Lucas 4:14-212018-12-02T19:20:24+00:00

Comentario
Estudio de la Biblia

Lucas 4:14-21

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

LUCAS 4:14-44. LA APERTURA DE LOS ACTOS DE LUCAS

El relato de Lucas de la visita de Jesús a la sinagoga en Nazarea se basa en Marcos 6: 1-6 (así como Mateo 13:54-58), pero hay diferencias significantes que transforman el relato de Lucas en algo diferente con un propósito diferente.

• Primero, Lucas mueve el relato de Nazarea al principio del ministerio de Jesús, inmediatamente después de su bautizo (3:21-22) y de la tentación (4:1-13). Lo hace así para poner más énfasis en estos dos relatos. Versos 14-44 sirven de modelo para los Actos de Lucas. Como una apertura de una obra musical, presentan los temas que Lucas desarrollará más tarde, dándonos una idea de lo que podemos esperar de Jesús y de la temprana iglesia.

• Lucas añade citas de Isaías con las que expone la naturaleza del ministerio de Jesús y con las que nos prepara para los Actos de Lucas.

• Después, Lucas menciona favorablemente la viuda de Zaraphath y Naaman de Syrian – gentiles virtuosos del AT (vv. 22-30 – véase Reyes 1, 17:8-16; Reyes 2, 5:1-19). Esto enfatiza, al comienzo del ministerio de Jesús, que Dios está dispuesto a ayudar a los gentiles. La mención favorable de los gentiles ofende al pueblo y culmina con un intento contra la vida de Jesús – preparándonos, al comienzo, para la oposición que Jesús continuará encontrando hasta su crucifixión.

• Entonces, Lucas relata el exorcismo de un demonio (vv.31-37) y el sanar en la casa de Simón (vv. 38-41) – milagros que complementan sus enseñanzas.

• Entonces, Lucas describe a Jesús proclamando las buenas noticias en las sinagogas de Judea (vv.42-44) – formando un incluso (símbolo ortográfico que marca el comienzo y el final de una sección) con el cuento de la sinagoga de Nazarea (vv. 16 ff.). Green nos menciona otro incluso – vv. 16a y 30 – la entrada y salida de Jesús en Nazarea (Green, 208).

En resumen, esta sección nos presenta las enseñanzas de Jesús (vv. 16-30) y sus milagros (vv. 31-44), los dos componentes más importantes antes de su Pasión. Nos presenta su preocupación por vulnerables (vv. 18-19) y su disposición hacia los gentiles (vv. 24-28) – temas que se encuentran a través de su Evangelio. Su breve sermón en Nazarea (vv. 18-21) nos sirve de mensaje de su misión – apoyado por sus comentarios al final del capítulo, que dicen: “Que también á otras ciudades es necesario que anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto soy enviado” (v. 43).

LUCAS 4:14-16. JESÚS ENSEÑABA EN LAS SINAGOGAS

14Y Jesús volvió en virtud del Espíritu á Galilea, y salió la fama de él por toda la tierra de alrededor,15Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado de todos. 16Y vino á Nazarea, donde había sido criado; y entró, conforme á su costumbre, el día del sábado en la sinagoga, y se levantó á leer.

Estos versos sirven de transición entre la tentación de Jesús y su presencia en la sinagoga de Nazarea.

“Y Jesús volvió en virtud del Espíritu á Galilea” (v. 14). Lucas nos ha dicho que Jesús fue concebido por el Espíritu Santo (1:35) – y que Secarías, guiado por el Espíritu Santo, profesó de Jesús que Dios “ha visitado y hecho redención á su pueblo, y nos alzó un cuerno de salvación En la casa de David su siervo” (1:67-69) – y que el Espíritu Santo descansó en Simeón mientras sostenía al niño Jesús en sus brazos y alababa a Dios por permitirle ver su salvación (2:27-30) – y que el Espíritu descendiera sobre Jesús en su bautizo (3:21-22) – pero ahora cree necesario recordarnos de nuevo que el ministerio de Jesús se basa en la fuerza del Espíritu.

“Y salió la fama de él por toda la tierra de alrededor” (v.14). Ésta es la primera de muchas documentaciones de gente que quedaba asombrada por Jesús y su creciente fama (4:32, 36-37; 5:15; 7:17; 9:43).

“Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado de todos” (v.15). El culto judío toma lugar en el templo de Jerusalén y en las sinagogas de cada comunidad. El culto en los templos se enfoca en ritos y sacrificios; el culto en las sinagogas incluye rezos, lecturas de las escrituras, y enseñanza. Para la mayoría de los judíos, el culto en los templos es algo que se experiencia, en el mejor caso, unas veces al año, y en el peor caso, nunca. Muchos judíos esperan hacer una peregrinación a Jerusalén solo una vez en su vida. Las sinagogas locales cumplen con sus necesidades del culto diario.

Las sinagogas tendrán una influencia significante en el temprano culto cristiano.

“Y vino á Nazarea, donde había sido criado” (v.16). Mateo nos dice que, al pasar de la juventud a ser adulto, Jesús se mudó de Nazarea a Capernaum (Mateo 4:13). Entonces, su visita a Nazarea es, lo más probable eso – una visita. Sin embargo, consiste de la visita de un natural de Nazarea, y esto es lo que la hace buena. Algunos estarán orgullosos de Él – otros curiosos – otros lo echarán de lado o le tendrán celos.

“Y entró, conforme á su costumbre, el día del sábado en la sinagoga” (v.16). Lucas establece las profundas raíces de Jesús en las tradiciones judías y su lealtad a la sinagoga y la observación del Sabatino.

“Conforme á su costumbre” (v. 16) es una frase impregnada de posibilidades para predicar. Con el circuncidar, la purificación y su presentación en el Templo (2:21-24) y las visitas anuales al templo, (2:41-51), Lucas ha establecido que María y José observaban las tradiciones religiosas judías. Lo más seguro es que criaron a Jesús desde su infancia en la sinagoga, exponiéndole a la tradición judía de una manera que, para Él, la sinagoga fuera un lugar lógico para empezar a predicar. Su fe al criar a Jesús dentro de esta tradición ayudó a formar a la persona que es, y esto forma una parte importante de la historia de nuestra salvación.

La inmersión diaria de Jesús en la sinagoga ya ha pagado sus dividendos. Antes, en este capítulo, Jesús fue tentado en el desierto. Respondió a su tentador, “¡Escrito está!” Él ya había aprendido las escrituras en la sinagoga, y éstas se convirtieron para Él en su escudo y espada al verse confrontado por el demonio. He aquí una lección importante. Todos nosotros hemos tenido experiencias en el desierto, sea tentación, aflicción, u otra adversidad. Experiencias como éstas raras veces anuncian su llegada – no podemos esperar una semana para prepararnos. Su resultado dependerá en el estado de nuestra preparación en el momento de adversidad. En algunos casos, nuestras propias vidas – espirituales y físicas – estarán en juego.

María y Jesús nos proporcionan un excelente ejemplo de como criar a nuestros hijos. Padres que traen a sus recién nacidos al culto hacen un buen trabajo. Vienen a la iglesia aunque les sea difícil. No es fácil prepararse a si mismos, al bebé, y las cosas necesarias para poder llevar al bebé a la iglesia. Durante el culto, el bebé puede distraer a la madre. Padres se preguntan si valdrá la pena, pero grandes robles crecen de pequeñas bellotas. Padres que rezan regularmente dan a sus hijos una gran ventaja con la fe. El bebé que se acostumbra a la iglesia desde la infancia será más apto a disfrutar una fe fuerte al ser adulto.

LUCAS 4:17-19. EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ES SOBRE MÍ

17Y fuéle dado el libro del profeta Isaías; y como abrió el libro, halló el lugar donde estaba escrito:18El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas á los pobres: Me ha enviado para sanar á los quebrantados de corazón; Para pregonar á los cautivos libertad, y á los ciegos vista; Para poner en libertad á los quebrantados:19Para predicar el año agradable del Señor.

Éste es el relato más antiguo del culto en la sinagoga. El lenguaje sería Aramáico, el lenguaje judío de los tiempos de Jesús. Una porción del Tora sería leída en hebreo, y un Tárgum o explicación sería proporcionada en Aramáico – seguido por una lectura de los Profetas, también con una explicación. Otros elementos de culto incluyen la recitación del Shema (Deut. 6:49), las Dieciocho Bendiciones, un salmo, y una bendición (Evans, NIBC, 73; Bock, 88; Stein, 155).

Existen dudas si Jesús sigue un leccionario o si escoge su propio texto. Hay evidencia de que la Ley se lee en ciclo, pero que el lector escoge la lectura de los Profetas (Gilmour, 90). “Él… halló el lugar donde estaba escrito” (v. 17) nos hace pensar que Jesús escoge su propia lectura.

En la sinagoga, no existen clérigos de profesión. El presidente de la sinagoga invita a alguien que comente sobre las escrituras. Mientras que la gente es más culta en cuanto a cuestiones de la Biblia que hoy, la mayoría de los comentarios es probablemente recitado de lecciones aprendidas en la escuela de la sinagoga. La cuestión es si el lector lo comprenderá bien. La duda está en si alguien tendrá que corregirle o no. Cuando Jesús habla, es una experiencia muy diferente, dado que habla con autoridad (4:32).

“El Espíritu del Señor es sobre mí” (v. 18 – Lucas también mencionó el Espíritu en v. 14). Jesús cita mayormente de Isaías 61:1-2. La frase “los ojos de los ciegos serán abiertos” es citada directamente del AT, pero parece inspirada por Isaías 35:5 o 42:7. La frase “dejar ir libres á los quebrantados,” es de Isaías 58:6. Es significante que Jesús omite Isaías 61:2b, “y día de venganza del Dios nuestro.” El énfasis de esta homilía en Nazarea es la salvación, no el juicio.

“Me ha ungido” (v. 18). Jesús fue untado en su bautizo, cuando el Espíritu Santo descendió sobre Él como una paloma y la voz del cielo dijo “Tú eres mi Hijo amado, en ti me he complacido” (3:22). Él fue untado “no con aceite, como se hacía con los antiguos reyes de Israel, sino con el Espíritu de Dios. Esto le hace a Él el ungido, o Mesías, en un sentido muy especial” (Evans, The Lectionary Commentary, 324).

“Para dar buenas nuevas á los pobres” (v. 18). ¿Habla Jesús de la pobreza espiritual o la pobreza económica? Sabios suelen concordar que Jesús está hablando de forasteros, gente de bajo nivel y vulnerable – sus problemas se pueden basar en la pobreza económica o en otras causas. En v. 18, Jesús habla de su misión hacia los pobres, los cautivos, los ciegos, y los oprimidos, categorías que incluyen la multitud de gente por la que Él se preocupa.

“Pregonar á los cautivos libertad” (v. 18). Lucas ilustra lo que esto significa por medio del primer milagro de Jesús en el Evangelio – al liberar a un hombre poseído por un demonio (vv. 31-37). Mientras que no solemos creer en demonios hoy día, a diario nos vemos confrontados con cuentos de comportamiento diabólico.

Y pregonar “á los ciegos vista” (v. 18). En este Evangelio, Jesús restaura la vista a los ciegos (7:21-22; 18:35-43), y también le dirá a gente orgullosa que “cuando hace banquete, llame á los pobres, los mancos, los cojos, los ciegos” a su mesa (14:13). Su interés no se limita en poder ver físicamente, pero también incluye el poder de ver espiritualmente (6:41-42; 7:44; 8:16; 9:27; 10:23; 11:33; 12:54-56; 17:22, 21:27-31). Más adelante, Jesús le dará a Saúl/Pablo su misión – “que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas á la luz, y de la potestad de Satanás á Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, remisión de pecados y suerte entre los santificados” (Hechos 26:18 – también escrito por Lucas). Claramente, es la vista espiritual a la que se refiere aquí.

“Predicar el año agradable del Señor” (v. 19). Lo más probable es que se refiere al año de Júbilo. El Tora requiere que la gente judía, cada año Sabatino, deje sus tierras barbechadas, perdone deudas, y libere esclavos (Éxodo 21:1-6; 23:10-11; Deut 15:1-18). El año del Júbilo es un año Sabatino-Sabatino, el séptimo de siete años. El Tora requiere que la gente judía, en el año del Júbilo, regrese a las tierras de sus antepasados y de sus dueños históricos (Lev 25:8-17). Con este requisito, Dios demostró su preocupación por la gente en los más bajos niveles económicos. Estas provisiones fueron diseñadas para reducir las desventajas de los pobres, y para asegurar que los ricos no pudieran acumular todas las tierras, consolidando su poder. Es una provisión que debe alegrar los corazones de los necesitados, pero “el año agradable del Señor” sugiere que el tiempo limita esta oportunidad. Todos debemos aceptar la gracia de Dios mientras nos sea disponible.

Estos versos de Isaías le dan a Jesús su comisión – su misión – el faro que ilumina su camino. Isaías 61 es una canción del servidor, y proclama que el Mesías aliviará a los desamparados. Ésta es, también, la comisión de la iglesia. A través de los Actos de Lucas, veremos que Jesús y la iglesia traen las buenas noticias que proclaman libertad, restauran la vista, y liberan a los oprimidos. También es nuestro deber. Jesús le pide a su iglesia que ame a los que no quieren amar y a servir a los que no quieren servir. No es una disciplina cómoda.

Las buenas noticias no solo son la posesión de los pobres, los ciegos, y los oprimidos. Ellos, sin embargo, oirán el Evangelio con más felicidad que otros, porque tienen mucho que obtener y poco que perder. El estatus quo no tiene control sobre ellos. Los ricos, los poderosos, y aquéllos que creen ver claramente, no estarán tan dispuestos a escuchar. Ellos serán, al final, los que matan a Jesús. En este Evangelio, Jesús hablará a menudo de los adinerados (1:53; 6:24; 12:16-21, 14:12-13; 16:1-9; 16:19-31; 18:18-25; 19:1-10; 21:1-4). Con la excepción de Zaqueo (19:1-10), tales referencias son negativas. Jesús avisará, “más fácil cosa es entrar un camello por el ojo de una aguja, que un rico entrar en el reino de Dios” (18:25).

Al leer estas palabras de Isaías, debemos recordar que la pobreza, la cautividad, y la ceguera contienen ambas dimensiones – la física y la espiritual. Es malo tener la cartera vacía, pero es peor tener el alma vacía. La cautividad es terrible, pero Bonhoeffer y otros han demostrado que es posible permanecer libre en ambientes de horrible limitación. Atletas y actores, luchando para librarse de drogas, manifiestan una verdadera esclavitud. Helen Keller fue ciega desde la infancia, pero sus palabras y acciones demuestran una visión clara que ve hasta el fondo de la vida.

Estos versos de Isaías contienen esperanza, no solo para los pobres, pero también para todos los judíos. Soldados romanos son guarnecidos en sus tierras para asegurar que la ley romana sea cumplida y que los impuestos romanos sean coleccionados. La gente judía no tiene la libertad de determinar su propio destino. En cuanto al poder político, la nación es pobre, cautiva, y oprimida. Desesperadamente necesitan la salvación que Jesús promete.

Sin embargo, la gente de Nazarea se negará al Evangelio de Jesús porque su visión se extiende a los gentiles tanto como a los judíos (vv. 22-30). Se niegan a compartir una visión inclusiva. Jesús ha venido para restaurar la vista a los ciegos (v. 18), pero la gente de Nazarea insiste en preservar su propia visión limitada.

LUCAS 4:20-21. HOY SE HA CUMPLIDO ESTA ESCRITURA

20Y rollando el libro, lo dio al ministro, y sentóse: y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él.21Y comenzó á decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos.

La predicación de Jesús empieza con la palabra “Hoy.”

“Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos.”
• Hoy el Espíritu del Señor está conmigo.
• Hoy les traigo buenas noticias a los pobres.
• Hoy proclamo la libertad de los cautivos y la recuperación de la vista para los ciegos.
• Hoy dejo en libertad a los cautivos para que proclamen el año favorable del Señor.

“Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos.” Esto es, muy posiblemente, el sermón más corto del mundo, pero contiene mucho. La gente de Israel ha esperado siglos el cumplimiento de las promesas de Dios a lo largo de su historia, empezando con Abraham (Gen. 12:1-3). Ahora Jesús declara que la espera se acabó – que el día ha llegado – que las promesas son cumplidas – ¡que la salvación está cerca! Éstas son, definitivamente, buenas noticias (v. 43).

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Barclay, William, The Daily Study Bible, The Gospel of Luke (Edinburgh: Saint Andrew Press, 1953)

Bock, Darrell L., The IVP New Testament Commentary Series: Luke, Vol, 3 (Downers Grove, Illinois, Intervarsity Press, 1994)

Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; McCann, J. Clinton; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–Year C (Louisville: Westminster John Knox Press, 1994)

Craddock, Fred B., Interpretation: Luke (Louisville: John Knox Press, (1990)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holliday, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, C (Valley Forge: Trinity Press, 1994)

Culpepper, R. Alan, The New Interpreter’s Bible, Volume IX. (Nashville: Abingdon , 1995)

Evans, Craig A., New International Biblical Commentary: Luke (Peabody, MA, Hendrickson Publishers, Inc., 1990)

Evans, Craig A., in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The Third Readings: The Gospels (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

Gilmour, S. MacLean & Bowie, Walter Russell, The Interpreter’s Bible, Volume 8. (Nashville: Abingdon , 1952)

Green, Joel B., The New International Commentary on the New Testament: The Gospel of Luke (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 1997)

Johnson, Luke Timothy, Sacra Pagina: The Gospel of Luke (Collegeville: Liturgical Press, 1991)

Nickle, Keith F., Preaching the Gospel of Luke (Louisville: Westminster John Knox, 2000)

Nolland, John, Word Biblical Commentary: Luke 1 — 9:20, Vol. 35A (Dallas: Word Books, 1989)

Ringe, Sharon H., Westminster Bible Companion, Luke (Louisville: Westminster John Knox Press)

Stein, Robert H., The New American Commentary: Luke (Nashville: Broadman Press, 1992)

Tannehill, Robert C., Abingdon New Testament Commentaries: Luke (Nashville: Abingdon, 1996)

Copyright 2007, 2018 Richard Niell Donovan