Mateo 21:1-112018-09-29T20:05:03+00:00

Comentario
Estudio de la Biblia

Mateo 21:1-11

Por Richard Niell Donovan
Traducción porÁngeles Aller

MATEO 21:1-11.  EL CONTEXTO

Ya que todavía no había llegado la hora de Jesús, se retiró cuando los fariseos conspiraron contra él y mandó a la gente que “no le descubriesen” (12:14-16). Sin embargo, paso a paso hemos visto la lenta progresión, revelando su identidad. Pedro dijo, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (16:16) – aunque no comprendiera plenamente el significado de la identidad de Jesús. Después, en toda su gloria, Jesús fue revelado a Pedro, Santiago, y Juan durante la Transfiguración (17:1-9). Jesús predijo su pasión tres veces (16:21-23; 17:12; 20:17-19). Entonces, inmediatamente antes de su entrada a Jerusalén, dos hombres ciegos identificaron a Jesús como “Señor” e “Hijo de David” (20:30-31). Ahora, una gran multitud le saluda como “Hijo de David” al entrar en Jerusalén.

Juan nos ayuda a identificar este domingo como el domingo antes de la Pascua, cuando Jesús será crucificado (Juan 12:1, 12) (Blomberg).

MATEO 21:1-3. DECID “EL SEÑOR LOS HA MENESTER”

1Y como se acercaron á Jerusalén, y vinieron á Betfagé, al monte de las Olivas, entonces Jesús envió dos discípulos, 2Diciéndoles: Id á la aldea que está delante de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella: desatad la, y traédmelos. 3Y si alguno os dijere algo, decid: El Señor(griego: kurios) los ha menester. Y luego los dejará.

“Y como se acercaron á Jerusalén, y vinieron á Bethfagé, al monte de las Olivas” (v. 1). El monte de los Olivos es una cordillera de 2.5 millas de largo, con tres picos, ubicada justo al este de Jerusalén y separada de la ciudad por el Valle de Kidron. El pico central (2.684 pies – 818 metros de altura) es el lugar tradicional de la ascensión de Jesús. Betfagé “ha sido identificada con el Kefr et-Tur musulmán en la cuesta sudeste” (Pfeiffer, 135-136; Myers, 779).

“Id á la aldea que está delante de vosotros” (v. 2). Jesús les da a los discípulos instrucciones precisas en cuanto al asno y su pollino – incluyendo como deben responder si alguien les pregunta algo. ¿Se basa su presentimiento en un previo arreglo con el dueño del asno, o en un presentimiento supernatural? La mayoría de eruditos concuerda con la segunda probabilidad.

“El Señor (griego: kurios) los ha menester” (v. 3). Kurios puede significar Señor, Amo, o dueño. Algunos sugieren que Jesús quería expresar que él es el dueño de los asnos (Blomberg). En un sentido, esto es verdad – Jesús es Señor de todo, por eso, tiene derecho sobre todo. Sin embargo, no vemos que Jesús exprese este sentido de propiedad privada en ningún otro lugar. Por eso, lo más probable es que“el Señor” se refiere a un Señorío literal, en vez de simplemente ser dueño de los asnos.

ad1 ad2 ad3 ad4 ad5

MATEO 21:4-5. TODO ESTO FUE HECHO PARA QUE SE CUMPLIESE LO DICHO POR EL PROFETA

4Y todo esto fue hecho, para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta, que dijo: 5Decid á la hija de Sión: He aquí, tu Rey viene á ti, Manso, y sentado sobre una asna, Y sobre un pollino, hijo de animal de yugo.

“Y todo esto fue hecho, para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta” (v. 4). El cumplimiento de profecía es una gran preocupación para Mateo (1:22; 2:15; 5:17; 8:17; 12:17; 13:35), que escribe para una iglesia compuesta en mayor parte de judíos cristianos. Las raíces judías de estos cristianos les facilitarían estar particularmente dispuestos a recibir la autoridad de profecía cumplida.

La profecía cumplida es la de Zacarías 9:9:

“Alégrate mucho, hija de Sión;
da voces de júbilo, hija de Jerusalén:
he aquí, tu rey vendrá á ti,
justo y salvador,
humilde, y cabalgando sobre un asno,
así sobre un pollino hijo de asna.”

Anote que Mateo omite una línea significante de la profecía de Zacarías – es decir, “justo y salvador.” Mateo pretende que la imagen de Jesús sobre un asno (humilde) en vez de un caballo (un animal más grande y rápido, apropiado para un soldado) transmita su elemento esencial como mesías. Es el tipo de mesías que nació en un establo en vez de un palacio – que no tiene dónde recostar la cabeza (8:20) – que “no vino para ser servido, sino par servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (20:28). La imagen de Jesús sobre un asno proclama su ministerio de servidumbre. “Mateo no quiso proyectar una ‘entrada triunfante,’ como expresa el título tradicional (en inglés) de esta historia” (Bruner, 750).

MATEO 21:6-9. HOSANNA AL HIJO DE DAVID

6Y los discípulos fueron, é hicieron como Jesús les mandó; 7Y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y se sentó sobre ellos. 8Y la compañía, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino: y otros cortaban ramos de los árboles, y los tendían por el camino. 9Y las gentes que iban delante, y las que iban detrás, aclamaban diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

“Y los discípulos fueron, é hicieron como Jesús les mandó” (v. 6). “El tono total enfatiza la autoridad mesiánica de Jesús – él manda a los discípulos; ellos hacen exactamente lo que él dice; y todo es tal como “el Señor predijo” (Senior, 230).

“Y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y se sentó sobre ellos” (v. 7). ¿Se sentó sobre qué? ¿El asno? ¿El pollino? ¿Ambos animales? ¿Los mantos?

Jesús no se sentaría a través los dos animales – sería la postura de un tonto. Marcos 11:2, 4, 7, Lucas 19:30, 33, 35, y Juan 12:15 identifican al animal como un pollino, y Marcos lo identifica como un pollino “sobre el cual ningún hombre ha subido” (Marcos 11:2). Sin embargo, cuando Mateo dice que Jesús “se sentó sobre ellos,” el antecedente más cercano para “sobre” es “mantos” – por lo tanto, Mateo seguramente quiere decir que Jesús se sentó sobre los mantos de los discípulos. Por las referencias a un pollino en los otros tres Evangelios, parece probable que Jesús se sentara sobre los mantos colocados sobre el pollino.

“Y la compañía, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino: y otros cortaban ramos de los árboles, y los tendían por el camino” (v. 8). “Había dos multitudes: una que le siguió a Jesús desde Betanía, y otra de Jerusalén” (Hendriksen, 766).

Llamamos esto Domingo de Ramos, pero solo Juan identifica las ramas como ramas de palmeras (Juan 12:13. Véase también Marcos 11:1-10 y Lucas 19:28-40).

“¡Hosanna al Hijo de David!” (v. 9). “Hosanna” viene de la palabra hebrea que significa “Sálvanos.” En la época de Jesús era una palabra común usada en oraciones como una palabra de alabanza.

“¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!” (v. 9). Esta frase viene de Salmo 118:26 – un Salmo de Hallel (canción de alabanza) tradicionalmente cantado durante la Pascua y citado con frecuencia en el Nuevo Testamento. “La piedra que desecharon los edificadores ha venido á ser cabeza del ángulo” viene de Salmo 118:22 (Hendriksen, 766).

MATEO 21:10-11. ¿QUIÉN ES ÉSTE?

10Y entrando él en Jerusalén, toda la ciudad se alborotó, diciendo. ¿Quién es éste? 11Y las gentes decían: Este es Jesús, el profeta, de Nazarea de Galilea.

“Toda la ciudad se alborotó” (eseisthe) (v. 10). Eseisthe es de dónde sacamos la palabra “sismología” – el estudio de los terremotos. Mateo dice que Jerusalén está “conmovida.” Mateo usa esta palabra, eseisthe, en otras dos ocasiones en este Evangelio – cuando la tierra tembló al morir Jesús (27:51) y cuando un gran terremoto precedió la resurrección de Jesús (28:2).

Aquí Mateo nos dice que “toda la ciudad se alborotó.” Antes eran “las gentes” que saludaron a Jesús con aclamaciones (v. 9). ¿Son “toda la ciudad” (v. 10) y “las gentes” (v. 9) sinónimos? ¡Seguramente no! En la palabra “conmoverse” hay una pista de los enemigos de Jesús, escondidos en el fondo – enojados (v. 14) – preparándose para retar la autoridad de Jesús (v. 23) – planeando como atraparle con preguntas engañosas (22:15-40) – conspirando para matarle (26:1-5).

“¿Quién es éste?” (v. 10). Esta es la gran pregunta que Mateo ha discutido desde el primer versículo de este Evangelio – empezando con la genealogía que identificó a “Jesús el Mesías” como “hijo de David, hijo de Abrahán” (1:1). Él es “Jesús el Mesías” (1:18) – “Emmanuel, que declarado, es: Con nosotros Dios” (1:18) – “Rey de los Judíos” (2:2) – un regidor y un pastor (2:6) – “el Señor” (3:3) – el que “os bautizará en Espíritu Santo y en fuego” (3:11) – “mi Hijo amado” (3:17) – etcétera, etcétera, etcétera. Recientemente, Pedro había declarado que Jesús es “el Cristo, el Hijo del Dios viviente” (16:16), pero no realiza por completo todas las implicaciones de su confesión (16:21-28).

“Este es Jesús, el profeta, de Nazarea de Galilea” (v. 11). La multitud acaba de recibir a Jesús como “el Hijo de David” y “el que viene en el nombre del Señor” (v. 9), pero ahora solo le identifican como “el profeta, de Nazarea de Galilea.” El hecho que Mateo usa el artículo definido – “el profeta” – puede significar que identifican a Jesús con el profeta que Moisés prometió en Deuteronomio 18:15, pero esto quizá sea esperar demasiado.

Jesús, ciertamente, un profeta (13:57), pero él es más que un profeta. Mientras que la multitud le recibe con aclamaciones en Jerusalén, no podemos evitar preguntarnos lo que quieren decir con “el profeta, de Nazarea de Galilea.” Galilea es la región interior – los ‘palos’ – un lugar poco sofisticado – lejos de la Ciudad Sagrada y del templo – lejos del centro de la vida religiosa de Israel. ¿Son estos ciudadanos de la Ciudad de David los que proclaman a Jesús “Hijo de David” (v. 9)? – o, ¿son peregrinos galileos que han venido a Jerusalén para celebrar la Pascua? – ¿Galileos que aclaman a uno de los suyos? Mateo no nos lo dice.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Blomberg , Craig L., New American Commentary: Matthew, Vol. 22 (Nashville: Broadman Press, 1992)

Bruner, Frederick Dale, Matthew: Volume 2, The Churchbook, Matthew 13-28 (Dallas: Word, 1990)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Gardner, Richard B., Believers Church Bible Commentary: Matthew (Scottdale, Pennsylvania: Herald Press, 1990)

Hagner, Donald A., Word Biblical Commentary: Matthew 14-28, Vol. 33b (Dallas: Word, 1995)

Hendriksen, William, and Kistemaker, Simon J., New Testament Commentary: Exposition of the Gospel According to Matthew, Vol. 9 (Grand Rapids: Baker Book House, 1973)

Keener, Craig S., The IVP New Testament Commentary Series: Matthew, (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 1997)

Myers, Allen C. (ed.), The Eerdmans Bible Dictionary (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1987)

Pfeifer, Charles F., Baker’s Bible Atlas (Grand Rapids: Baker Book House Co., 2003)

Senior, Donald, Abingdon New Testament Commentaries: Matthew (Nashville: Abingdon Press, 1998)

Copyright 2005, 2018 Richard Niell Donovan