Mateo 1:18-252018-11-23T20:41:28+00:00

Comentario
Estudio de la Biblia

Mateo 1:18-25

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller


MATEO 1: EL CONTEXTO

Generalmente pensamos de la palabra “anunciación,” en el contexto de la anunciación a María de que daría luz a un hijo (Lucas 1:26-38). Sin embargo, en el Evangelio de Mateo, el ángel se le aparece a José. Lucas nos cuenta de la obediencia de María (Lucas 1:38), pero Mateo nos cuenta de la obediencia de José (v. 24).

En su relato del nacimiento de Jesús (Lucas 1-2), Lucas pone a María en primer plano. Mateo, en vez, pone a José en el frente. En el Evangelio de Mateo José es importante porque Jesús formará parte del linaje de David por parte de José (1:1-17).

Sin embargo, Mateo incluye a cinco mujeres en su genealogía, y no intenta disminuir el papel de las mujeres. Las mujeres que menciona en particular son interesantes:

  • Tamar tuvo una relación sexual con Judá, su suegro (Gen. 38).
  • Rahab era una meretriz (Josué 2:1).
  • Ruth era una extranjera (Ruth, 1:4).
  • Betsabé se identifica aquí solo como “la mujer de Urías” (1:6), pero el adulterio de David con Betsabé y el asesinato de Urías constituyen uno de los capítulos más sórdidos de la Biblia (2 Samuel 11).
  • Finalmente está María, una mujer buena y de Dios. Pero aún María tenía un problema con su reputación pública a causa de su embarazo.

Quizá Mateo incluyera a estas mujeres en su genealogía para ilustrar la gracia de Dios – para darnos esperanza a todos.

Esta anunciación tiene raíces profundas en el Antiguo Testamento. Allí, un ángel le anunció a Agar que ella daría luz a un hijo cuyo nombre sería Ismael (Gen. 16:7-14) – Dios le anunció a Abrahán que Sara daría luz a un hijo cuyo nombre sería Isaías (Gen. 17:15 – 18:15) – un ángel le anunció a la esposa de Manoa (y más adelante a Manoa) que daría luz a un hijo (Jueces 13:2-25).

Los propósitos de Mateo en esta lección del Evangelio son enseñar que:

  • Jesús pertenece a la casa y al linaje de David a través de José.
  • José, un hombre justo (v. 19), es justo al obedecer el mandato de Dios en vez de observar con rigidez la ley que le requería divorciarse de María – o algo peor.

MATEO 1:18-19: EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO FUE ASÍ

18Y el nacimiento de Jesucristo fue así: Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen, se halló haber concebido del Espíritu Santo. 19Y José su marido, como era justo, y no quisiese infamarla, quiso dejarla secretamente.

“Que siendo María su madre desposada con José, antes que se juntasen” (v. 18). El matrimonio judío comienza con un compromiso arreglado entre los padres, a menudo cuando el niño y la niña son aún pequeños. Antes del matrimonio la pareja comienza con un desposorio que dura un año, parecido al matrimonio excepto por los derechos sexuales. El desposorio es unificador, y solo la muerte o el divorcio lo pueden romper. Una persona cuyo desposado muere es considerada viuda o viudo.

“Se halló haber concebido del Espíritu Santo” (v. 18). Hay numerosas historias en mitología griega y romana de tal concepción, pero “es de suma importancia que no recurramos al paganismo al…presentar a Jesús como un semidiós, mitad humano por nacer de madre humana, mitad dios por ser engendrado por un dios (Hare, 11). Doctrina cristiana afirma la plena humanidad y la plena divinidad de Jesús.

“Y José su marido, como era justo, y no quisiese infamarla, quiso dejarla secretamente” (v. 19).

Deuteronomio 22:23-24 dice: “Cuando fuere moza virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se echare con ella; Entonces los sacaréis a ambos a la puerta de aquella ciudad, y los apedrearéis con piedras, y morirán; la moza porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló á la mujer de su prójimo: así quitarás el mal de en medio de ti.” Deuteronomio 22:25-27 hace una excepción para la mujer si el acto toma lugar en el campo donde no hay nadie que oiga su protesta, pero el hombre aún ha de ser apedreado. Bajo esta ley, María está dispuesta a morir apedreada.

Ya en la época de María, la práctica común había suavizado la observación de esta ley, pero la pena por un embarazo ilícito aún era seria. Del hombre se espera que se divorcie de la mujer.  El hombre también reclamaría el precio de la novia, una suma substancial.

A José se le describe como justo – vive por la ley de Dios. Sin embargo, no es santurrón, una cualidad que le haría exigir una justicia severa. En vez, José decide divorciarse de María en secreto para no causarle ningún dolor innecesario. Al hacer esto, José modela la compasión de Cristo frente al pecado.

La relación apropiada con la ley para la persona de Dios es un tema principal en este Evangelio. Jesús cumplirá numerosos actos de compasión que ofenderán aquéllos que se proclaman a si mismos como los que mantienen la ley:

  • Perdonará los pecados del paralítico y será acusado de blasfemia (9:2-8).
  • Sanará un demoníaco y será acusado de sanar con el poder de demonios (9:32-34).
  • Arrancará espigas un día de reposo para alimentar a sus discípulos y será acusado de romper la ley del día de reposo (12:1-8).
  • Sanará a un hombre de mano seca en un sábado y será acusado de romper la ley del día de reposo (12:9-14).
  • Quebrantará la tradición de los ancianos y les llamará la atención por su falta de guardar el Torá (15:1-20).
  • Rendirá a César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios (17:24-27).
  • Distinguirá entre la intención de Dios para la permanencia del matrimonio y la tolerancia de Moisés por el divorcio (19:1-12).
  • Dirá que el más grande mandamiento es amar a Dios y al prójimo (22:34-40).
  • Proclamará bendiciones y maldiciones sobre aquéllos que ayudan a los necesitados o fallan en hacerlo (25:31-46).
  • En dos ocasiones (9:13; 12:7), citará Oseas 6:6, “Deseo merced, y no sacrificio.”

MATEO 1:20-21. EL ÁNGEL DEL SEÑOR LE APARECE

20Y pensando él en esto, he aquí el ángel del Señor le aparece en sueños, diciendo: José, hijo de David, no temas de recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 21Y parirá un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.

Ésta es la tercera de tres ocasiones en la que un ángel se le aparece a José en un sueño. En cada sueño, el ángel le pide a José que actúe y él obedece. No tiene parte hablada – Mateo no anota ni una palabra que dice José. En la primera aparición, el ángel le manda a José que acepte a María como su esposa. En 2:13, el ángel le dirá a José que lleve a madre e hijo a Egipto para escapar la ira de Herodes. En 2:19, tras la muerte de Herodes, el ángel le dirá a José que regrese a Israel.

El ángel comienza diciendo, “José, hijo de David” (v. 20), informándonos del linaje de José. Es a través de José que Jesús pertenecerá a la casa y al linaje de David.

“No temas” (v. 20). El ángel repetirá esas mismas palabras a las mujeres en la tumba después de la resurrección de Jesús (28:5). Jesús usará esas mismas palabras en varias ocasiones (10:31; 14:27; 17:7; 28:10). José no ha de temer al ángel – o las opiniones de su prójimo – ni tampoco el de castigo que manda el Torá. No ha de dudar, sino casarse con María.

“Y parirá un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará á su pueblo de sus pecados”(v. 21). El papel de María es dar luz a un hijo, y el papel de José es nombrarle. Al nombrarle, José le hará a Jesús su hijo y, por eso, pertenecerá a la casa de David.

El nombre, Jesús, está relacionado con el nombre Josué – el sucesor de Moisés. El primer Josué salvó al pueblo de sus enemigos, el segundo Josué (Jesús) salvará al pueblo de sus pecados.

En este Evangelio, Jesús hace unas demandas éticas bastante serias. Debemos ser perfectos, como el Padre Celestial es perfecto (5:48). Un hombre que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón (5:28). Por lo tanto es tranquilizante ver, desde el principio, que Jesús ha venido a salvarnos de nuestros pecados.

El pueblo no espera un mesías que les salve de sus pecados, sino uno que les libere de sus opresores. Jesús sería mucho más popular si se enfocara más en liberar a la gente de la opresión romana en vez de sus pecados. Los romanos agotan la economía con sus impuestos, imponen indignidad sobre indignidad sobre la gente, y desplazan la ley de Dios con la ley romana. Jesús no solo falla en dirigirse a estas quejas, pero también elogia la fe de un centurión (8:5-13) y enseña a la gente a rendirle a César lo que es de César (17:24-27).

MATEO 1:22-23. ESTO ACONTECIÓ PARA QUE SE CUMPLIESE LO QUE FUE DICHO

22Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que fue dicho por el Señor, por el profeta que dijo: 23He aquí la virgen concebirá y parirá un hijo, Y llamarás su nombre Emmanuel, que declarado, es: Con nosotros Dios.

“Todo esto aconteció para que se cumpliese lo que fue dicho por el Señor, por el profeta” (v. 22). El cumplimiento de la profecía es importante para Mateo. Lo menciona once veces (1:22; 2:15; 17, 23; 4:14; 8:17; 12:17; 13:35; 21:4; 26:56; 27:9).

“La virgen concebirá y parirá un hijo” (v. 23). El versículo está citado en Isaías 7:14. Isaías habló estas palabras al Rey Ahaz en el siglo ocho. Jerusalén se encontraba bajo ataque y parecía que la ciudad y la nación serían destruidas. Isaías profetizó que un niño nacería y que, al llegar a su madurez, la amenaza del enemigo habría pasado. No conocemos la identidad de ese niño, pero la ciudad y la nación fueron salvadas.

La NRSV traduce correctamente ho parthenos como “la virgen” en vez de “una virgen” – el original tiene un artículo definido. Isaías se refirió a una joven (almah), pero el ho parthenos de Mateo claramente significa virgen. Trágicamente, la iglesia se encuentra dividida sobre el tema de la virginidad de María. Ni Marcos ni Juan tratan el tema, ni tampoco aparece en las epístolas. Sin embargo, Mateo deja claro que el niño es del Espíritu Santo y que José no es el padre (1:18, 20). Si María no es virgen, ¿quién es el padre de Jesús? Satanás debe frotarse las manos con alegría al observar que cristianos luchan unos con otros sobre tales cosas.

“Y llamarás su nombre Emmanuel” (v. 23). En el Evangelio de Lucas, el ángel le dice a María que ha de nombrar al bebé Jesús (Lucas 1:31), pero este ángel no le dice a José que nombre al bebé Emmanuel. En vez, el ángel dice que “ellos” le nombrarán Emmanuel – “ellos,” supuestamente, se refiere al pueblo que el bebé salvará de sus pecados (v. 21).

En hebreo, El es una forma corta de Elohim, un nombre para Dios. Immanu-El significa “Dios con nosotros,” un significado que Mateo aclara para sus lectores no hebreos. Emmanuel no es un segundo nombre por el que amigos y vecinos conocerán a Jesús. Jesús es su nombre, y Emmanuel explica el papel que cumple. Por lo tanto, Mateo empieza su Evangelio con la promesa que Jesús es Dios-con-nosotros, y terminará su Evangelio con la promesa que Jesús estará con nosotros “todos los días, hasta el fin del mundo” (28:20).

MATEO 1:24-25. JOSÉ HIZO COMO EL ÁNGEL DEL SEÑOR LE HABÍA MANDADO

24Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.25Y no la conoció hasta que parió á su hijo primogénito: y llamó su nombre JESUS.

“Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer” (v. 24). Como se anota arriba, un ángel se le aparece a José tres veces y, en cada ocasión, José obedece al ángel sin preguntar y sin pausa.

“Y no la conoció hasta que parió á su hijo primogénito” (v. 25). José irá aún más lejos de lo que el ángel requiere, y no tendrá relaciones matrimoniales con María hasta después del nacimiento de Jesús.

Por segunda vez, cristianos están divididos en la cuestión de la virginidad de María – específicamente, la virginidad perpetua de María. ¿Consumaron su matrimonio José y María después de nacer Jesús? Bruner dice que, mientras que los padres de la iglesia Protestante, incluyendo a Luther y Wesley, creían en la virginidad perpetua de María, “el peso de la prueba descansa sobre aquéllos que discuten el simple significado de la palabra ‘hasta’” (Bruner, 37).

En vez de intentar elucidar los pros y los contras de esta cuestión, le sugiero que busque la respuesta en la doctrina de su denominación particular. El tema más importante no es la virginidad perpetua, sino la caridad cristiana – ¿podemos amar a nuestros hermanos y hermanas cristianos con los que no estamos de acuerdo en un tema de esta índole?

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

COMENTARIOS:

Augsburger, Myron S., The Preacher’s Commentary: Matthew (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1982). Formerly known as The Communicator’s Commentary.

Barclay, William, Gospel of Matthew, Vol. 1 (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1956)

Bergant, Dianne with Fragomeni, Richard, Preaching the New Lectionary, Year A (Collegeville: The Liturgical Press, 2001)

Beker, J. Christiaan, Proclamation 6: Advent-Christmas, Series A (Minneapolis: Fortress Press, 1995)

Boring, M. Eugene, The New Interpreter’s Bible, Vol. VIII (Nashville: Abingdon, 1995)

Borsch, Frederick Houk and Napier, Davie, Proclamation 2, Advent-Christmas, Series A (Fortress Press, 1980)

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–– Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Bruner, Frederick Dale, Matthew: Volume 2, The Churchbook, Matthew 13-28 (Dallas: Word, 1987)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Gardner, Richard B., Believers Church Bible Commentary: Matthew (Scottdale, Pennsylvania: Herald Press, 1990)

Hamm, Dennis, Let the Scriptures Speak, Year A (Collegeville: The Liturgical Press, 2001)

Hare, Douglas R. A., Interpretation: Matthew (Louisville: John Knox Press, 1993)

Hendriksen, William, and Kistemaker, Simon J., New Testament Commentary: Exposition of the Gospel According to Matthew, Vol. 9 (Grand Rapids: Baker Book House, 1973)

Hultgren, Arland J. Lectionary Bible Studies: The Year of Matthew: Advent, Christmas, Epiphany (Philadelphia: Fortress Press, 1977)

Johnson, Sherman E. and Buttrick, George A., The Interpreter’s Bible, Vol. 7 (Nashville: Abingdon, 1951)

Keener, Craig S., in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The Third Readings: The Gospels (Grand Rapids: Eerdmans, 2001)

Long, Thomas G., Westminster Bible Companion: Matthew (Louisville: Westminster John Knox Press, 1997)

Morris, Leon, The Gospel According to Matthew (Grand Rapids, Eerdmans, 1992)

Pilch, John J., The Cultural World of Jesus: Sunday by Sunday, Cycle A (Collegeville: The Liturgical Press, 1995)

Senior, Donald, Abingdon New Testament Commentaries: Matthew (Nashville: Abingdon Press, 1998)

Soards, Marion; Dozeman, Thomas; McCabe, Kendall, Preaching the Revised Common Lectionary: Advent, Christmas, Epiphany, Year A (Nashville: Abingdon Press, 1993)

Wylie, Samuel and McKenzie, John L., Proclamation: Advent-Christmas, Series A (Philadelphia: Fortress Press, 1974)

DICTIONARIES, ENCYCLOPEDIAS, LEXICONS & ATLASES:

 Aharoni, Yohanan and Avi-Yonah, Michael, The Macmillan Bible Atlas (New York: Macmillan, 1993)

Baker, Warren (ed.), The Complete WordStudy Old Testament (Chattanooga; AMG Publishers, 1994)

Baker, Warren and Carpenter, Eugene, The Complete WordStudy Dictionary: Old Testament (Chattanooga: AMG Publishers, 2003)

Bromiley, Geoffrey (General Editor), The International Standard Bible Encyclopedia, Revised, 4 vols. (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1979-1988)

Brown, Francis; Driver, S.R.; and Briggs, Charles A., The Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, 1906, 2004)

Doniach, N.S. and Kahane, Ahuvia, The Oxford English-Hebrew Dictionary (Oxford University Press, 1998)

Fohrer, Georg, Hebrew & Aramaic Dictionary of the Old Testament (SCM Press, 2012)

Freedman, David Noel (ed.), The Anchor Yale Bible Dictionary, 6 vol. (New Haven: Yale University Press, 2007)

Freedman, David Noel (Ed.), Eerdmans Dictionary of the Bible (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2000)

Lockyer, Herbert, Sr. (ed.), Nelson’s Illustrated Bible Dictionary (Nashville:  Thomas Nelson Publishers, 1986)

May, Herbert G. (ed.), Oxford Bible Atlas (Third Edition) (New York, Toronto: Oxford University Press, 1984.

Mounce, William D., (ed.), Mounce’s Complete Expository Dictionary of Old and New Testament Words (Grand Rapids:  Zondervan, 2006)

Myers, Allen C. (ed.), The Eerdmans Bible Dictionary (Grand Rapids:  William B. Eerdmans Publishing Co., 1987)

Pfeiffer, Charles F., Baker’s Bible Atlas (Grand Rapids:  Baker Books, 2003)

Rasmussen, Carl G., Zondervan NIV Atlas of the Bible (Grand Rapids:  Zondervan Publishing House, 1989.

Renn, Stephen D., Expository Dictionary of Biblical Words: Word Studies for Key English Bible Words Based on the Hebrew and Greek Texts (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, Inc., 2005)

Richards, Lawrence O., Encyclopedia of Bible Words (Zondervan, 1985, 1991)

Sakenfeld, Katharine Doob (ed.), The New Interpreter’s Dictionary of the Bible, 5 vol.  (Nashville: Abingdon Press, 2008)

VanGemeren, Willem A. (General Editor), New International Dictionary of Old Testament Theology & Exegesis, 5 vol., (Grand Rapids: Zondervan, 1997)

www.sermonwriter.com

Copyright 2010, 2018 Richard Niell Donovan