interpreter’s Bible: Acts, Romanos, 1 Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

www.sermonwriter.com

www.lectionary.org

Copyright 2007, Richard Niell Donovan