Marcos 6:30-34, 53-562018-09-23T14:07:52+00:00

Comentario
Estudio de la Biblia

Marcos 6:30-34, 53-56

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

MARCOS 6:30-56. UN RESUMEN

La lección del Evangelio este domingo se compone de dos pasajes ligados por su contenido – la historia de Jesús y sus apóstoles alejándose a un lugar aparte para descansar juntos, pero interrumpidos por las multitudes y sus grandes necesidades (vv. 30-34) – y la historia de las multitudes acercándose a Jesús en Genezaret para ser curadas (vv. 53-56). Entre estos dos pasajes Marcos relata el alimentar de los cinco mil (vv. 35-44) y Jesús caminando sobre el agua (vv. 45-52). Esto es un ejemplo de una historia (o historias) dentro de otra – un género favorito de Marcos. En este caso, Marcos liga historias del ministerio de Jesús de enseñanza y de sanar (vv. 30-34, 53-56) con la historia de Jesús proveyendo pan – una historia con tono eucarístico (vv. 35-44).

Estos pasajes nos tocan, porque nos demuestran como se deberían haber sentido los discípulos – apresurados y atormentados. Las necesidades eran muchas; las multitudes grandes; y los discípulos no encontraban tiempo ni para comer. Si estar ocupados ya era un problema para ellos, ahora parece aún peor. Nuestro problema es un mundo en el que expertos han conseguido eliminar toda flexibilidad. Los electrodomésticos no nos ahorrarn trabajo – nuestra comunicación tecnológica (mensajeros, por ejemplo) crea más barreras entre nosotros en vez de unirnos – y nuestro tiempo de ocio se llena de tareas.

¡Peor aún son las interrupciones! Si nos pudiésemos concentrar en lo que estamos haciendo en el momento, podríamos terminar el trabajo. Si solo pudiésemos planear nuestro trabajo y llevar a cabo nuestro plan, la vida sería más simple. ¡Si no fuera por el teléfono – y la persona con una pregunta – y el requisito imprevisto de otro informe – y la cola de gente en el mostrador!

Y estos pasajes nos tocan, porque hemos sentido lo que sentía la gente que se acercaba a Jesús. Nosotros también, hemos estado enfermos física y espiritualmente – con desesperada necesidad por sentir el tacto de Jesús para sanarnos. También nosotros nos hemos apresurado a buscar ayuda – rogándole a Jesús que nos deje tocar solo el borde de su vestido para ser sanados.

MARCOS 6:30-32. Y LOS APÓSTOLES SE JUNTARON CON JESÚS

30Y los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado. 31Y él les dijo: Venid vosotros aparte al lugar desierto, y reposad un poco.Porque eran muchos los que iban y venían, que ni aun tenían lugar de comer. 32Y se fueron en un barco al lugar desierto aparte.

Marcos 6:7-13 cuenta como Jesús mandó a los Doce de dos en dos con la autoridad de regir sobre espíritus inmundos. Predicaban arrepentimiento, sacaban demonios, y sanaban enfermos. En versículos 14-29, Marcos interrumpe esta historia para contarnos de la muerte de Juan Bautista. Ahora, en versículos 30-34, Marcos regresa a la historia de los Doce, quienes relatan a Jesús los resultados de su misión. Éste es otro ejemplo, entonces, de una de las historias de Marcos dentro de otra – la historia de Juan Bautista situada dentro de la historia de la misión de los Doce.

“Y los apóstoles se juntaron con Jesús” (v. 30). Jesús les mandó como “los Doce” (v. 7), pero ahora Marcos les llama apóstoles (v. 30). Éste es el único lugar en este Evangelio donde Marcos utiliza la palabra “apóstoles” (excepto en 3:14, donde se disputa la palabra). La palabra “apóstoles” es particularmente apropiada en versículo 30, porque viene de la palabra griega apostello, que significa “mandar” – y fue esa palabra la que Marcos utilizó en versículo 7 al hablar de mandar a los Doce. Apóstol es “un término técnico para los misionarios cristianos de la temprana iglesia, esto indica que son agentes oficiales (…saliah)” (Perkins, 600). Se considera que tal persona tiene la autoridad y la estatura de la persona a quien representa.

“Venid vosotros aparte al lugar desierto” (v. 31). Jesús ve que los discípulos están cansados después de su misión, y les invita a un lugar aparte donde puedan descansar. Pronto Jesús tendrá compasión por la multitud, pero primero tiene compasión por sus apóstoles, que todavía no habían tenido tiempo para comer. La obra de un discípulo debe equilibrar tiempo de servicio con tiempo de renovación física y espiritual. Vincent de Paul aconseja, “Ten cuidado de cuidar tu salud. Es una trampa del demonio, empleada para engañar almas buenas, para instigarles a hacer más de lo que pueden, para que llegue el momento en que no puedan hacer nada.”

MARCOS 6:33-34. Y TUVO COMPASIÓN DE ELLOS

33Y los vieron ir muchos, y le conocieron; y concurrieron allá muchos á pie de las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron á él. 34Y saliendo Jesús vio grande multitud, y tuvo compasión (griego:esplanchnisthe) de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y les comenzó á enseñar muchas cosas.

Las multitudes ven hacia donde va el barco, y se mueven en esa dirección para interceptar a Jesús. Cuando Jesús llega al lugar donde han de descansar, una gran multitud le espera.

Jesús y sus discípulos tienen razones para estar molestos. No han comido (v. 31), y necesitaban descansar aún antes de remar el barco a su destino. Esperaríamos que hombres cansados y hambrientos respondiesen con enfado a esta inesperada demanda que requiere más de su ya escasa energía. Marcos no nos dice como responden los discípulos, pero Jesús tiene compasión de la multitud, porque son “como ovejas que no tenían pastor” (v. 34). Jesús tiene respuestas directas para los que buscan su propia satisfacción, pero también tiene un corazón blando por los necesitados. Él “nunca parece molestarse por nuestras interrupciones, nuestra constante necesidad de su compasión y enseñanza. Este texto afirma su extraordinaria disponibilidad” (Brueggemann, 436). También afirma la profundidad de sus sentimientos por gente necesitada. La palabra traducida “compasión,”esplanchnisthe, es también la palabra para entrañas – tripas, y describe un sentimiento de simpatía que comienza en la parte más profunda de una persona.

Las palabras “ovejas que no tenían pastor” (v. 34) nos recuerdan a Moisés pidiendo que Dios designara un líder para continuar guiando al pueblo después de él para que “la congregación de Jehová no sea como ovejas sin pastor” (Números 27:17). Dios eligió a Josué, cuyo nombre es una variación del nombre Jesús.

“Ovejas que no tenían pastor” también nos recuerda de las palabras de Ezequiel al profeta, que dijo, “Y están derramadas por falta de pastor; y fueron para ser comidas de toda bestia del campo, y fueron esparcidas. Y anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto: y en toda la haz de la tierra fueron derramadas mis ovejas, y no hubo quien buscase, ni quien requiriese” (Ezequiel 34:5-6).

Ovejas necesitan un pastor que les guíe por sendas seguras, que les ayude a encontrar comida, que les defienda contra el peligro, que les encuentre cuando se desvían, y que les devuelva al rebaño. “Pastor” es una palabra que a menudo se utiliza en la Biblia como metáfora:

• Para reyes fieles o infieles, sacerdotes y profetas (2 Samuel 5:2; Salmos 78:70-72; Isaías 56:11-12; Jeremías 3:15; 10:21; 23:1-4; 50:6).

• Para Dios (Salmos 23:1-4; 28:9; 80:1; Isaías 40:11; Jeremías 31:10).

• Para Jesús (Mateo 26:31; Juan 10:11-18; Hebreos 13:20; 1 Pedro 2:25; Revelaciones 7:17).

• Para líderes de la iglesia (Juan 21:15; Hechos 20:28ff; 1 Pedro 5:2-4). (Myers, 939-940).

Las palabras “ovejas que no tenían pastor” implican una reprensión sobre los líderes religiosos de su día, quienes han fallado en su papel como pastor.

Y Jesús “les comenzó á enseñar muchas cosas” (v. 34). Enseñanza (v. 34), alimentar (vv. 35-44), y sanar (v. 56) demuestran la preocupación de Jesús por el bienestar físico y espiritual de su gente. Esto provee un modelo del ministerio que ha servido bien a la iglesia a través de los siglos. Palabra y sacramento constituyen el centro de nuestro ministerio, pero pan y mantas son casi tan importantes.

MARCOS 6:53-56. COMENZARON A TRAER ENFERMOS EN LECHOS

53Y cuando estuvieron de la otra parte, vinieron á tierra de Genezaret, y tomaron puerto. 54Y saliendo ellos del barco, luego le conocieron. 55Y recorriendo toda la tierra de alrededor, comenzaron á traer de todas partes enfermos en lechos (griego: krabattois), á donde oían que estaba. 56Y donde quiera que entraba, en aldeas, ó ciudades, ó heredades, ponían en las calles á los que estaban enfermos, y le rogaban que tocasen siquiera el borde (griego: kraspedou) de su vestido; y todos los que le tocaban quedaban sanos (griego: esozonto – de sozo – sanar o salvar).

Tras alimentar a los cinco mil (vv. 35-44) y caminar sobre el agua (vv. 45-52), Jesús viaja por barco con sus discípulos a Genezaret (v. 53), una planicie fértil de unas tres millas de largo y una de ancho entre Capernaum y Tiberio en la orilla del oeste en el Mar Galileo. La gente reconoce a Jesús y se apresura a traerle los enfermos. La imagen es horrible pero maravillosa a la vez – horrible porque docenas o hasta cientos de personas penosas se juntan en un sitio buscando la ayuda de Jesús – maravilloso por la fiel devoción de gente que no desperdicia ni un esfuerzo para ayudar a sus seres queridos – y maravilloso porque todo el que toca solo el borde de su vestido queda sano (v. 56).

Los lechos en que traen a los enfermos se conocen como krabattois – colchones normalmente utilizados por los pobres. Los pobres y necesitados a menudo son más receptivos hacia Jesús que las personas más prósperas. Nosotros también somos más receptivos cuando nos encontramos con una enfermedad seria.

“El borde (kraspedou) de su vestido” (v. 56). Este borde seguramente se refiere al borde o a las borlas usadas por hombres judíos según la ley del Tora para recordarles de los mandamientos de Dios (Números 15:38-39; Deuteronomio 22:12) – esto, por lo tanto, designa a Jesús como judío que practica su fe, y que se preocupa por obedecer la ley del Tora. Es significante anotar que Marcos pronto nos contará de fariseos y escribientes que rechazan a Jesús y a sus discípulos por no conformar con la “tradición de los ancianos” (7:5) – en este caso, el rito de lavarse las manos.

“Quedaban sanos” (v. 56). La palabra es sozo, que también significa salvado. Cualquiera que ha sobrevivido una enfermedad grave sabe que ser sanado significa ser salvado, no solo de la muerte sino del sufrimiento y la incapacidad, que pueden ser aún peor que la muerte.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Barclay, William, Gospel of Mark (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1954)

Brooks, James A, The New American Commentary: Mark (Nashville: Broadman Press, 1991)

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV — Year B (Louisville: Westminster John Knox Press, 1993)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, B (Valley Forge: Trinity Press International, 1993)

Donahue, John R. and Harrington, Daniel J., Sacra Pagina: The Gospel of Mark (Collegeville: The Liturgical Press, 2002)

Edwards, James R., The Gospel According to Mark (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2002)

France, R.T., The New International Greek Testament Commentary: The Gospel of Mark (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2002)

Geddert, Timothy J., Believers Church Bible Commentary: Mark (Scottdale, PA: Herald Press, 2001)

Grant, Frederick C. and Luccock, Halford E., The Interpreter’s Bible, Vol. 7 (Nashville: Abingdon, 1951)

Hare, Douglas R. A., Westminster Bible Companion: Mark (Louisville: Westminster John Knox Press, 1996)

Marcus, Joel, The Anchor Bible: Mark 1-8 (New York: Doubleday, 1999)

Myers, Allen C. (ed.), The Eerdmans Bible Dictionary (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1987)

Perkins, Pheme, The New Interpreter’s Bible, Vol. VIII (Nashville: Abingdon, 1995)

Williamson, Lamar Jr., Interpretation: Mark (Atlanta: John Knox Press, 1983)

Copyright 2006, 2018 Richard Niell Donovan