Hechos 17:22-312017-03-22T04:45:26+00:00

PASAJE BÍBLICO

Hechos 17:22-31

RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller


EXÉGESIS:

EL CONTEXTO:

Este es el Segundo Viaje de Misionero de Pablo (49-52 D.C.) que se relata en Hechos 15:30 – 18:21 (véase Hechos 13-14 para leer de su Primer Viaje de Misionero y Hechos 18:22 – 21:16 para leer de su Tercer Viaje de Misionero). Recientemente, Pablo y Silas han estado en Tesalónica, donde su predicar ha provocado una revuelta (17:1-9), y en Berea, donde fueron recibidos de manera más favorable. No obstante, los Judíos de Tesalónica, sabiendo que Pablo y Silas estaban en Berea, mandaron representantes para oponerse a Pablo y a Silas. Los creyentes de Berea “enviaron á Pablo que fuese como á la mar; y Silas y Timoteo se quedaron allí. Y los que habían tomado á cargo á Pablo, le llevaron hasta Atenas; y tomando encargo para Silas y Timoteo, que viniesen á él lo más presto que pudiesen, partieron” (17:14-15).

“Y esperándolos Pablo en Atenas, su espíritu se deshacía en él viendo la ciudad dada á idolatría” (17:16).

Pablo pasa su tiempo debatiendo. A los griegos les encanta un buen debate, entonces, llevaron a Pablo al Areópago para que compartiera su nueva doctrina con las multitudes allí reunidas. Los atenienses están orgullosos de su capacidad intelectual y disfrutan oyendo nuevas ideas (17:21).

El sermón de Pablo en el Areópago es el mejor ejemplo en el Nuevo Testamento de su predicación a los gentiles. “El único otro ejemplo es el breve sermón en Listra (14:15-17) que es casi un precis (una versión condensada) de éste” (Polhill, 365).

En este sermón, Pablo menciona varias cosas con las que los atenienses estarían de acuerdo. Hay tantas en la primera parte del sermón que eruditos debaten si su sermón se basaba principalmente en escritura hebrea o en filosofía griega. La respuesta es que todo lo que dijo se basaba en la escritura hebrea y en sus experiencias personales con el Cristo resucitado. Lo mucho que Pablo conecta con filosofía griega nos sirve de ejemplo de cómo se adapta un sermón para un grupo en particular. Pablo lo hace como un experto y transmite su mensaje sin ninguna referencia comprometedora.

HECHOS 17:22-23: EN TODO OS VEO COMO MÁS SUPERSTICIOSOS

22Estando pues Pablo en medio del Areópago (griego: Areiou Pagou – colina de Ares), dijo: Varones Atenienses, en todo os veo como más supersticiosos (griego: deisidaimonesterous – de deisidaimon);23Porque pasando y mirando vuestros santuarios (griego: sebasmata), hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: Al DIOS NO CONOCIDO. Aquél pues, que vosotros honráis sin conocerle, á éste os anuncio yo.

“Estando pues Pablo en medio del Areópago” (Areiou Pagou – colina de Ares) (v. 22a). Los oradores que aparecían ante el concejo se quedaban de pie, igual que se hace hoy cuando se da un discurso.

El Areópago es una colina cerca de la Acrópolis donde se reunía el concejo ateniense. Allí, el concejo no solo declara sentencia sobre cuestiones legales, pero filósofos griegos también se reunían allí para debatir. Es un lugar donde se reúnen multitudes para disfrutar de un poco de debate intelectual.

La palabra Areópago se refiere al concejo y también a la colina. Cuando Lucas dice que Pablo se puso de pie ante el Areópago, seguramente quería decir que se puso de pie ante el concejo.

“Varones Atenienses, en todo os veo como más supersticiosos” (deisidaimonesterous – dedeisidaimon) (v. 22b). Pablo elige sus palabras con cuidado. Deisidaimon puede significar “muy religioso” (en sentido positivo), pero también puede significar “muy supersticioso” (en sentido negativo). Ya que Pablo quiere que esta multitud reaccione de manera positiva a su discurso, quiere que oigan esta palabra en el sentido de “muy religioso” (positivo). No obstante, Lucas nos ha dicho que el espíritu de Pablo “se deshacía en él viendo la ciudad dada á idolatría” (17:16). Por eso, podemos estar seguros de que Pablo oye esta palabra en su sentido negativo.

“Porque pasando y mirando vuestros santuarios (sebasmata), hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: Al dios no conocido” (v. 23a). Pablo ha hecho su tarea bien. Mientras caminaba por Atenas, observó diversos ídolos y otros aspectos de la vida ateniense. Ahora, Pablo trata de conectar con los atenienses donde están para guiarles hacia donde deben ir. Esta mención de un Dios no conocido prepara el camino para que pueda hablar de su Dios conocido.

¿Por qué erguirían los atenienses un altar a un dios desconocido? Quizá era una manera de decir, “no queremos que ningún dios se sienta excluido” – pero es más probable que fuera una manera de asegurarse de que no ofendían a ningún dios que pudiera tomar represalias y hacerles daño.

Pero este altar para un dios desconocido muestra su ignorancia – dado el orgullo que tienen de sus capacidades intelectuales, esto es irónico.

“vuestros santuarios” (sebasmata) (v. 23a). Este es otro ejemplo de la capacidad de Pablo para usar palabras. Aunque judíos entenderían esta palabra con una connotación negativa, para este público ateniense no sería así (Chance, 309).

“Aquél pues, que vosotros honráis sin conocerle, á éste os anuncio yo” (v. 23b). Al erguir un altar a un dios desconocido, los atenienses reconocen que existe la posibilidad de la existencia de un dios significante al cual ignoran. Ahora Pablo les dice que él les enseñará este Dios – el Dios que desconocen.

HECHOS 17:24-25: DIOS HIZO EL MUNDO Y TODAS LAS COSAS QUE EN ÉL HAY

24El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como sea Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos de manos, 25Ni es honrado con manos de hombres, necesitado de algo; pues él da á todos vida, y respiración, y todas las cosas.

“El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, éste, como sea Señor del cielo y de la tierra” (v. 24a). Esta declaración está enraizada en Génesis 1-2 y en otras escrituras hebreas que tienen que ver con la creación.

Este es un tema en que filósofos griegos no estarían de acuerdo. Algunos creían que los dioses tuvieron un papel en la creación, pero otros veían al mundo creado (el sol, la luna, las estrellas, etcétera) como dioses en si.

Pero hasta el punto que Pablo pueda hacerles ver que Dios es creador de todo lo que existe, el resto de su sermón partirá de ahí.

“no habita en templos hechos de manos” (v. 24b). Si Dios es creador de todo (v. 24a), entonces este gran Dios no toleraría ser limitado a un pequeño templo “hecho de manos.” Este también es un tema en que filósofos griegos diferían. Algunos aceptaban la validez de los templos, pero otros, como Euripides, reconocían que los dioses no podrían ser limitados a los templos (Bock, 565; Polhill, 373).

“Ni es honrado con manos de hombres, necesitado de algo” (v. 25a). Para la mayoría de los griegos no sería difícil concordar con esta idea. Aunque reconocen que sus dioses son limitados por naturaleza – no como el pueblo judío entiende a Yahvé – de todos modos pensarían que sus dioses son superiores a las personas y que no necesitan de nada que personas humanas les puedan dar. De todos modos, sentirían la obligación de rendir homenaje a sus dioses para no imponerse algún desastre.

“pues él da á todos vida, y respiración, y todas las cosas” (v. 25b). De nuevo, Pablo vuelve a hablar de Dios como creador (véase v. 24a). Dios no solo creó el universo, pero también creó a las personas y les dio vida. Un Dios lo bastante grande para dar vida no puede, al mismo tiempo, ser tan pobre que necesita de lo que manos humanas le puedan dar.

VERSÍCULOS 26-27: DE UNA SANGRE HA HECHO TODO EL LINAJE DE LOS HOMBRES

26Y de una sangre ha hecho todo el linaje (griego: henos – uno) de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los términos de los habitación de ellos; 27Para que buscasen á Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen; aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros.

“Y de una sangre ha hecho todo el linaje (henos – uno) de los hombres” (v. 26a). Una traducción literal sería “de uno” – no hay una palabra griega en el texto para “sangre.” Sin embargo, los griegos interpretarían esta palabra como “de un hombre” o “de una persona” o “de un linaje.”

Seguramente, Pablo quiere usar esta expresión para referirse a Adán – el humano original. Pero este público griego no estaría muy enterado de las escrituras hebreas, entonces, aunque Pablo sabe que no entenderían el significado de esta alusión, decide no rellenar los detalles.

“para que habitasen sobre toda la faz de la tierra” (v. 26b). De nuevo, esta idea está muy enraizada en la escritura hebrea.

Esto sería difícil de aceptar para los griegos, porque se creen inherentemente superiores a los demás. Si todos los humanos descienden de un solo linaje, sería difícil defender su superioridad.

“y les ha prefijado el orden de los tiempos” (v. 26c). Esto podría tener varios significados. Se puede referir a las estaciones del año. Se puede referir a una gente en particular que vivió durante un tiempo particular. También se podría referir a los periodos de tiempo ocupados por varias naciones – la ascensión y la caída de imperios. O podría significar todos de éstos.

Pero no es necesario comprender esta frase de una manera en particular. Lo importante aquí no es el significado de “los tiempos,” sino el hecho de que Dios es el que toma esas decisiones.

“y los términos de los habitación de ellos” (v. 26d). Otra vez, esto podría tener varios significados. Podría ser la división de la tierra en zonas habitables e inhabitables. Podría referirse a fronteras nacionales. Pero, de nuevo, lo importante no es el significado exacto de “los términos,” sino que Dios es el que los establece.

“Para que buscasen á Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen” (v. 27a). El propósito de Dios es que gente le busque. Sin embargo, el sentido de este versículo refleja que ellos pueden palpar con incertidumbre – que extiendan las manos en la oscuridad. Esto es lo que los atenienses han estado haciendo con sus muchos ídolos. Han estado palpando en busca de Dios, esperando encontrarle – esperando aplacarle – esperando mantenerle contento – deseando evitar su ira. Pero tienen un problema – sus dioses son solamente sombras de su imaginación.

Pero al palpar – al buscar a Dios – en algunos casos se les abrirá el corazón para recibir al Dios que Pablo les quiere revelar aquí.

“aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros” (v. 27b). Esta es otra parte de lo que Pablo dice que estos griegos podrían apreciar, por lo menos en un sentido. Pueden sentir que sus dioses están cerca (a fin de cuentas, creen que habitan en los templos locales). Sin embargo, también se darían cuenta de que su entendimiento de Dios tiene sus fallos.

Pablo puede decir que Dios “no está lejos de cada uno de nosotros,” porque Dios se ha revelado al pueblo hebreo durante muchos siglos – y Pablo ha experimentado personalmente la presencia del Cristo resucitado cuando estaba en camino a Damasco. Pablo entiende que Dios le ha concedido el don del Espíritu Santo para que Dios habite dentro de él. Sabe que este tipo de regalo – esta cercanía – también es posible para los atenienses. Solo tienen que creer – aceptar el regalo.

HECHOS 17:28-29: EN ÉL VIVIMOS, Y NOS MOVEMOS, Y SOMOS

28Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también. 29Siendo pues (griego: oun – por lo tanto) linaje de Dios, no hemos de estimar la Divinidad ser semejante á oro, ó á plata, ó á piedra, escultura de artificio ó de imaginación de hombres.

“en él vivimos, y nos movemos, y somos” (v. 28a). Eruditos debaten si esta frase viene de uno de los filósofos griegos. Chance lo atribuye a Séneca (Chance, 311). Faw y Rogness lo atribuyen a Epimenides de Creta (Rogness, 584). Bock dice que “parece referirse a ideas paganas” (Bock, 568). Williams dice que “no se presenta (como poesía); ni tiene dicción o metro poético” (Williams, 307) – implicando que esta frase no viene de ninguna fuente griega.

La frase no viene de una escritura hebrea. No obstante, expresa con belleza la fe del pueblo judío y cristiano en que “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (Salmo 46:1) – y que Dios está con nosotros y vela por nosotros donde sea que estemos (Génesis 28:15).

como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también” (v. 28b). Eruditos están de acuerdo que esta frase viene del poeta griego, Aratus. De nuevo, Pablo utiliza lo que estos griegos ya saben para establecer una conexión con el Dios que no conocen. Utiliza esta cita de un poeta griego (que quiso decir que somos descendientes de Zeus) para establecer que Yahvé nos ha creado y que, por lo tanto, somos su linaje – sus hijos.

“Siendo pues linaje de Dios, no hemos de estimar la Divinidad ser semejante á oro, ó á plata, ó á piedra, escultura de artificio ó de imaginación de hombres” (v. 29). Si somos hijos de Dios, es lógico (y los griegos premian la lógica) que Dios no haya sido creado por arte humana. Imágenes de oro, plata, o madera, creadas por manos humanas, no pueden si quiera representar a Dios adecuadamente – mucho menos SER Dios.

“Los Estoicos estarían de acuerdo. Ellos también pensaban de idolatría como el fallo de la religión popular” (Polhill, 376).

HECHOS 17:30-31: DIOS AHORA DENUNCIA Á TODOS LOS HOMBRES QUE SE ARREPIENTAN

30Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia á todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan (griego: metanoein – de metanoeo): 31Por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar al mundo con justicia, por aquel varón al cual determinó; dando fe á todos con haberle levantado de los muertos.

“Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia” (v. 30a). Antes, cuando Pablo habló del altar al dios desconocido, quiso mostar que los griegos admitían su ignorancia. Ahora usa la palabra. Para entender su significado, debemos entender el orgullo que los griegos sienten por su aprendizaje y su filosofía. Piensan de los demás como bárbaros ignorantes, pero a sí mismos se consideran sofisticados y civilizados.

Los griegos tienen una decisión. Pueden ofenderse ante la acusación de Pablo, o pueden permitir que Pablo les ilumine acerca de Dios. La mayoría de ellos se ofenderá, pero puede ser que los que de verdad quieran aprender escuchen lo que Pablo quiere enseñarles.

“ahora denuncia á todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan” (metanoein – demetanoeo) (v. 30b). Ha salido un nuevo día. Dios se ha revelado en Jesús. Por medio de la resurrección, Dios ha validado el ministerio de Jesús. Dios es accesible y alguien a quien podemos conocer. Dios también ha hecho posible que su Espíritu habite en los que creen.

Entonces Dios, que en un momento no prestaba atención a la ignorancia, ahora requiere “á todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan.” La palabra griega metanoeo (arrepentirse), es una combinación de dos palabras griegas – meta (que usado con otra palabra, como aquí, significa cambio) ynous (mente). Entonces, metanoeo significa un cambio en la manera de pensar – pasar de una manera de pensar a otra.

Los griegos creían que un cambio en la manera de pensar sería seguido, naturalmente, por un cambio en el comportamiento (ya que creencias determinan el comportamiento). Esto difiere un poco de muchas otras disciplinas sicológicas que hoy enfatizan los sentimientos como el factor que determina comportamiento – es decir, que para cambiar el comportamiento primero debemos “ponernos en contacto” con nuestros sentimientos. De todos modos, durante las últimas décadas ha habido un impulso para estudiar si las creencias constituyen el factor que determina las acciones de uno. La creencia constituye el primer paso en el ciclo del comportamiento. Un cambio en la manera de pensar tiene el poder de cambiar ambos, los sentimientos y las acciones.

Entonces Pablo les pide a estos griegos que cambien su manera de pensar – que pasen de una creencia en ídolos y dioses desconocidos, a una creencia en el Dios que creó todo.

“Por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar al mundo con justicia, por aquel varón al cual determinó” (v. 31a). Pablo, que en mayor parte ha estado hablando de cosas que la multitud griega pueda reconocer, ahora pasa a un tema menos conocido – el día del juicio y de la resurrección de Jesucristo. Al hacer esto, arriesga perder la atención de su público – pero de no hacerlo, su sermón no tendría ningún propósito.

Este versículo dice que Dios ha preparado el día de juicio. El mundo será juzgado con justicia. Dios ha escogido un hombre (Jesucristo) para llevar a cabo este juicio. Pablo no dice cuándo ocurrirá.

“juzgar al mundo con justicia” (v. 31a). En las escrituras hebreas, juicio (hebreo: mispat) y justicia (hebreo: sedeq) están estrechamente ligados. Dios es el juez (Génesis 18:25) que castiga a los malvados (Deuteronomio 8:19-20) y premia a los justos (Éxodo 20:6; Levítico 25:18; 26:3 ff.).

Pero ambos el Antiguo y el Nuevo Testamento hablan de la venida del Día del Señor, un evento escatológico (del final del tiempo) que traerá el juicio de los culpables y la libertad de los fieles. Hay varias referencias al Día del Señor en los profetas (Isaías 13:6, 9; Jeremías 46:10; Ezequiel 13:5; 30:3; Joel 1:15; 2:1, 11, 31; 3:14; Amos 5:18, 20; Abdías 1:15; Sofonías 1:7, 14; Malaquías 4:5). La mayor parte de estas referencias se enfocan en la ira de Dios, pero algunas también incluyen un rasgo de vindicación.

En el Antiguo Testamento (especialmente en Isaías), la justicia tiene más que ver con relaciones correctas que con la adherencia a la ley del Tora. La obediencia de la ley es importante, pero solo si va acompañada por una verdadera devoción a Yahvé – como la que nace del amor hacia Yahvé. Si una persona tiene una relación correcta con Yahvé, esa persona también tendrá buenas relaciones con los demás, particularmente con gente vulnerable como las viudas, los huérfanos, y los pobres. La ley tiene provisiones especiales para cuidar de estas personas (Levítico 22:13; Deuteronomio 14:28-29; 16:10-11, 14; 24:17-22; Isaías 1:17), pero aquéllos que siguen la ley al pie de la letra en lugar de aumentar su devoción a Yahvé, están dispuestos a olvidar sus obligaciones hacia los desafortunados (Isaías 1:23; Ezequiel 22:7; Job 22:9; 24:21; Salmo 94:6).

Jesús nos dijo lo que podemos esperar el Día del Juicio. Dijo que el resultado dependerá de nuestra justicia, la cual mostramos a través del apoyo que les damos a los desafortunados (Mateo 25:31-46).

En sus Epístolas, Pablo habla del juicio. Aconseja disciplinar al creyente errante “porque el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús” (1 Corintios 5:5). Advierte que “el día del Señor vendrá como ladrón de noche” (1 Tesalonicenses 5:2).

dando fe á todos con haberle levantado de los muertos” (v. 31b). Esto demuestra lo que Pablo ha estado diciendo. Al resucitar a Jesús de la muerte, Dios demostró su victoria sobre la muerte – la victoria que ha prometido a los creyentes.

Pablo (entonces conocido como Saulo) sabe que Jesús resucitó de la muerte, porque él mismo se encontró con Jesús resucitado en camino a Damasco (9:3-6). Desafortunadamente, este público aún no ha experimentado al Cristo resucitado y, por eso, no está tan dispuesto a creer. Algunos se burlan cuando Pablo habla de la resurrección, pero otros escuchan (17:32).

“Y así Pablo se salió de en medio de ellos. Mas algunos creyeron, juntándose con él; entre los cuales también fue Dionisio el del Areópago, y una mujer llamada Dámaris, y otros con ellos” (17:33-34). “Pasadas estas cosas, Pablo partió de Atenas, y vino á Corinto” (18:1). Atenas solo se menciona una vez más en el Nuevo Testamento (1 Tesalonicenses 3:1).

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Barclay, William, Daily Study Bible: Acts, (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1976)

Bock, Darrell L., Baker Exegetical Commentary on the New Testament: Acts (Grand Rapids: Baker Academic, 2007)

Bruce, F. F., The New International Commentary on the New Testament: The Book of Acts (Revised)(Grand Rapids: William B Eerdmans Publishing Company, 1988)

Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV––Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Faw, Chalmer E., Believers Church Bible Commentary: Acts, (Scottdale, Pennsyvania: Herald Press, 1993)

Fernando, Ajith, The NIV Application Commentary: Acts (Grand Rapids: Zondervan, 1998)

Gaventa, Beverly Roberts, Abingdon New Testament Commentaries: The Acts of the Apostles (Nashville: Abingdon Press, 2003)

Polhill, John B., New American Commentary: Acts, Vol. 26 (Nashville: Broadman Press, 1992)

Rogness, Michael, in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

Soards, Marion L., The Speeches in Acts (Louisville: Westminster/John Knox Press, 1994)

Walaskay, Paul W., Westminster Bible Companion: Acts (Louisville: Westminster John Knox Press, 1998)

Wall, Robert W., The New Interpreter’s Bible: Acts, Romans, I Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

Williams, David J., New International Biblical Commentary: Acts (Paternoster Press, 1995)

Willimon, William H., Interpretation: A Bible Commentary for Teaching and Preaching: Acts (Atlanta: John Knox Press, 1988)

www.sermonwriter.com

www.lectionary.org

Copyright 2011, Richard Niell Donovan