Levítico 19: 1-2, 9-182017-03-22T04:45:52+00:00

Comentario (Estudio de la Biblia)

Levítico 19: 1-2, 9-18

 

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Traductor De Google

COMENTARIO (Estudio de la Biblia):

NOTA: He utilizado Google Translator para traducir este documento. Esta traducción será menos perfecto que los traducidos por un traductor profesional, pero probablemente le resultará útil. No puedo leer español, pero me gustaría saber qué tan bien fue traducido este documento.

 

EL CONTEXTO:

El libro de Levítico es un libro de leyes – leyes dadas por Dios para el pueblo judío, el pueblo escogido de Dios – un pueblo santo – el pueblo del pacto. Los judíos veneraban estas leyes (a pesar de que a menudo les desobedecieron), porque entendieron que estas leyes fueron fieles – reviviría sus almas y hacerlos sabios (Salmo 19: 7-11).

El título de este libro, Levítico, se deriva de la LXX (la Septuaginta – la traducción griega de las Escrituras Hebreas), y significa “Tener que ver con los levitas.” Los levitas, por supuesto, eran la tribu cobrada por Dios con los asuntos religiosos de la nación, y este libro les dicta exactamente cómo llevar a cabo los asuntos religiosos. Comienza con instrucciones para holocaustos (capítulo 1) y pasa a cubrir las ofrendas de cereales (capítulo 2) y otras ofrendas (capítulos 3-7). A continuación se pasa a otras preocupaciones sacerdotales (capítulos 8-10), los alimentos puros e impuros y animales (capítulo 11), ritos de purificación (capítulos 12-15), el Día del Perdón (capítulo 16), la matanza de los animales (capítulo 17), y las relaciones sexuales apropiadas y pecaminosas (capítulo 18).

Capítulo 18 termina con las palabras: “Yo soy Jehová tu Dios.” Esta frase (a veces abreviado como “yo soy el Señor”) proporciona la justificación de la conducta piadosa por parte del pueblo escogido de Dios.Ellos deben obedecer las leyes porque las leyes provienen de Yahvé, que es su Dios. Las frases “Yo soy Yahvé” o “Yo soy el Señor tu Dios” se repiten 14 veces en el capítulo 19 (vv. 3, 4, 10, 12, 14, 16, 18, 23, 28, 30, 31, 32, 34, 37). Todos menos los primeros cierres de ocurrencia (o anclajes) una sección de este capítulo.

Capítulo 19 es distintivo en que las leyes que se prescribe se centran en “la congregación de los hijos de Israel” (v. 2). Los primeros 18 capítulos estaban preocupados con la santidad corporativa (santidad para la nación de Israel), que iba a ser alcanzado por las celebraciones cultuales. Capítulo 19, sin embargo, tiene que ver con la santidad individual. Se repite, en alguna forma, la mayor parte de los Diez Mandamientos. Se define lo que significa ser una persona santa bajo Dios.

LEVÍTICO 19:1-2. Sed santos

1 Jehová habló a Moisés, diciendo: 2 “Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles:” Seréis santos (hebreo: qadosh), porque yo Jehová vuestro Dios, soy santo “(en hebreo: qadosh).

“Jehová habló a Moisés, diciendo: ‘Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles:'” (vv 1-2a.). Este libro comienza diciendo: “Jehová llama a Moisés, y habló con él desde el tabernáculo de reunión, diciendo: Habla a los hijos de Israel, y les digo ….” (1: 1-2a) . La fórmula, “Yahweh llamó a Moisés,” se repite periódicamente, haciendo hincapié en el papel de Moisés como profeta (portavoz de Yahweh) y mediador entre Yahvé y el pueblo de Israel. Moisés es para hacer frente a toda la congregación del pueblo de Israel – una enorme congregación. Él es dejar a nadie en la oscuridad relativa a las expectativas de Yahweh.

“Seréis santos (qadosh), porque yo Jehová vuestro Dios, soy santo” (qadosh) (v 2b.). Hay un énfasis en la santidad en las Escrituras Hebreas que comienza con el relato de Moisés en la zarza ardiente. Allí Dios le dijo a Moisés: “No vengas cerca quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en el que está de pie en tierra santa.” (Éxodo 3: 5). Este versículo nos da una pista sobre el significado de la santidad. Nada podría parecer más común y menos santo que la suciedad ordinaria, pero el Señor dijo a Moisés que la suciedad ordinaria en la que él estaba de pie era tierra santa – santa debido a la presencia de Dios. Dios es santo, y santifica la presencia de Dios (hace santo) todo lo que toca – incluso el suelo debajo de los pies de Moisés.

Ese episodio zarza ardiente nos dice también que Dios espera que las personas que se encuentran en circunstancias santos para responder al actuar con reverencia en la presencia de lo sagrado. En el episodio de la zarza ardiente, Moisés era demostrar su reverencia de dos maneras: En primer lugar, fue para mantener la distancia entre él y la zarza ardiente santo. En segundo lugar, fue a quitarse sus sandalias para mostrar reverencia por la tierra santa en la que él estaba de pie.

La palabra hebrea, qadosh, significa santo en el sentido de que Dios ha destinado una persona o cosa para un propósito santo. Así, el sábado es santo, porque Dios estableció el sábado como un día de descanso y adoración. Israel es santo porque Dios escogió a Israel para ser el pueblo del pacto de Dios.El tabernáculo y el templo son santos, porque Dios los puso a un lado como lugares para la gente a adorar y experimentar la presencia de Dios. Los sacerdotes y los levitas son santos porque Dios les distingue por su servicio.

Toda la santidad es derivado – derivado de la santidad de Dios. El sábado es santo porque Dios lo hizo así. El tabernáculo y el templo son sagrados, porque la presencia de Dios. La nación de Israel es ser santo porque están en una relación de pacto con Dios.

Levítico 10:10 dice que Aarón y sus descendientes (los sacerdotes) “son para hacer una distinción entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio.” Wenham observa que este versículo presenta dos contrastes: (1) vs. santa común y (2) vs. impuro limpia. Él dice que “todo lo que no es santo es común”, y que “las cosas comunes se dividen en dos grupos, lo limpio y lo sucio. Limpiar las cosas se convierten en santo cuando son santificados. Pero los objetos inmundos no pueden ser santificados.” Él continúa diciendo que “la limpieza es el estado fundamental, la santidad y la impureza son variaciones de la norma de limpieza.” (Wehham, NICOT: Levítico, “VI La Teología de Levítico:. Santidad”).

Pero debemos tener en cuenta que algunas cosas que no son limpios pueden ser limpiados, momento en el que podrían convertirse en candidatos para la santificación (santificados). Sin embargo, la ley judía prescribe ciertas cosas que están siempre sucias, y los que nunca podría estar en forma para la santificación.

Para ser elegido por Dios para ser un pueblo santo es un gran honor, pero confiere obligaciones, así como privilegios. Como pueblo santo de Dios, Israel está obligado a vivir como un pueblo santo. Esto requiere la obediencia a las leyes de Dios. Como se señaló anteriormente, el libro de Levítico explica con cierto detalle lo que Dios espera de su pueblo del pacto que hacer en respuesta a ser elegido como el pueblo de Dios. Nuestro texto incluye algunas de esas obligaciones.

LEVÍTICO 19:3-8. NO en el Leccionario

Mientras que estos versos no están incluidos en la lectura leccionario, el predicador tiene que ser consciente de ellos. Yahvé exige respeto por los padres y la observancia de los días de reposo (v. 3). Se advierte a la gente de no convertir a los ídolos (v. 4). Él explica la forma correcta de hacer las ofrendas de paz (. Vv 5-6) y advierte que las personas que comen las ofrendas inadecuadamente serán objeto de castigo “, por cuanto profanó lo santo de Jehová” (v. 8 bis). “Esa persona será cortada de entre su pueblo” (v. 8b).

LEVÍTICO 19:9-10. DEJE para el pobre y el extranjero

9 “Cuando se cosecha la mies de vuestra tierra, vosotros no acabarás de segar el rincón de tu haza, ni recogerás las espigas en su cosecha. 10 No podrá recoger tu viña, ni recogerás las uvas caídas de tu viña; dejarás para el pobre y para el extranjero que yo soy Jehová vuestro Dios. “.

“‘Cuando se cosecha la mies de vuestra tierra, vosotros no acabarás de segar el rincón de tu haza, ni recogerás las espigas en su cosecha. No rebuscarás tu viña, ni recogerás las uvas caídas de tu viña” (vv. 9-10a.). Estos versículos dicen terratenientes no cosechar todos los frutos de la tierra. La cosecha de grano implica, por lo que este versículo se refiere a las cosechas de cereales y uvas.Sin embargo, se sugiere un principio que también podría ser implementado con otras cosechas, como las aceitunas o higos.

Los propietarios deben dejar los bordes de sus campos sin cosechar y vayan a salir espigarás (aquello que los segadores caen accidentalmente) donde cayeron.

Estos versículos dejan mucho a la discreción del propietario. ¿Qué tan cerca del borde del campo es el terrateniente permitido cosechar? ¿Cuánto hay que dejar que él? Rabinos debatir ese tipo de cosas sin fin en un intento de explicar con exactitud los requisitos de la ley. Más tarde, van a establecer una regla que el propietario debe dejar 1 / 60o de los productos para espigadores para cosechar.

“Dejarás para el pobre y para el extranjero. Yo soy el Señor tu Dios” (v 10b.). El propósito de dejar los productos en el campo es dar a los pobres la oportunidad de recoger alimentos para ellos y sus familias. Debemos tener en cuenta que el propietario no está obligado a cosechar la última parte de la cosecha para dar a los pobres. La ley le obliga a salir de ella, y la gente pobre tiene que cosechar. Eso les permite una pequeña medida de dignidad que le faltaría si no tenían obligación de trabajar. También les brinda dignidad que se incurrirían si tuvieran que mendigar.

LEVÍTICO 19:11-12. USTED DEBE NO ROBAR O ENGAÑAR UNOS A LOS OTROS

11 “No robarás (hebreo: ganab).
No te echarás.
Usted no podrá engañar a los otros.
12Usted no jurará falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo soy el Señor “.

“No robarás (ganab). No te echarás. Usted no podrá engañar a los otros” (v. 11). Estos son tres prohibiciones contra el engaño en este versículo. El primero es contra el robo de propiedad –taking a hurtadillas o engaño. Esto incluiría el engaño a alguien. También incluiría el robo – la toma de la propiedad sin violencia. La segunda es la prohibición contra negar algo que es verdad, mientras que el tercero está en contra de la afirmación de algo que es falso (Bailey, 229).

“No jurar falsamente por mi nombre, profanando así el nombre de tu Dios. Yo soy el Señor” (v. 12). El tercer mandamiento ya ha abordado esta cuestión. Dice: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano, porque Jehová no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” (Éxodo 20: 7). Carácter y la identidad de Dios están atados en nombre de Dios, así que usar el nombre de Dios para hacer algo deshonroso sería profanar el nombre de Dios y Dios mismo. La gente no está para usar el nombre de Dios para dar garantías de que no tienen la intención de honrar. Esto incluiría usando el nombre de Dios en relación con un juramento en falso – o usar el nombre de Dios en relación con cualquier tipo de engaño o actividad deshonrosa.

LEVÍTICO 19:13-14. USTED DEBE NO oprimir o ROB o una maldición SORDOS

13 “No oprimirás (hebreo: ashaq) tu prójimo, ni robar (en hebreo: gazal) él.
El salario de un jornalero no permanecerán con usted toda la noche hasta la mañana.
14Vosotros no maldecir a los sordos, ni pondrás tropiezo delante del ciego; pero tendrás temor de tu Dios.Yo soy el Señor “.

“No oprimirás (ashaq) a tu prójimo” (v. 13a). La palabra ashaq significa oprimir, defraudar, engañar, o conseguir con engaño. La prohibición específica que aquí se refiere a defraudar a un vecino. Israelitas suelen utilizar la palabra prójimo en el sentido de un compañero israelita, aunque algunos tienen la gracia de ampliar su comprensión del prójimo para incluir extranjeros residentes.

“Ni robarle” (gazal) (v. 13b). La palabra hebrea que se traduce “robar” en el versículo 11 es diferente de la palabra traducida como “robar” en este versículo. La prohibición en el versículo 11 era contra el uso de engaño para ganar la posesión de la propiedad de otra persona. La prohibición en este versículo es contra el uso de la fuerza o la violencia para tomar la propiedad.

“La paga del jornalero no permanecerán con usted toda la noche hasta la mañana” (v. 13c).Algunas personas hoy viven de cheque en cheque, lo que significa que llegan al final de un período de pago sin nada de su último cheque de pago. No tienen colchón financiero, por lo que un cheque de pago finales pueden causarles dolor. En la primitiva economía agraria del Antiguo Testamento, los trabajadores a menudo vivían día a día. Tenían que recoger sus salarios diarios al cierre de cada día para que puedan alimentar a sus familias para el próximo día. Este versículo, a continuación, refleja la preocupación de Dios por los pobres. Se exige a los empleadores a pagar salarios al cierre de cada día para que sus empleados podrían no sufrir innecesariamente.

“No maldecirás al sordo, ni pondrás tropiezo delante del ciego;. Pero tendrás temor de tu Dios soy Jehová” (v. 14). Este versículo se extiende la preocupación de Dios para las personas vulnerables a los sordos y ciegos. Si bien no menciona específicamente discapacidades distintas a la sordera o ceguera, establece un principio que sin duda se extiende a las personas con otros tipos de discapacidad, como deformidades físicas o trastornos mentales.

La película, “10”, protagonizada por Bo Derek, estableció un sistema de clasificación para clasificar los miembros del sexo opuesto en función de su belleza, uno de los cuales baja y diez siendo alta. Un amigo nos dijo una vez de un grupo de hombres jóvenes gritando “Uno” o “Tres” o “Five” o “Diez”, como las mujeres jóvenes caminaron pasado. Cuando estos jóvenes gritaron “Uno” o “Tres” o “Cinco”, ellos estaban diciendo la mujer que estaba pasando que consideraban que ella sea feo o, como mucho, menos hermosa. Mientras el versículo 14 no prohíbe específicamente decirle a alguien que él o ella es fea, se sugiere que Dios llevará a cabo las personas responsables de cualquier tipo de comportamiento burla dirigida a las personas vulnerables. Además, este tipo de comportamiento es una clara violación de la obligación del versículo 18: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Las personas que aman a sus vecinos nunca burlarse de ellos o explotar sus vulnerabilidades.

LEVÍTICO 19:15-16. harás injusticia en el juicio

15 “No harás injusticia en el juicio: no debe ser parcial a los pobres, ni mostrar favoritismo hacia los grandes; pero tú juzgarás a tu prójimo con justicia.
16You no podrá subir y bajar como un calumniador entre tu pueblo.
Usted no deberá poner en peligro la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor “.

“No harás injusticia en el juicio: no debe ser parcial a los pobres, ni mostrar favoritismo hacia los grandes; pero tú juzgarás a tu prójimo con justicia” (v. 15). Ancianos administran justicia en las puertas de la ciudad (Deuteronomio 21:19; Josué 20: 4; Rut 4: 1-12). Este versículo les obliga a hacer justicia con imparcialidad.

Parece natural que Dios, con su preocupación por los pobres y vulnerables, prohibiría a los ancianos de diferir a “la grande”. Las personas con dinero o influencia política pueden contratar abogados para defender sus casos y pueden apoyarse en compinches para hacer decisiones favorables – pero Dios requiere de los ancianos no deben ser influenciados por la riqueza o el poder de una persona. Han de hacer justicia imparcial – no afectado por las seducciones de peticionarios ricos.

Lo más interesante es que este versículo también prohíbe a los ancianos de ser parcial a los pobres. Dios estableció protecciones especiales para las personas pobres y vulnerables en los versículos 9-10 y 13b (así como en las Escrituras Hebreas en otros lugares). Sin embargo, cuando se trata de la justicia, Dios requiere ancianos observar imparcialidad. La caridad es una virtud en la mayoría de las circunstancias, pero la exactitud es una virtud más alta que se refiere a la justicia.

“No ir arriba y abajo como un calumniador entre tu pueblo” (v. 16a). Hoy nuestra palabra “calumnias” tiene que ver con hacer declaraciones falsas sobre otras personas. Nuestra palabra “chisme” puede significar difundir cuentos acerca de otras personas, si los cuentos son verdaderas o falsas. Tanto la calumnia y el chisme tienen el potencial de dañar la reputación de las personas. La palabra hebrea usada en este versículo ciertamente prohibir la realización de declaraciones falsas sobre otras personas.Es más probable es que también prohíben la difusión de chismes (ya sea verdadera o falsa) también.

“No poner en peligro la vida de tu prójimo” (v 16b.). Esto trae a la mente la historia del asesinato de Nabot por Jezabel para que Acab para comprar la viña de Nabot (1 Reyes 21). Si bien el significado de verso 16b es algo incierto, sin duda significa que Dios está proscribiendo la violencia para obtener beneficios personales.

“Yo soy el Señor” (YHWH – Yahweh) (v 16c.). Como se señaló anteriormente, esta frase (o la versión más larga, “Yo soy el Señor tu Dios”) se utiliza un número de veces en este capítulo para concluir o anclar varios pasajes. Esta frase establece la autoridad detrás de las leyes descritas en estos pasajes. La gente es obedecer las leyes, porque el Señor ha establecido un pacto con ellos y les ha dado estas leyes. Su parte de la relación de pacto es obedecer las leyes de Dios.

LEVÍTICO 19:17-18. USTED SERÁ NO ODIO TU HERMANO EN TU CORAZÓN

17 “No odiarás a tu hermano en tu corazón. Usted será seguramente reprender a tu prójimo, y no con el pecado a causa de él.
18You no tomará venganza, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo; sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor “.

“No odiarás a tu hermano en tu corazón. Usted será seguramente reprender a tu prójimo, y no con el pecado a causa de él” (v. 17). Las dos primeras partes de este verso son relacionados. El odio a menudo surge de los celos o la injusticia percibida, y tiene el potencial de conducir a la violencia. Caín, enojado porque Dios honró la ofrenda de su hermano, pero no la suya, mató a su hermano (Génesis 4: 3-8). Esaú Jacob odiada por él engaño de su derecho de nacimiento, y Jacob tuvo que huir para salvar su vida no sea que Esaú matarlo (Génesis 27).

El remedio dado por Dios para el odio es la confrontación no violenta. Dios requiere gente enojada a “reprender” a sus vecinos. La palabra hebrea traducida como “reproche” aquí significa “sostener” o “castigo a todos” o “correcta” o “defender” o “a cuenta” o “reproche”. La idea es que Dios no permitirá que la parte ofendida a ponerse de mal humor y con ello permitir que su / su ira a transformarse en odio.En cambio, Dios requiere la parte ofendida a tomar la iniciativa para abordar la cuestión con el delincuente. Dios va a mantener a la persona ofendida culpable – culpable como la parte infractora – si la persona ofendida no intente hacer esto.

En el Nuevo Testamento, Jesús se amplía en esta ley. Él recuerda a sus oyentes de la prohibición contra el asesinato, y luego dice: “Pero yo os digo, que cualquiera que se enoje contra su hermano sin causa, será culpable de juicio; y cualquiera que dijere a su hermano:” Raca! será culpado del concejo; y cualquiera que le diga: “¡Necio! será reo del fuego del infierno “(Mateo 05:22). Él va a decir: “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y vete. Reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda “(Mateo 5: 23-24).

En otras palabras, Jesús nos advierte que la ira y el odio nos puso en peligro de juicio. También establecieron un bloque a la adoración correcta.

Cuando Jesús dice: “Si … tu hermano tiene algo contra ti” (Mateo 05:23), él nos hace responsable de tratar de encontrar una solución amistosa si nuestro hermano siente que le hemos herido.

En otras palabras, si somos el ofendido o el delincuente, tenemos la obligación de tomar la iniciativa para resolver la situación amigablemente. Nosotros no estamos obligados a asegurar el éxito de la reconciliación, porque no podemos controlar la respuesta de nuestro hermano / hermana. Podemos, sin embargo, hacer que nuestro enfoque de una manera diseñada para atraer a la persona ofendida a nosotros en vez de empujarlo / ella más lejos.

“No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo” (v. 18a). La palabra hebrea traducida “tomar venganza” en este versículo tiene que ver con el uso de la violencia para corregir una injusticia percibida. La palabra hebrea traducida como “guardarás rencor” tiene que ver con la vigilancia o acariciar algo – en este caso, acariciando una herida – colgándose de una queja.

“Sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy Jehová” (v 18b.). Cuando se le preguntó qué mandamiento de la ley fue el mayor, Jesús citó este versículo de Levítico, diciendo:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente.” Este es el primero y grande mandamiento. Un segundo asimismo es esto ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo.’ Toda la ley y los profetas dependen de estos dos mandamientos “(Mateo 22: 37-40; Marcos 12: 29b-31; véase también Lucas 10:27).

Como se señaló anteriormente, israelitas suelen utilizar la palabra prójimo en el sentido de un compañero israelita, aunque algunos podrían incluir extranjeros residentes. Sin embargo, en la parábola del buen samaritano (Lucas 10: 29-37), Jesús redefinió “vecino” para incluir un samaritano, que los Judios se habría visto como un infiel. La otra vuelta de tuerca en esa parábola es que el Samaritano no era el que lo necesitan, pero la persona que proporcione ayuda. Aunque, en otras circunstancias, el hombre herido probablemente no habría reconocido la samaritana como su vecino, el samaritano hizo al hombre a su prójimo, actuando vecindad.

Los versos anteriores en este capítulo dan al lector una idea de lo que una persona haría si él / ella amaba a su / su vecina. No hay nada ñoño sobre este tipo de amor. No hay ningún requisito para el amante de convertirse en un felpudo para la persona amada. Este tipo de amor requiere el amante de enfrentar la amada cuando sea necesario, para que no heridas infectadas se convierten séptico y el amor a su vez al odio.

 

TEXTO ESCRITURA en este documento ha sido traducido por Google del World Bible Inglés al español. No he utilizado una traducción con derechos de autor de la Biblia.

BIBLIOGRAFÍA:

Baker, David, Brueggemann, Dale A., and Merrill, Eugene H., Cornerstone Biblical Commentary: Leviticus, Numbers, Deuteronomy (Nashville: Tyndale House, 2008)

Bailey, Lloyd R., Smyth & Helwys Bible Commentary: Leviticus-Numbers (Macon, Georgia: Smyth & Helwys Publishing, Inc., 2005)

Balentine, Samuel E., Interpretation Commentary: Leviticus (Louisville: Westminster John Knox Press, 2003)

Bellinger, W.H., Jr., New International Biblical Commentary: Leviticus, Numbers (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, 2001)

Boyce, Richard N., Westminister Bible Companion: Leviticus and Numbers (Louisville: Westminster John Knox Press, 2008)

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV –– Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Demarest, Gary W., The Preacher’s Commentary: Leviticus, Vol. 3 (Nashville: Thomas Nelson, 2002)

Gane, Roy, The NIV Application Commentary: Leviticus & Numbers (Grand Rapids: Zondervan, 2004)

Gerstenberger, Erhard S., The Old Testament Library: Leviticus (Louisville: Westminster John Knox Press, 1996)

Harrison, R. K., Tyndale Old Testament Commentaries: Leviticus, Vol. 3 (Downers Grove, Illinois: Inter-Varsity Press, 1980)

Hartley, John E., Word Biblical Commentary:  Leviticus, Vol. 4 (Dallas: Word Books, 1992)

Kaiser, Walter C., Jr., The New Interpreter’s Bible:  Genesis, Exodus, Leviticus, Vol. 1 (Nashville:  Abingdon Press, 1994)

Kleinig, John W., Concordia Commentary: Leviticus (St. Louis: Concordia Publishing House, 2004)

Meyrick, F., The Pulpit Commentary:  Leviticus-Numbers, “Leviticus,” Vol. II (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, no date)

Radner, Ephraim, Brazos Theological Commentary: Leviticus (Grand Rapids: Brazos Press, 2007)

Rooker, Mark F., New American Commentary: Leviticus (Broadman & Holman Publishers, 1997)

Strawn, Brent A., in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

Tucker, Gene M. in Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Wenham, Gordon J., The New International Commentary on the Old Testament: The Book of Leviticus(Grand Rapids:  Eerdmans Publishing Co., 1979)

Copyright 2015, Richard Niell Donovan