Josué 5:9-122017-03-22T04:45:52+00:00

Comentario (Estudio de la Biblia)


Josué 5:9-12

 

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

COMENTARIO (Estudio de la Biblia):

EL CONTEXTO:

Este libro empieza con la muerte de Moisés (1:1).  Dios entonces manda a Josué cruzar el Río Jordán con toda la gente para ocupar “la tierra que yo les doy a los hijos de Israel” (1:2).  El libro termina con la muerte y el entierro de Josué (24:29-33).  La parte de en medio relata la historia de Israel conquistando a los habitantes de la tierra y dividiendo la tierra entre las tribus de Israel.

Capítulo 2 habla de los espías que Israel mandó a Jericó, y de Rahab, la mujer que les ayudó.  Esto es importante, particularmente porque Rahab, una cananea, aparece en la genealogía de Jesús (Mateo 1:5).

Capítulo 3 relata como cruzaron el Río Jordán – de la misma manera que el pueblo de Israel había cruzado el Mar Rojo hacía muchos años.  Capítulo 4 habla del monumento que Israel construyó después de cruzar el Jordán.

Capítulo 5 dice que los corazones de los amorreos y cananeos desfallecieron de temor al ver que Israel había cruzado el Río Jordán (5:1).  Este es un momento decisivo – un momento en el que pronto se logrará la meta de vivir en la Tierra Prometida – y un momento en el cual Israel goza de arranque militar.  La gente local ha sido sorprendida y teme.  Si Israel se puede mover tan rápidamente para vencerles, Israel ganará el premio.

Pero el Señor manda a Josué que haga cuchillos de piedra y que los hombres israelitas sean circuncidados (5:2 y continuación), y Josué lo hace.  Dios había establecido la circuncisión como requisito del pacto que antes había hecho con Abraham (Génesis 17:9-14).  No se nos dice por qué estos hombres judíos todavía no habían sido circuncidados.  Aparentemente, durante el trayecto por el desierto no se hicieron circuncisiones.

En este momento la circuncisión es un requisito extraordinario, ya que se trata de una cirugía debilitadora.  Estos hombres pueden esperar estar fuera de acción varios días, quizá semanas después de la operación.  Al cumplir con este requisito, conceden a los habitantes de la tierra tiempo para planear su defensa.  Parece que un éxito garantizado se tornará en una derrota segura.  No obstante, su esperanza no viene de su propia fuerza militar.  Su esperanza es que el Señor, que les ha liberado de su esclavitud en Egipto y que proveyó por ellos en el desierto, todavía les concederá la victoria.  Esta circuncisión, por lo tanto, pone a prueba la fe de Israel.  Al obedecer la orden de Dios, ponen su esperanza para el futuro firmemente en manos de Dios.

La circuncisión también es significante porque es un requisito para poder observar la Pascua, que Israel celebrará empezando en versículo 10 (Éxodo 12:43-49).

Josué 5:9. HOY HE QUITADO DE VOSOTROS EL OPROBIO DE EGIPTO

9Y Jehová dijo a Josué: Hoy he quitado (hebreo: galal) de vosotros el oprobio de Egipto; por lo cual el nombre de aquel lugar fue llamado Gilgal, hasta hoy.

“Y Jehová dijo a Josué: Hoy he quitado (galal) de vosotros el oprobio de Egipto” (v. 9a).  Este texto no explica lo que quiere decir “el oprobio de Egipto,” pero es muy probable que la frase se refiera a los muchos años que Israel pasó de servidumbre en Egipto.  Uno podría pensar que el Éxodo ya debía haber eliminado el oprobio de Egipto, pero aparentemente no es así.  Quizá era porque Israel aún no tenía donde asentarse.  Ahora sí.

“por lo cual el nombre de aquel lugar fue llamado Gilgal, hasta hoy” (v. 9b).  Gilgal está cerca del Río Jordán, al este de Jericó.  El nombre Gilgal es un juego de palabras con galal, que significa quitar.

Josué 5:10-12. CELEBRARON LA PASCUA

10Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la tarde, en los llanos de Jericó. 11Al otro día de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo día espigas nuevas tostadas. 12Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año.

“Y los hijos de Israel acamparon en Gilgal, y celebraron la pascua a los catorce días del mes, por la tarde, en los llanos de Jericó” (v. 10).  Antes, con la institución de la primera Pascua, el Señor anticipó el día cuando Israel entraría en la Tierra Prometida.  En aquella ocasión, el Señor le dijo a Israel que observara la Pascua cuando “Jehová te hubiere metido en la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del heveo y del jebuseo, la cual juró a tus padres que te daría, tierra que destila leche y miel” (Éxodo 13:5).

Durante la primera Pascua, el Señor estableció el día catorce del mes de Abib (el mes hebreo que equivale a nuestro marzo o abril) como el día para celebrar la Pascua (Éxodo 12:3-6).

“Al otro día de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo día espigas nuevas tostadas” (v. 11).  La transición de la vida en el desierto a una vida en la Tierra Prometida se marca con un cambio en la dieta.  “Panes sin levadura y espigas nuevas tostadas” son “fruto de la tierra” a la que han llegado.

Pan sin levadura, claro, es comida de Pascua (Éxodo 12:8, 15, 17, 20, 39; Levítico 23:6-8).  Espigas tostadas, sin embargo, serían una delicadeza para gente que lleva cuarenta años en el desierto y está acostumbrada a comer maná (véanse Números 11:4-6).  Pan sin levadura y espigas tostadas son “alimentos de circunstancias desordenadas, cuya preparación era fácil bajo la presión del tiempo… Los israelitas tendrían tiempo de sobra en los próximos años para disfrutar de todos los productos variados que Canaán tenía que ofrecer, pero en esta ocasión el énfasis está en una consumición rápida” (Howard, 153).

“Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra; y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná, sino que comieron de los frutos de la tierra de Canaán aquel año” (v. 12).  Maná había sido la provisión milagrosa del Señor para los israelitas en el desierto.  Llegaba con el rocío cada mañana y los israelitas podían recoger tanto como necesitaran para cada día.  Sin embargo, no se les permitía guardarla hasta el próximo día.  De hacerlo, el maná se estropeaba.

Cuando los israelitas empiezan a comer los productos de la tierra, el maná cesa de llegar.  Ya no es necesaria.  “Dios sustituye un milagro por otro igualmente maravilloso” (Tucker, 155).

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, de dominio público, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html.  Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAPHY:

Butler, Trent C., Word Biblical Commentary: Joshua, Vol. 7 (Dallas: Word Books, Publisher, 1984)

Coote, Robert B., The New Interpreters Bible: Joshua, Vol. II (Nashville: Abingdon Press, 1998)

Creach, Jerome F. D., Interpretation: Joshua (Louisville:  John Knox Press, 2003)

Creach, Jerome F. D., The Old Testament Library: Joshua, (Louisville: John Knox Press, 2003 )

Harris, J. Gordon, in Harris, J. Gordon, Brown, Cheryl A., and Moore, Michael S., New International Biblical Commentary: Joshua, Judges, Ruth (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, Inc., 2000)

Hess, Richard S., Tyndale Old Testament Commentaries: Joshua, Vol. 6 (Downers Grove, Illinois:  Inter-Varsity Press, 1996)

Howard, David, Jr., New American Commentary: Joshua (Broadman & Holman Publishers, 1998)

Huffman, John A., Jr., The Preacher’s Commentary: Joshua (Nashville:  Thomas Nelson, Inc., 1986)

Lias, J.J., The Pulpit Commentary:  Deuteronomy, Joshua and Judges, “Joshua,” Vol. III (Peabody, MA: Hendrickson Publishers, no date)

Longman, Tremper III, in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

Newsome, James D. in Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; McCann, J. Clinton; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–Year C (Louisville: Westminster John Knox Press, 1994)

Tucker, Gene M. in Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holliday, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, C (Valley Forge: Trinity Press, 1994)

Woudstra, Marten H., The New International Commentary on the Old Testament: The Book of Joshua(Grand Rapids:  William B. Eerdmans Publishing Company, 1981)

www.lectionary.org

Copyright 2015, Richard Niell Donovan