Juan 14:15-212017-03-22T04:45:25+00:00

PASAJE BÍBLICO

Juan 14:15-21 (Español)

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

EXÉGESIS:

JUAN 15-21. RESÚMEN

Este discurso toma lugar en la Última Cena (capítulo 13), y representa el intento de Jesús de preparar a los discípulos para lo que viene. Presenta dos grandes ideas.

• Primero, “Si me amáis, guardad mis mandamientos… El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama” (vv. 15, 21). Jesús une el amor con la obediencia. Necesitamos predicar sobre esta unión. Es fácil hablar del amor de Dios sin mencionar nuestra obligación de obedecer.

• Segundo, “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre… No os dejaré huérfanos” (vv. 16, 18). Ésta es la promesa de Jesús: darnos el Espíritu Santo, que a diario se convertirá para nosotros en la presencia de Dios en este mundo.

Parece más apropiado terminar el pericopio con v. 24. “El que no me ama, no guarda mis palabras” (v. 24). Esto es un reflejo de “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (v. 15), señalando un comienzo y un final en el pasaje.

JUAN 14:15-17. EL PADRE OS DARÁ OTRO CONSOLADOR

15Si me amáis, guardad (griego: teresete) mis mandamientos; 16Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador (griego: parakletos), para que esté con vosotros para siempre: 17Al Espíritu de verdad, al cual el mundo (griego: kosmos) no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis; porque está (griego: menei) con vosotros, y será en vosotros.

“Si me amáis, guardad (griego: teresete) mis mandamientos” (v. 15). Este pasaje comienza y termina (vv. 15, 21) uniendo al amor con la obediencia. Nuestra obediencia es señal de nuestro amor. En este Evangelio, lealtad a las palabras de Jesús es una marca definitiva de ser discípulo (8:31; 37, 51; 12:47-48).

Teresete, traducido “guardar” (v. 15) significa hacer o cumplir. “Mandamientos” es plural aunque, en este Evangelio, Jesús enfatiza solo un mandamiento: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis (griego: agapate – de agape) unos á otros: como os he amado, que también os améis los unos á los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (13:34-35). El amor agape que Jesús manda no es una emoción sentimental que no se le puede mandar a alguien, sino una acción de amor, la cual si se puede mandar.

El mandamiento de amar queda abierto, contrastado con la mayoría de las leyes del Tora que son muy específicas. Es fácil juzgar si hemos sido fieles a la ley del Tora que prohíbe el adulterio, pero ¿cómo podemos saber si hemos cumplido con las demandas del amor? “Los mandamientos de Jesús no son simplemente preceptos morales; incluyen una vida entera unida a su amor” (Brown, 638). “Incluyen la amplia extensión de revelación del Padre, no simplemente instrucciones éticas;…el que ama a Jesús vivirá alumbrado por la dirección y el poder de los mandamientos” (Beasley-Murray, 256).

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador” (griego: parakletos)” (v. 16). Éste es el Espíritu que descendió sobre Jesús en su bautizo (1:32), aunque la palabra allí sea pneuma y la otra palabra aquí es parakletos. Ésta es la primera vez que Jesús les promete a los discípulos el Espíritu.

Parakletos solamente se usa cinco veces en el Nuevo Testamento, cuatro veces en este Evangelio para referirse al Espíritu (14:16; 26; 15:26; 16:7) y una vez en 1 Juan 2:1 para referirse a Jesús. Parakletos puede significar un abogado que lucha a tu favor o un testigo que testifica por tu bien. Puede referirse a una persona que da consuelo, consejo, o fuerza en un momento de necesidad. El significado literal es “alguien que se llama; pero es la razón por la que se le llama lo que le da su significado distintivo… Un parakletos es siempre la persona a quien se llama cuando alguien está en peligro, duda, angustia, o sin saber que hacer” (Barclay, 194). Parakletos se ha traducido como Defensor, Consejero, Consolador, e Intercesor, pero cada una de estas expresiones solo expresa una cara de parakletos. Los lectores originales de este Evangelio hubieran oído la riqueza de sus varios significados. Algunas bíblicas usan la palabra Paraclete, que no es una palabra en inglés sino una traducción de la palabra griega. El problema es que la mayoría de la gente no sabe lo que significa Paraclete, entonces, usar la palabra Paraclete sin explicación transmitirá menos significado en vez de más.

Jesús se refiere al Espíritu Santo como “otro parakletos.” La implicación es que Jesús también es un parakletos. Sin embargo, como un parakletos, Jesús es limitado por la Encarnación – por lugar y espacio. Solo puede estar en un lugar a la vez, y solo puede ver un número limitado de gente a la vez. Además, está moviéndose hacia su glorificación – su muerte, resurrección, y ascensión – entonces, dejará a los discípulos. El nuevo parakletos se quedará con los discípulos para siempre.

Aunque el Espíritu de parakletos viene a la tierra para ayudarnos, Jesús continúa actuando como nuestro parakletos en el cielo. “Si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, á Jesucristo el justo” (1 Juan 2:1). “Aquí el Señor resucitado se ve como un Paraclete en la corte del cielo, rogando por las causas de los suyos; el Espíritu Santo, entonces, se puede comprender como el Paraclete del cielo, apoyando y representando a los discípulos que confrontan un mundo hostil” (Beasley-Murray, 256). Esta palabra sería bienvenida en la iglesia Johannina, que se encontraba perseguida y debería sentirse algo abandonada por Jesús.

Este parakletos esel “Espíritu de verdad, al cual el mundo (griego: kosmos) no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce” (v. 17). “Es interesante ver al Espíritu asociado con verdad, porque acabamos de ver a Jesús describirse como ‘la verdad’ (v. 6) y antes aprendimos que aquéllos que veneran al Padre lo deben hacer ‘en verdad’ (4:23-24). Claramente, la verdad está fuertemente relacionada con la figura de Dios” (Morris, 577).

En este Evangelio, el “mundo” (kosmos) es hostil hacia Dios, por ejemplo,

• “En el mundo estaba, y el mundo (kosmos) fue hecho por él; y el mundo (kosmos) no le conoció” (1:10).

• El mundo (kosmos) ama “las tinieblas que la luz; porque sus obras eran (son) malas malvadas” (3:19).

• El mundo (kosmos) rechaza la verdad, porque ha escogido seguirle al demonio, “mentiroso, y padre de mentira” (8:44).

“Porque de tal manera amó Dios al mundo (kosmos), que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (3:16). Mientras que este versículo demuestra el amor de Dios hacia el kosmos, también nos dice que es un kosmos destinado a perecer si se mantiene apartado de la creencia en Jesucristo.

El parakletos “está (griego: menei) con vosotros” (v. 17). La palabra “está” tiene que ver con relaciones profundas y mantenidas. Jesús dijo, “El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él” (6:56). Habló de “muchas moradas” (14:2, RVR “lugares para residir”), y llama a los discípulos a “Estad en mí, y yo en vosotros” (15:4). Les dice a los discípulos, “Si guardareis mis mandamientos, estaréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre, y estoy en su amor” (15:10).

JUAN 14:18-20. NO OS DEJARÉ HUÉRFANOS

18No os dejaré huérfanos (griego: orphanous): vendré á vosotros. 19Aun un poquito, y el mundo no me verá más; empero vosotros me veréis; porque yo vivo, y vosotros también viviréis. 20En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.

“No os dejaré huérfanos” (v. 18). Orphanous describe un hijo cuyo padre ha muerto, pero también describe un discípulo cuyo maestro ha muerto.

“Vendré á vosotros” (v. 18). Jesús viene a los discípulos. ¿Cuál ‘vengo’ se presenta aquí? – ¿Las apariciones de la resurrección de Jesús, la venida del parakletos, o la segunda venida de Jesús? La mayoría de eruditos está de acuerdo de que su ‘vengo’ se cumple con las apariciones de Jesús pos-resurrección, pero Bruce dice, “La distinción entre las varias fases de la prometida venida de Jesús a sus discípulos es una ‘distinción desvanecedora.’ Cada fase de su prometida venida es reforzada con la seguridad de su declaración: ‘Yo vengo a ustedes’” (Bruce, 303). ‘Ustedes’ es plural. “Las promesas de divina presencia son promesas hechas a la comunidad, no al individuo” (O’Day, 749).

“Aun un poquito, y el mundo no me verá más; empero vosotros me veréis” (v. 19). Después de la muerte de Jesús, el mundo no le verá otra vez, pero los discípulos sí le verán. “Hay una cosa de la resurrección de Jesús que, a menudo, ha sido ignorada: él se mostró después de la muerte solo a aquéllos que le amaban” (George A. Buttrick, Sermones Predicados en la Iglesia de una Universidad). De la misma manera, el kosmos (el mundo opuesto a Dios – el mundo que se refiere a la oscuridad) no puede ver a Cristo hoy, porque sus ojos han sido cegados a la verdad – cegados por su propia elección. Solo es a través de los ojos de la fe que podemos ver a Cristo – y eso nunca ha sido así.

Antes, Jesús avisó, “Aun por un poco estará la luz entre vosotros: andad entre tanto que tenéis luz, porque no os sorprendan las tinieblas… creed en la luz, para que seáis hijos de luz” (12:35-36). Existen aquéllos que, sin embargo, aman la oscuridad, porque cubre sus acciones malvadas (3:19). Jesús nos llama a vivir en la luz.

“Porque yo vivo, y vosotros también viviréis” (v. 19). “El tema…de la vida de Jesús como base y fuente de la vida cristiana es común en la doctrina del Nuevo Testamento (Rom. v. 10; I Cor xv 22)” (Brown, 646).

“En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros” (v. 20). Anote la relación fuertemente entretejida entre el Padre, el Hijo, y aquéllos que permanecen en Cristo. En su oración sacerdotal que seguirá a continuación, Jesús rezará, “Mas ruego… que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste. Y yo, la gloria que me diste les he dado; para que sean una cosa, como también nosotros somos una cosa. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean consumadamente una cosa; que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado, como también á mí me has amado” (17:20-23).

JUAN 14:21. LA BENDICIÓN LOS QUE AMAN A CRISTO

21El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré á él.

“Las primeras dos líneas de v. 21 repiten v. 15 de manera inversa, y demuestran que el amor y el cumplir los mandamientos son solo dos aspectos diferentes del mismo modo de vida” (Brown, 646).

Preferimos pensar del amor de Dios como incondicional, pero este versículo establece dos condiciones para recibir el amor del Padre – cumplir los mandamientos de Jesús y amar a Jesús – dos condiciones tan interdependientes que Jesús las une como si fueran una. Aquéllos que aman a Jesús cumplirán con sus mandamientos. Dios y Jesús aman a los que aman a Jesús y cumplen sus mandamientos, y el Hijo promete revelarse a ellos (véase también 3:16-18).

La iglesia, en su mejor momento, es una comunidad de amor, y ese amor le da gran poder. Al hacerse una comunidad de amor, la iglesia persuade al mundo del amor de Dios. Ningún argumento lógico tiene el poder de persuadir que tiene un acto de caridad. El amor de Cristo y el amor de los demás le dan a la iglesia gran poder. No podemos meter el kosmos en la fe por medio de discusión pero, a menudo, es posible amar al kosmos hasta meterlo dentro de la fe. La obediencia al mandamiento de amar, entonces, es el sine quae non – “sin el cual, nada” – de ser discípulo.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Barclay, William, The Daily Study Bible, “The Gospel of John,” Vol. 2 (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1955)

Beasley-Murray, George R., Word Biblical Commentary: John (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1999)

Bergent, Dianne and Fragomeni, Richard, Preaching the New Lectionary, Year A (Collegeville: Liturgical Press, 2001)

Brown, Raymond, The Anchor Bible: The Gospel According to John XIII-XXI (Garden City: Doubleday, 1970)

Bruce, F. F., The Gospel of John (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1983)

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R. and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Burridge, Richard A., in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The Third Readings: The Gospels (Grand Rapids: Eerdmans, 2001)

Carson, D. A., The Pillar New Testament Commentary: The Gospel According to John (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1991)

Craddock, Fred R.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)
Howard, Wilbert F. and Gossip, Arthur John, The Interpreter’s Bible, Volume 8 (Nashville: Abingdon, 1952)

Lathrop, Gordon, Proclamation 6: Easter, Series A (Minneapolis: Fortress Press, 1995)

Moloney, Francis J., Sacra Pagina: The Gospel of John (Collegeville: The Liturgical Press, 1998)

Morris, Leon, The New International Commentary on the New Testament: The Gospel According to John (Revised) (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1995)

O’Day, Gail R., The New Interpreter’s Bible, Volume IX (Nashville: Abingdon, 1995)

Sloyan, Gerald, “John,” Interpretation (Atlanta: John Knox Press, 1988)

Smith, D. Moody, Jr., Abingdon New Testament Commentaries: John (Nashville: Abingdon, 1999)

Williamson, Lamar, Jr., Preaching the Gospel of John: Proclaiming the Living Word (Louisville: Westminster John Knox Press, 2004)

Copyright 2005, 2010, Richard Niell Donovan