Romanos 15:4-132017-03-22T04:45:25+00:00

PASAJE BÍBLICO

Romanos 15:4-13

RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

 

EXÉGESIS:

ROMANOS 14:1 – 15:3: EL CONTEXTO

Capítulo 15 crece del conflicto relatado en capítulo 14 – conflicto entre cristianos “débiles” (14:1-2) que sentían la obligación de abstener de comer carne, y otros cristianos que no sentían tal obligación. También había conflicto por la observación de ciertos días especiales (14:5-6) y por beber vino (14:21).

El tema de la “carne” tenía que ver con que mucha de la carne disponible venía de animales sacrificados en ritos paganos. Cristianos “débiles” sentían que al comer esa carne comprometían su fe. Algunos de ellos se sentían obligados a observar las reglas de la dieta judía. Es probable que la mayoría de estos cristianos “débiles” fueran judíos, porque judíos estarían más preocupados por la dieta que gentiles.

Otros cristianos sentían que ya que ídolos no tienen sustancia, no hay ninguna razón por abstener de carne sacrificada a los ídolos. Tal carne era simplemente carne sin ningún significado especial. Sentían que Jesús les había liberado de las restricciones de la dieta judía. Seguramente, la mayoría de estos cristianos “fuertes” eran gentiles.

Pablo dijo que estas preocupaciones por la comida y días especiales no tienen importancia solos, sin embargo, son importantes por la capacidad que tienen de crear separación en la iglesia o de causar que un cristiano lastime a otro. Pablo relata dos principios:

El primero es que “nada hay inmundo: mas á aquel que piensa alguna cosa ser inmunda, para él es inmunda” (14:14).

El segundo es consideración por los demás. Pablo dice, “Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme á la caridad. No arruines con tu comida á aquél por el cual Cristo murió… Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, ó se ofenda ó sea debilitado” (14:15, 21).

En 15:1-3, Pablo continúa este pensamiento diciendo, “Así que, los que somos más firmes debemos sobrellevar las flaquezas de los flacos, y no agradarnos á nosotros mismos” (15:1). Debemos agradar a nuestro prójimo “en bien, á edificación” (15:2). Levanta a Cristo como modelo. “Cristo no se agradó á sí mismo,” en vez, sufrió vituperios por nuestro beneficio (15:3).

Con este trasfondo, se aclara por qué Pablo enfatiza vivir en armonía (15:5), glorificando a Dios con una voz unánime (15:6), sobrellevándonos uno a otro (15:7), el respeto por los judíos (15:8) y por los gentiles (15:9b-12).

Sin embargo, Pablo nos diría que sacrificáramos principio por armonía. Era muy capaz de tomar decisiones cuando había temas significantes en juego. Cuando oyó de un hombre que vivía con la esposa de su padre, le exigió a la iglesia que este hombre “fuera entregado á Satanás para muerte de la carne, porque el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús” (1 Cor. 5). En Romanos 15, sin embargo, aconseja a cristianos romanos que distingan entre temas decisivos y no decisivos – y que sean flexibles con los no decisivos por el bien de los demás.

ROMANOS 15:4-13: AL JUDÍO PRIMERO

“Esta lectura refuerza el tema que ha dominado Romanos desde 1:16-17, es decir, el Evangelio que revela la justicia de Dios para toda la gente, ‘al judío primero y también al griego’” (Brueggemann, 16).

ROMANOS 15:4: PORQUE LAS COSAS ANTES ESCRITAS

4Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por la paciencia, y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

“Porque las cosas que antes fueron escritas.” Pablo se refiere a la escritura. No sabe nada de lo que hoy llamamos el Nuevo Testamento, por eso, aquí se refiere a las escrituras judías – nuestro Antiguo Testamento.

“para nuestra enseñanza fueron escritas” (véase también 2 Tim. 3:16). Esto no significa que cristianos están bajo la ley del Tora, como Pablo aclara en otro lugar (6:14-15; 7:4). Significa que Dios espera que el Antiguo Testamento beneficie a cristianos. Significa que debemos conocer el Antiguo y también el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento relata la historia de Dios con su pueblo desde los tiempos más tempranos. Revela el poder de Dios, lealtad, y amor. Provee los cimientos sobre los que podemos comprender el Nuevo Testamento, esperando el Mesías que ha de venir. Podemos aprender de la fe del pueblo de Dios – y de su lealtad también. Nos pueden inspirar sus historias – ser confortados por los Salmos – y juzgados por los profetas. Podemos crecer en esperanza por las promesas que encontramos en la Escritura.

“para que por la paciencia, y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.” Las Escrituras nos ayudan a soportar (“paciencia”). Nos ayudan a sobrellevar los momentos difíciles de la vida, sabiendo que Dios redime a los fieles. Nos alientan de muchas maneras: Ayudándonos a conocer lo correcto – asegurándonos que Dios está con nosotros – diciéndonos como nos quiere Dios – relatando para nosotros la vida, muerte, y resurrección de Jesús – prometiendo que Dios nos creo para la vida eterna. Todas estas cosas funcionan juntas para traernos esperanza. No es por accidente que la palabra ‘esperanza’ aparece cuatro veces en esta lección, incluyendo el último versículo climático. El Dios de Esperanza (v. 13) nos trae esperanza.

ROMANOS 15:5-6: PARA QUE CONCORDES, Á UNA BOCA GLORIFIQUEIS

5Mas el Dios de la paciencia y de la consolación os dé que entre vosotros seáis unánimes segúnCristo Jesús; 6Para que concordes, á una boca glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro SeñorJesucristo.

“El Apóstol… reza por los que instruye, porque ésa es la obligación de un maestro piadoso. El maestro no solo debe regar, pero también debe pedir a Dios el aumento” (Luther, 211).

“Dios de la paciencia y de la consolación” (v. 5). En versículo 4 Pablo ligó paciencia y consolación con las Escrituras. Ahora las relaciona con Dios, el que provee paciencia y consolación.

“que entre vosotros seáis unánimes según Cristo Jesús” (v. 5) – literalmente, “que entre vosotros seáis una mente entre vosotros, según Cristo Jesús.” El clamar de Pablo por mutua aceptación en capítulo 14 deja claro que no espera que cristianos estén de acuerdo en cada detalle. En vez, desea “unidad de perspectiva… y esa perspectiva es la de Jesucristo, nuestro modelo para conducta cristiana. Piense como él. Acepte sus valores y prioridades. A medida que cada miembro de la iglesia se acerca a Cristo, al mismo tiempo nos acercaremos a otros miembros del cuerpo” (Mounce, 260).

“Para que concordes (homothumadon – con un acuerdo) á una boca glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo” (v. 6). Veremos esta oración contestada en los primeros capítulos de Hechos, donde esta palabra homothumadon se utiliza en varias ocasiones para describir “un acuerdo” de la temprana iglesia (Hechos 1:14; 2:46; 4:24; 5:12; 7:57). El propósito de este “acuerdo” es que los fieles puedan formar un gran coro para cantar la gloria de Dios en perfecta armonía.

Hoy necesitamos oraciones para “un acuerdo.” “Divisiones en la iglesia sobre cosas inconsecuentes desvían tiempo y energía de su misión básica: la proclamación del Evangelio y la glorificación de Dios” (Moo, 872). Claro, el problema está en determinar lo esencial y lo no esencial. Si pudiéramos hacer esto, lo demás sería mucho más fácil. Lamentablemente, cristianos difieren mucho en la cuestión de qué es esencial.

La iglesia está dividida de muchas maneras hoy: liberales versus conservativos – una denominación versus otra – carismáticos versus no carismáticos – aquéllos que favorecen alabanza tradicional versus los que favorecen alabanza contemporánea. En muchas congregaciones predomina la raza blanca o la negra, abriendo paso al comentario que las once de la mañana es la hora más segregada de la semana. Tenemos mucho de que arrepentirnos en este caso – y mucho por lo que rezar.

ROMANOS 15:7: SOBRELLEVAOS LOS UNOS Á LOS OTROS

7Por tanto, sobrellevaos los unos á los otros, como también Cristo nos sobrellevó, para gloria de Dios.

“Por tanto, sobrellevaos los unos á los otros.” Las palabras “por tanto,” ligan este versículo con “que entre vosotros seáis unánimes” (v. 5) y “Para que concordes, á una boca glorifiquéis al Dios” (v. 6). Al vivir en armonía, hablar con una voz, y sobrellevarse uno al otro, le damos gloria a Dios.

Antes, Pablo advirtió a cristianos “fuertes” que “recibieran al flaco en la fe” (14:1). Ahora clama a todos cristianos que se den la bienvenida unos a otros – fuerte y débil – judío y griego – esclavo y libre – hombre y mujer (véase Romanos 10:12; 1 Corintios 1:10-17; 11:17-22; Galatos 3:28).

“como también Cristo nos sobrellevó.” Esto es un recuerdo para cristianos romanos que el que les pide mostrar gracia es el que les ha concedido gracia – el que les pide amar es el que les ha amado – el que les pide dar la bienvenida a otros el que les ha sobrellevado a ellos.

Seguramente muchos de estos cristianos romanos son gentiles, y hasta hace poco se encontraban afuera mirando hacia dentro – no bienvenidos. Ahora Cristo ha “derribado la pared intermedia de separación” que les mantenía afuera (Efesios 2:14). Ahora Cristo les invita a la hospitalidad de su mesa, y espera que ellos sean hospitalarios uno con el otro. “Sería un disparate que creyentes gentiles, después de ser bienvenidos por Cristo ‘para gloria de Dios’ (15:7)… ahora se den la vuelta y se comporten con desprecio uno hacia otro, juzgándose por cosas tan insignificantes como costumbres dietéticas” (Gagnon, 140).

“para gloria de Dios.” Nuestro propósito como cristianos es glorificar a Dios. No podemos glorificar efectivamente a Dios si luchamos entre nosotros. Al vivir en armonía (v. 5), hablar con una voz (v. 6), y dar la bienvenida uno a otro (v. 7), rendimos un testimonio efectivo – glorificamos a Dios.

ROMANOS 15:8-9a: CRISTO JESÚS FUE HECHO MINISTRO

8Digo, pues, que Cristo Jesús fue hecho ministro (griego: diakonon) de la circuncisión por la verdad de Dios, para confirmar las promesas hechas á los padres, 9aY para que los Gentiles glorifiquen á Dios por la misericordia.

“Digo, pues” (v. 8) – esto es corto para decir “¡Escuchad! ¡Esto es importante!”

“Cristo Jesús fue hecho ministro (griego: diakonon) de la circuncisión” (v. 8). Diakonon es nuestra palabra para diacono, y significa servicio humilde.

Circuncisión es señal del acuerdo de Abrahán y la marca de un judío. Dios dijo, “Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros” (Génesis 17:11).

Cristo vino a este mundo como judío, y obró su ministerio en un contexto judío. Si, como parece probable, los cristianos “fuertes” de capítulo 14 son principalmente gentiles, Pablo les recuerda que han sido salvados por un Mesías judío que vino primero para salvar a “las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mateo 15:24).

“para confirmar las promesas hechas á los padres” (v. 8). “Confirmar las promesas hechas a los padres resume capítulos 4 y 9, y captura de manera concisa el significado principal de la ‘justicia de Dios,’ el tema central de la carta” (Wright, 747).

La más grande promesa a un padre es el acuerdo que Dios hizo con Abrahán. Dios dijo, “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, á la tierra que te mostraré; Y haré de ti una nación grande, y bendecirte he, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición: Y bendeciré á los que te bendijeren, y á los que te maldijeren maldeciré: y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:1-3). En este acuerdo, Dios prometió bendecir a Abrahán, pero la última frase del pacto deja claro que Dios, desde el principio, también tenía en mente bendecir a “todas las familias de la tierra” – gentiles.

“Y para que los Gentiles glorifiquen á Dios por la misericordia” (v. 9). Como se anota arriba, fue el intento de Dios salvar a los gentiles desde el principio. “Era tan importante para Dios mantener la fe, extendiendo la salvación a los gentiles como la promesa hecha a los padres” (Craddock, 15).

ROMANOS 15:9b-12: POR TANTO YO TE CONFESARÉ ENTRE LOS GENTILES

Pablo cita cuatro Escrituras para apoyar su contienda que Cristo se ha convertido en sirviente de los circuncidados por el bien de ellos y de los no circuncidados también (vv. 8-9). Estas citas están ligadas por sus referencias a gentiles. Alabanza (o regocijo) es común para las primeros tres.

Existe un sentido de progresión en estos cuatro versículos:

• En la primera cita, David confiesa/alaba a Dios frente los gentiles.

• En la segunda, los gentiles son los que regocijan.

• En la tercera, gentiles y “todos los pueblos” alaban a Dios.

• En la última cita, “la raíz de Jesé” se levanta para regir a los gentiles y para darles esperanza. Wright dice que versículo 12 “resume la carta entera” (Wright, 748).

El efecto completo de estos cuatro versículos demuestra que la salvación de los gentiles ha sido parte del plan de Dios desde el principio.

9como está escrito: Por tanto yo te confesaré entre los Gentiles (griego: ethnesin – de ethnos), y cantaré á tu nombre.

Pablo cita Salmo 18:49 (LXX). [LXX es una abreviación para el Septuagésimo, la versión griega del Antiguo Testamento muy utilizada durante el tiempo de Pablo, particularmente por judíos que vivían fuera de Israel. La palabra Septuagésimo se deriva de la palabra latina para setenta, honrando a los setenta traductores que la crearon.]

La palabra utilizada por gentiles en estas citas es ethnos (en sus varias formas). Ethnos se puede traducir como “gentiles” o “naciones.”

Salmo 18 es un Salmo Davídico en el que David alabó a Dios por haberle salvado de sus enemigos, exaltándole sobre sus adversarios, y salvándole de los violentos (18:48). Porque Dios le concedió victoria sobre los gentiles, David promete confesar a Dios ante ellos – por lo que aparentemente quiere decir que les proveerá testimonio de las grandes obras de Dios – les proclamará el amor y la lealtad de Dios. Según nuestro entendimiento de Cristo como “hijo de David” (Mateo 1:1, etcétera), parece probable que Pablo intente poner estas palabras en boca de Jesús – para que Cristo proclame, “te confesaré (al Padre) entre los Gentiles.”

10Y otra vez dice: Alegraos, Gentiles, con su pueblo.

Varios eruditos dicen que Pablo cita Deuteronomio 32:43 (LXX) (Morris, 505; Mounce, 262), pero Romanos 15:10 no es como Deuteronomio 32:43 en la NRSV. Sin acceso al LXX (Septuagésimo – Antiguo Testamento Griego), difiero a los eruditos. Calvin pensaba que 15:10

venía de Salmo 67:5, al que sí corresponde bastante en la NRSV.

Como se anota arriba, la primera cita de Pablo tenía a David (y posiblemente a Jesús) alabando el nombre de Dios ante gentiles. Esta cita tiene a los gentiles regocijando.

11Y otra vez: Alabad al Señor todos los Gentiles, Y magnificadle, todos los pueblos.

Pablo cita Salmo 117:1 (LXX). La NRSV de ese salmo utiliza la palabra “naciones,” pero cuando se ve la palabra “naciones” en la traducción del salmo al inglés, es apropiado sustituir “gentiles.”

12Y otra vez, dice Isaías: Estará la raíz de Jesé, Y el que se levantará á regir los Gentiles: Los Gentiles esperarán en él.

Pablo cita Isaías 11:10 (LXX). Jesé, claro, era el padre de David – raíz de la que creció David – y, por lo tanto, raíz de la que creció Jesús, hijo de David. “Que la raíz de Jesé se levantará para regir sobre las naciones significa que él será un gran rey. Pero no será un tirano; que es lo que gentiles esperan de él” (Morris, 506).

“á regir los Gentiles” – se puede traducir “regir las naciones.” El hecho que Pablo escribe esta epístola a cristianos en Roma, donde el emperador se considera a si mismo regidor de todas las naciones, hace que este versículo sea gravemente inflamatorio – y potencialmente traicionero.

Con este versículo de Isaías, Pablo concluye su argumento (15:13 es una bendición, y capítulo 16 consiste de saludos personales y otras notas de conclusión). Versículo 12 enfatiza una última vez que el Evangelio “es potencia de Dios para salud á todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego” (Romanos 1:16) – que podríamos considerar el énfasis de esta epístola.

ROMANOS 15:13: QUE ABUNDÉIS EN ESPERANZA POR LA VIRTUD DEL ESPÍRITU SANTO

13Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz creyendo, para que abundéis en esperanza por la virtud del Espíritu Santo.

“esperanza… alegría… paz.” En esta breve bendición, Pablo regresa a la idea de la esperanza. El Dios de Esperanza hace posible que a nosotros nos abunde la esperanza. La persona que no tiene esperanza estará profundamente deprimida, y la depresión es casi endémica hoy día (debemos reconocer que la depresión tiene causas físicas y también espirituales). La persona que verdaderamente tiene esperanza, sin embargo – puede tener paz. Su vida está en manos de Dios. El mundo está en manos de Dios. Aún cuando las cosas parecen oscuras, hay razón por tener esperanza si estamos en manos de Dios.

Una lección para hoy: “Iglesias actuales no van a estar ‘llenas de gozo y paz y creencia’ (15:13) si se enfocan más en desacuerdos internos por asuntos relativamente inconsecuentes, que en la gloriosa esperanza ante ellos” (Gagnon, 141-142).

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAPHY:

Achtemeier, Paul J., Interpretation: Romanos, (Atlanta: John Knox Press, 1985)

Barth, Karl, The Epistle to the Romanos (Oxford: Oxford University Press, 1933)

Briscoe, D. Stuart, The Preacher’s Commentary: Romanos, Vol. 29 (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1982)

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV — Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Dunn, James D. G., Word Biblical Commentary: Romanos 9-16, Vol. 38B (Dallas: Word Books, 1988)

Gagnon, Robert A. J., in Van Harn, Roger E. (ed.), The Lectionary Commentary: The Second Readings: Acts and the Epistles (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001)

Knox, John and Cragg, Gerald R., The Interpreter’s Bible: Acts and Romanos, Vol. IX (Nashville: Abingdon Press, 1954)

Luther, Martin, Commentary on Romanos, (Grand Rapids, Michigan: Kregel Publications, 1976)

Moo, Douglas, The New International Commentary on the New Testament: Romanos (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1996)

Morris, Leon, The Epistle to the Romanos (Grand Rapids, Michigan: William B. Eerdman’s Publishing Co, 1988)

Mounce, Robert H., The New American Commentary: Romanos, (Broadman & Holman Publishers, 1995)

Sanday, William and Headlam, Arthur C., The International Critical Commentary: The Epistle to the Romanos (Edinburgh: T. & T. Clark, 1977)

Witherington, Ben III with Darlene Hyatt, Paul’s Letter to the Romanos: A Socio-Rhetorical Commentary,(Grand Rapids, Michigan: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 2004)

Wright, N. Thomas, The New Interpreter’s Bible: Acts, Romanos, 1 Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

www.lectionary.org

Copyright 2007, Richard Niell Donovan