Filipenses 4:1-92017-03-22T04:45:24+00:00

PASAJE BÍBLICO

Filipenses 4:1-9

RECURSOS PARA PREDICAR

Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

 

EXÉGESIS:

EL CONTEXTO:

La primera palabra de capítulo 4 – la palabra griega hoste (para que, entonces, por lo tanto) – conecta capítulos 3 y 4. En capítulo 3, Pablo habló más que nada de su propia situación. En capítulo 4, se dirige a la situación de la iglesia local filipense.

En capítulo 3, Pablo estableció lo siguiente:

• Las cosas que para él fueron importantes en el pasado ahora las considera basura en comparación a la seguridad que ahora siente en su salvación, gracias a su fe en Cristo. Su único enfoque ahora es conocer a Cristo y la fuerza de su resurrección para que algún día él también pueda experimentar la resurrección (3:8-11).

• No da por hecho que ya ha logrado el “premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús” (3:14), pero sigue moviéndose adelante en dirección a ese premio. Clama ante los cristianos filipenses que “esto mismo sintamos” (3:15) – una frase que repite en nuestra lección del Evangelio (4:2).

• Llama los cristianos filipenses “hermanos” o “hermanos y hermanas” (griego: adelphoi) (3:17) – y lo repite en nuestra lección del Evangelio (4:1).

• Les dice: “sed imitadores de mí y mirad los que así anduvieren como nos tenéis por ejemplo” (3:17) para que no copien los “enemigos de la cruz de Cristo” (3:18), cuyo “fin será perdición” y cuyo “dios es el vientre” y cuya “gloria es en confusión” – ya que “sienten lo terreno” (3:19).

• Al contrario de los “enemigos de la cruz de Cristo” (3:18), “nuestra vivienda es en los cielos; de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (3:20).

• Pablo mantiene la promesa que Jesús “transformará el cuerpo de nuestra bajeza, para ser semejante al cuerpo de su gloria, por la operación con la cual puede también sujetar á sí todas las cosas” (3:21).

Ya con esta base establecida, Pablo dice “¡ASÍ QUE!” (4:1). Nuestra lección del Evangelio para esta semana continúa.

FILIPENSES 4:1: ESTAD ASÍ FIRMES EN EL SEÑOR

1ASÍ que (griego: hoste – para que, entonces, por lo tanto), hermanos (griego: adelphoi) míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados.

“ASÍ que (hoste), hermanos” (adelphoi) (v. 1a). Véanse arriba los comentarios de la palabra hoste en la sección de “El contexto.”

La palabra griega adelphoi aparece varias veces en esta epístola (1:14; 3:1, 17). Es una palabra masculina, entonces una traducción directa es “hermanos.” La NRSV, que intenta mantener lenguaje inclusivo, traduce la palabra como “hermanos y hermanas.” Esta traducción es apropiada, dada la importancia de las mujeres en la iglesia filipense. Cuando Pablo llegó a Filipo, su primera congregación fue un grupo de mujeres, y su primer converso fue Lidia (Hechos 16:13-15). En 4:2 habla directamente con Euodias y Syntychê – dos mujeres. Las mujeres eran una parte importante de la iglesia filipense, igual que hoy son parte importante de la iglesia actual.

“míos amados y deseados, gozo y corona mía” (v. 1b). Estas palabras son cariñosas – amados – deseados – gozo (v. 1b) – amados (v. 1c). Reflejan el profundo afecto que Pablo siente por los cristianos filipenses, quizá el amor más profundo que siente hacia cualquiera de las iglesias que ha fundado.

“gozo y corona mía” (v. 1b). La mayoría de pastores ha tenido alguna experiencia en la que ha tenido un impacto significante y positivo en la vida de otra persona. Recordar esos momentos es un gozo. Permítame darle un ejemplo de mi propio ministerio.

Durante los primeros años de la década de 1970, yo era Capellán en el Ejercito de los Estados Unidos en una unidad de defensa aérea destinada cerca de Miami. Aprendí que nuestra unidad militar disponía de algún dinero que podría usar para hacer un retiro religioso, entonces organicé un fin de semana en un buen motel en Florida Keys (era temporada baja y nos dieron buen precio). Al visitar nuestras instalaciones tácticas, aprovechaba para mencionar el retiro y mostraba fotos del atractivo lugar que había escogido para el retiro. Un soldado joven que apenas se había unido a la unidad me dijo, “¿Puedo ir?” Le aseguré de que sí podía ir, siempre que tuviera el permiso de su supervisor. Entonces me preguntó si su mujer también podría ir. Su tono de voz me hizo pensar que creía que era demasiado bueno para ser verdad. Le aseguré que su mujer también podía participar.

Pete y Carol vinieron al retiro. La primera noche, mientras estábamos todos sentados en círculo discutiendo temas de la fe, Pete comentó que tenía verdaderos problemas con Dios. Su abuela era una cristiana muy devota, pero había llevado una vida muy dura. ¿Cómo podía Dios permitir algo así?

Todos permanecimos sentados mirándonos los zapatos, esperando que alguien saliera con una buena respuesta. Por fin, otro soldado joven dijo, “Pete, ¿y tu abuela? ¿Es una persona feliz?” Pete contestó que su abuela sí era una persona muy feliz a pesar de las muchas pruebas que había sufrido. Entonces el joven dijo, “Quizá ahí está la respuesta, Pete. Dios no le dio una vida fácil, pero sí le dio una vida feliz.”

Esa era la respuesta que Pete necesitaba oír. Ese fin de semana, Pete y su esposa se hicieron cristianos. La próxima vez que les vi, ya estaban ofreciendo estudios bíblicos en su apartamento. Pete volvió a alistarse para poder trabajar como ayudante de capellán.

Eso ocurrió hace cuarenta años, pero aún me hace feliz recordar a Pete y Carol. Lo único que hice fue organizar el retiro. El Espíritu Santo (y aquel soldado joven que preguntó si la abuela de Pete era feliz) hicieron lo demás. Pienso de Pete y Carol como mi “Timoteo” – y, de hecho, son mi gozo.

Pablo también se refiere a los cristianos filipenses como su corona. En concursos atléticos de aquel día, oficiales entregaban al ganador una corona de laurel. Esa corona era una posesión deseada porque mostraba a todo el mundo que se había ganado el premio. Cuando Pablo dice que los cristianos filipenses son su corona, está diciendo que su fe rinde testimonio a la eficacia de su ministerio. Son marca y símbolo de sus logros en Filipo. Son su premio por un trabajo bien hecho.

“estad así firmes en el Señor, amados” (v. 1c). Antes, Pablo les pidió a los cristianos filipenses que llevaran vidas dignas “del evangelio de Cristo; para que, ó sea que vaya á veros, ó que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio” (1:26). Ahora les dice “estad así firmes en el Señor.”

¿Qué significa estar “firmes en el Señor”? En el Sermón en el Monte, Jesús dijo, “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé á un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña; Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña” (Mateo 7:24-25). En este caso, para estar firme hay que escuchar las palabras de Jesús y llevarlas a cabo. Para los cristianos filipenses, escuchar las palabras de Pablo y llevarlas a cabo tendría prácticamente el mismo efecto.

FILIPENSES 4:2-3: TRABAJARON JUNTAMENTE CONMIGO EN EL EVANGELIO

2A Euodias ruego (griego: parakaleo), y á Syntychê exhorto (griego: parakaleo), que sientan lo mismo en el Señor. 3Asimismo te ruego también á ti, hermano compañero (griego: gnesie syzyge – verdadero compañero de yugo), ayuda á las que trabajaron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también, y los demás mis colaboradores, cuyos nombres están en el libro de la vida.

“A Euodias ruego (parakaleo), y á Syntychê exhorto (parakaleo), que sientan lo mismo en el Señor” (v. 2). La palabra parakaleo transmite un sentimiento de súplica. Le suplico a Euodias. Le ruego. Le exhorto. Le suplico a Syntychê. Le ruego. Le exhorto.

Pablo tiene cuidado de no ponerse de un lado u otro. Les pide a estas mujeres individualmente que dejen atrás su conflicto para poder ver cosas de la misma manera – y para que trabajen juntas en harmonía.

Estos versículos son el único sitio donde se mencionan a Euodia y Syntychê en el Nuevo Testamento. Versículo 2 nos dice que hay un problema – que Euodia y Syntychê no sienten “lo mismo en el Señor.” Versículo 3 nos dice que son mujeres – y que han trabajado de cerca con Pablo y Clemente y otros en el pasado. Esto es lo único que sabemos de ellas.

Pero este versículo nos demuestra que existía conflicto en la iglesia del primer siglo – y que Pablo quería resolver el conflicto para que los cristianos filipenses pusieran toda su energía en promover el Evangelio.

Para cristianos de hoy es importante entender esto. La mayoría de las iglesias experimentan conflicto de algún tipo. Existen por lo menos dos razones por ese conflicto:

• Primero, gente tiende a formar opiniones diversas – y para nosotros es fácil creer que tenemos razón y que los demás no la tienen.

• Segundo, la iglesia está en guerra con el kosmos – el mundo secular – el mundo que está opuesto a Dios. El mundo kosmos siempre está tratando de subvertir el Evangelio, convenciendo a cristianos que adopten los estándares del kosmos. Todos somos pecadores (Romanos 3:23), por eso a veces sucumbimos a los valores del kosmos.

“que sientan lo mismo en el Señor” (v. 2b). En su primera carta a la iglesia corintia, Pablo les pidió a los cristianos corintios que evitaran divisiones para “que no haya entre vosotros disensiones, antes seáis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (1 Corintios 1:10).

Esta es la cuarta vez en esta carta a los filipenses que Pablo utiliza esta terminología de “sentir lo mismo” o de “pensar igual.”

• Les pidió a los cristianos filipenses “que sintáis lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa” (2:2).

• Entonces les dijo, “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús” (2:5) – que se humilló para bajar del cielo y nacer de forma humana – y para morir en una cruz.

• Dijo, “Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos” (3:15).

Esto sugiere que la iglesia filipense tiene un grave conflicto. Euodia y Syntychê NO sienten lo mismo en ese momento. Deben enfrentar su conflicto de manera positiva para trabajar juntas en su obra cristiana.

Pero no es suficiente resolver el conflicto insistiendo que una u otra persona “se rinda a la otra.” Tampoco es suficiente votar para que una persona gane y la otra pierda. Pablo les pide a Euodia y Syntychê que “sientan lo mismo en el Señor.” Si el Señor está al frente de sus pensamientos, verán que caminan en la misma dirección – abogando por la misma cosa. Si el Señor rige sus corazones, encontrarán que es mucho más fácil tolerar sus diferencias uniéndose en la obra de la iglesia.

El hecho que Pablo no interviene directamente sugiere que los problemas entre Euodia y Syntychê no se tratan de doctrina. Si fueran problemas de doctrina, Pablo por seguro les enseñaría la doctrina correcta. Su palabra como apóstol conlleva gran autoridad.

“Asimismo te ruego también á ti, hermano compañero” (gnesie syzyge – verdadero compañero de yugo) (v. 3a). “Verdadero compañero de yugo” es una buena traducción – pero la frase “compañero de yugo” es arcaica y poca gente entiende lo que quiere decir.

En el tiempo de Pablo, se usaban yugos de madera para atar a dos animales para que trabajaran como un solo equipo. La palabra “yugo” se empezó a usar de manera metafórica para hablar de personas que trabajaban juntas. Un compañero de yugo, entonces, sería un compañero – una persona con quien compartir la carga del trabajo. En este caso, Pablo se dirige a alguien que en algún momento en el pasado ha sido su compañero de ministerio.

Pablo no dice quién es su compañero de yugo. Hay eruditos que piensan que seguramente era Lucas. En Filemón 24, Pablo identifica a Lucas como uno de sus compañeros de trabajo (synergoi) – una palabra de significado parecido a compañero de yugo (syzyge). También creemos que Lucas escribió el Evangelio de Lucas y el libro de Hechos. Si es así, los pasajes de “nosotros” en Hechos 16 (“Vinimos…” “Estuvimos en aquella ciudad algunos días”) sitúan a Lucas con Pablo en Filipo. Entonces leemos “navegamos de Filipo” en Hechos 20:6 – lo cual sugiere que quizá Lucas permaneciera en Filipo cuando a Pablo y Silas les pidieron abandonar la ciudad (Hechos 16:39).

“ayuda á las que trabajaron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también, y los demás mis colaboradores” (v. 3b). Sea quien sea el compañero de yugo de Pablo, Pablo le pide que ayude a Euodia y Syntychê a resolver cualquier dilema que exista entre ellas. Pablo muestra respeto por las dos mujeres anotando que “trabajaron juntamente conmigo en el evangelio.”

“con Clemente también, y los demás mis colaboradores” (v. 3b). No sabemos nada más de “Clemente y los demás colaboradores (de Pablo).” Clemente era un nombre común, entonces, querer identificarlo sería pura especulación.

“cuyos nombres están en el libro de la vida” (v. 3c). El libro de la vida se menciona varias veces en ambos el Antiguo y el Nuevo Testamento (Éxodo 32:32; Salmos 139:28; Daniel 7:10; Malaquías 3:16: Apocalipsis 3:5; 13:8; 17:8; 20:12-15; 21:27). El libro de la vida es donde aparecen los nombres de los redimidos. Es esta gente redimida – y solo ésta – la que gozará de la vida en el porvenir.

FILIPENSES 4:4-7: ¡GOZAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE!

4Gozaos en el Señor siempre: otra vez digo: Que os gocéis. 5Vuestra modestia sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca (griego: eggus). 6Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración (griego: proseuche) y ruego (griego: deesei), con hacimiento de gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento (griego: nous), guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús.

“Gozaos en el Señor siempre: otra vez digo: Que os gocéis” (v. 4). Hay varias referencias al verbo gozar en esta carta (1:18; 2:17-18, 28; 3:1; 4:10) – y la palabra “gozo” se repite frecuentemente (1:4, 25; 2:2; 2:29; 4:1). En este versículo, Pablo usa el verbo “gozar” dos veces para enfatizar su importancia.

El gozo es un tema común en ambos el Antiguo y el Nuevo Testamento. El pueblo de Dios da gracias porque ha experimentado la salvación en manos de Dios (Isaías 25:9) – porque goza del amor fiel de Dios (Salmo 90:14) o de la presencia de Dios (Salmo 16:9-11). El nacimiento del Salvador fue una ocasión para gozar (Lucas 2:10-11). Igual que una persona común y corriente puede gozar después de recuperar una oveja perdida o una moneda perdida o un hijo perdido, así también “habrá más gozo en el cielo de un pecador que se arrepiente, que de noventa y nueve justos, que no necesitan arrepentimiento” (Lucas 15:7). Debe ser obvio por estas citaciones que en las escrituras el gozo viene del amor y la lealtad de Dios.

Pablo ejemplifica este tipo de gozo al que llama a estos cristianos filipenses. A pesar de que escribe esta carta desde una celda, dice que goza – y que sigue gozando – en la proclamación del Evangelio (1:18). Les dice a los filipenses que él goza con ellos, y les invita a gozar con él (2:17-18).

La invitación de Pablo a estos cristianos filipenses para que gocen siempre en el Señor, recuerda a la llamada que hizo ante los cristianos tesalónicos cuando dijo, “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalónicos 5:16-18). Es importante anotar que Pablo no dice, “Dad gracias POR todo,” como si tuviéramos que estar agradecidos por nuestros adversarios. En cambio dice, “Dad gracias EN todo” – sabiendo que Dios nos ama y está presente con nosotros.

“Gozaos en el Señor siempre: otra vez digo: Que os gocéis” (v. 4). John Wesley dijo, “falsa piedad es la religión del demonio.” ¡Así es!

“Vuestra modestia (epieikes) sea conocida de todos los hombres” (v. 5a). ¿Qué significa serepieikes – modesto? No puede significar ser pasivo, porque Pablo incluye este tipo de modestia en su lista de calificaciones para ser un obispo (1 Timoteo 3:3). Un obispo puede ser pasivo al defender sus propios derechos, pero debe ser firme al defender los derechos de los demás – tanto como en la promoción de la fe.

Martin Luther King, Jr. viene a la mente. En un tiempo y lugar donde la ira se extendía por los dos lados de la situación racial y cuando la primera tendencia era la violencia, King aconsejaba una resistencia sin violencia. Era persistente – pero no violento. Entendía que no tenía que romper cabezas para obtener resultados. Es más, no podía haber logrado lo que hizo si hubiera aconsejado violencia.

“El Señor está cerca” (eggus) (v. 5b). La palabra eggus puede significar a mano (físicamente cerca) o escatológicamente inminente (cerca en el tiempo). Ambos significados son apropiados aquí. El Señor está presente con los cristianos filipenses para ayudarles a través de sus adversidades actuales. También, puede ser que Pablo espere que Jesús venga pronto de nuevo. Muchos en la temprana iglesia esperaban que Jesús volviera pronto, y Pablo también lo consideraba una posibilidad (1 Tesalónicos 5:1-11).

“Por nada estéis afanosos” (v. 6a). En el Sermón en el Monte, Jesús habló extensamente de la preocupación:

“Por tanto os digo: No os congojéis por vuestra vida, qué habéis de comer, ó que habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir: ¿no es la vida más que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni allegan en alfolíes; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros mucho mejores que ellas?

Mas ¿quién de vosotros podrá, congojándose, añadir á su estatura un codo? Y por el vestido ¿por qué os congojáis? Reparad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; Mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria fué vestido así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana es echada en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más á vosotros, hombres de poca fe?

No os congojéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos, ó qué beberemos, ó con qué nos cubriremos? Porque los Gentiles buscan todas estas cosas: que vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas habéis menester. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os congojéis por el día de mañana; que el día de mañana traerá su fatiga: basta al día su afán” (Mateo 6:25-34).

En este pasaje Jesús identifica causas comunes por la preocupación – la vida (supuestamente la longevidad), comida, bebida, y ropa. No dice que estas cosas no sean importantes. En vez, dice “vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas habéis menester” y podemos confiar que proveerá por nuestras necesidades (Mateo 6:32-33).

Jesús también advirtió “Mas los cuidados de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias que hay en las otras cosas, entrando, ahogan la palabra, y se hace infructuosa.” (Marcos 4:19).

A lo largo del Antiguo y Nuevo Testamento, encontramos consejo contra el temor – contra el miedo (Números 14:9; Deuteronomio 1:21; Salmo 118:6; Isaías 41:10; Mateo 10:31; 14:27; 28:5, 10, etcétera, etcétera, etcétera).

Este consejo de no temer no es una invitación a la ociosidad. Cuando Pablo oyó que algunos cristianos tesalónicos rehusaban trabajar, aconsejó al resto de la comunidad cristiana que les evitara (2 Tesalónicos 3:6, 11). Anotó que, cuando estaba en Tesalónica, trabajaba día y noche para proveer su propio apoyo (2 Tesalónicos 3:7-9). Dijo, “Que si alguno no quisiere trabajar, tampoco coma” (2 Tesalónicos 3:10). Le dijo a Timoteo, “Y si alguno no tiene cuidado de los suyos, y mayormente de los de su casa, la fe negó, y es peor que un infiel” (1 Timoteo 5:8).

“sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración (proseuche) y ruego(deesei), con hacimiento de gracias” (v. 6b). La alternativa a la preocupación es “oración y ruego con hacimiento de gracias.”

Las palabras proseuche y deesei significan algo parecido – pero proseuche pone más énfasis en la oración como acto de alabanza mientras que deesei enfatiza más preguntar o pedir.

con hacimiento de gracias” Como se anota arriba, Pablo les dijo a los cristianos tesalónicos “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalónicos 5:16-18). Podemos incluir un verdadero agradecimiento en nuestras oraciones, sin importar las circunstancias, porque sabemos que Dios nos ama y provee por nuestras necesidades – ahora y en la eternidad.

“sean notorias vuestras peticiones delante de Dios” (v. 6b). No debemos tener vergüenza de revelarle a Dios lo que desean nuestros corazones. Dios ya lo sabe, pero como Padre amoroso, desea conversar con sus hijos.

“Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento” (v. 7a). Paz (eirene) es una palabra importante. Aparece casi cien veces en el Nuevo Testamento. Tiene sus raíces en la palabra hebreashalom, que se utilizaba frecuentemente en el Antiguo Testamento. El LXX (la traducción griega del Antiguo Testamento) usa la palabra griega eirene para traducir la hebrea shalom casi doscientas veces.

Ambas palabras eirene y shalom, como se usan en la Biblia, significan más que la ausencia de violencia – aunque sí pueden significar eso. Ambas palabras conllevan una especie de bienestar derivado de una relación profunda con Dios – el bienestar que viene de estar hechos en la imagen de Dios, que una vez fue quebrada por el pecado, y que es restaurada en el creyente.

“que sobrepuja (hyperecho) todo entendimiento (nous), guardará vuestros corazones (kardias) y vuestros entendimientos (noema) en Cristo Jesús” (v. 7b). La palabra griega nous se puede traducir “mente” o “entendimiento,” y está ligada a nuestra capacidad de pensar, entender, y tomar decisiones. Está relacionada a la palabra noema.

Nuestras mentes son maravillosas. Hacen posible asesorar y razonar y resolver problemas. Hacen posible que disfrutemos de nuestras relaciones y que logremos hacer cosas bellas. Nos hacen posible conocer a Dios.

Pero nuestras mentes se pueden envilecer (Romanos 1:28) – y corromper (2 Timoteo 3:8). Nuestras mentes tienden a conformarse a este mundo y necesitan transformación, “para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Pablo clamó a los cristianos filipenses para que “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús” – una manera de pensar enfocada en otros – en servicio – en lo que se puede dar en lugar de recibir (Filipenses 2:5-8).

La palabra griega hyperecho habla de algo más alto, mejor, y más excelente que otra cosa. A pesar de lo buenas que pueden ser nuestras mentes al estar alineadas con Dios, Pablo dice que la paz de Dios es aún más maravillosa. Tiene la capacidad de montar guardia – proteger nuestros corazones y mentes – el mismo centro de nuestro ser.

FILIPENSES 4:8-9: EN ESTO PENSAD

8Por lo demás, hermanos (griego: adelphoi – hermanos), todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad. 9Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz será con vosotros.

“Por lo demás, hermanos” (adelphoi – hermanos) (v. 8a). Pablo ha estado diciéndoles a los cristianos filipenses lo que deben hacer. En este versículo, el “por lo demás” indica que está terminando esta sección de órdenes. En versículos 8-9 concluye con algunos mandatos más.

Pero también se dirige a ellos como “hermanos” – lo cual concuerda con la manera en que se ha dirigido a ellos en el resto de esta carta (1:12; 3:13; 4:1).

“todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad” (v. 8b). Esta sección es inusual – una lista que refleja valores griegos seculares. Dos de estas virtudes (prosphiles yeuphemos) no aparecen en otros lugares del Nuevo Testamento y otros se usan sin frecuencia. Mientras que estos valores concuerdan con la fe cristiana, cualquier filósofo griego podría compilar una lista como ésta. Pablo les pide a los cristianos filipenses que se enfoquen en los mejores valores de su cultura – que piensen en ellos – que los adopten en su vida cristiana – y que los usen para los propósitos del Reino.

“todo lo que es verdadero” (griego: alethes). La palabra alethes está relacionada a la palabra aletheia, que significa “verdad” o “realidad.” Una persona verdadera es sincera – gente puede contar con su palabra. Cuando Pablo pide a estos cristianos filipenses que piensen de cosas alethes, les está diciendo que enfoquen su pensamiento en la verdad – lo real – en lugar de lo falso. La persona que lleva su vida de acuerdo a la verdad disfrutará de una mejor vida que aquéllos que se dejan guiar por lo falso.

“todo lo honesto” (griego: semnos). Semnos significa “augusto” o “venerable” o “noble” o “honorable.” Con esto surge la imagen de un anciano conocido por su integridad y sabiduría – una persona que se ha hecho sabia gracias a su experiencia y capacidad propia, y de quien se puede esperar consejo fiel.

“todo lo justo” (griego: dikaios). Dikaios significa “recto” o “justo.” La persona que es dikaios-RECTO tratará de vivir su vida según la voluntad de Dios. La persona que es dikaios-JUSTO tratará a los demás de manera justa y honesta.

“todo lo puro” (griego: hagnos). Hagnos significa puro – sin culpa, moralmente puro, sin corrupción. Está relacionada a hagios, que significa puro, sin pecado, o santo.

“todo lo amable” (griego: prosphiles). Prosphiles es una combinación de la preposición pros (a o hacia) y la palabra phileo (amigo, querido). Se refiere a algo agradable o querido.

“todo lo que es de buen nombre” (griego: euphemos). Euphemos es una combinación de eu (bueno) y pheme (fama, reputación). Por lo tanto, habla de algo que gente considera favorable y de lo que se habla bien – algo que tiene buena reputación.

“si hay virtud alguna” (griego: arete). Arete tiene que ver con excelencia de cualquier tipo. Podemos asumir que Pablo, en esta epístola, enfatiza particularmente la excelencia de pensamiento o comportamiento moral.

“si alguna alabanza” (griego: epainos). Epainos es una combinación de epi (al) y ainos (alabanza o laudable). “Alguna alabanza” es una buena traducción.

“en esto pensad” (griego: logizomai). Logizomai significa “pensar,” pero de una manera más profunda que una simple reflexión. La persona que piensa en este sentido analiza, racionaliza, y toma decisiones acerca de qué es útil – y de cómo se podría usar.

Pablo les dice a estos cristianos filipenses que se enfoquen en estas cosas – cosas que sus amigos no cristianos considerarían virtudes. Les dice que consideren como incorporarlas en sus vidas.

Aunque Pablo no especifica por qué, sabemos que cristianos que encarnan los mejores valores de su comunidad pueden ser testigos de Cristo particularmente efectivos. En su libro, I Was Just Wondering (Solo me estaba preguntando), Philip Yancey pregunta:

“¿Qué pasaría con el consenso nacional
Si estas nueve palabras se tuvieran en mente al decir la palabra “cristiano:”
Amor, gozo, paz,
paciencia, amabilidad, caridad,
lealtad, dulzura, y auto-disciplina?”
(Estos son los frutos del Espíritu en Gálatas 5:22-23)

La respuesta, claro, es que cristianos que encarnan los frutos del espíritu rendirían testimonio poderoso ante aquéllos que están afuera de la fe. Podemos estar seguros de que, cuando los ciudadanos filipenses oyen la palabra “cristiano,” las palabras que vienen a la mente son las que Pablo les ha dicho en este versículo. Entonces, cristianos filipenses rendirían un testimonio poderoso ante sus vecinos.

“Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced” (griego: prassete) (v. 9a). La palabra prassete significa “hacer.” El hecho de que el verbo esté en el presente le da un sentido de continuidad, de “seguir haciendo.” Con esta palabra, Pablo reconoce que los cristianos filipenses han aprendido de su ministerio entre ellos – y que intentan seguir sus pasos. También reconoce que siempre existe el peligro de descarrilarse (véanse también 3:2, 18-19). Por eso les pide que sigan por el camino que él les ha enseñado (véase también 3:17).

Pablo ya ha delineado el tipo de servicio humilde que Cristo le concedió al mundo al nacer de forma humana y al someterse a morir en una cruz. Pablo pide a los cristianos filipenses que emulen el pensamiento que permitió a Cristo hacer lo que hizo (2:5-8, 17). Pablo también ha compartido con ellos su trayecto personal, empezando desde el comienzo como fariseo bajo la ley (3:4-6) hasta ser discípulo de Cristo – plenamente dependiente de su gracia – compartiendo sus sufrimientos para que él también lograra compartir en su resurrección (3:4-11).

“y el Dios de paz será con vosotros” (v. 9). Pablo también usa esta frase, “Dios de paz” en Romanos 15:33; 16:20; 1 Corintios 14:33; y 1 Tesalónicos 5:23.

Esta es la promesa – el premio por el fiel discipulado. El Dios de paz estará presente entre ellos. Las palabras, “Dios de paz,” señalan a la promesa de Dios que les traerá paz – paz en sus relaciones y paz dentro de sus corazones.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Barclay, William, Daily Study Bible: Letters to the Philippians, Colossians, Thessalonians, (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1963)

Bockmuehl, Markus, Black’s New Testament Commentary: The Epistle to the Philippians (Grand Rapids: Baker Academic, 1998).

Craddock, Fred B., Interpretation: Philippians (Atlanta: John Knox Press, 1985)

Dunham, Maxie D., The Preacher’s Commentary: Galatians, Ephesians, Philippians, Colossians, Philemon(Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1982)

Fee, Gordon D., The New International Commentary on the New Testament: Paul’s Letters to the Philippians (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1995)

Gaventa, Beverly R., in Brueggemann, Walter, Cousar, Charles B., Gaventa, Beverly R., and Newsome, James D., Texts for Teaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Hansen, G. Walter, The Pillar New Testament Commentary: The Letter to the Philippians (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009)

Hawthorne, Gerald F., Word Biblical Commentary: Philippians, Vol. 43 (Dallas, Word Books, 1983)

Holladay, Carl R., in Craddock, Fred B., Hayes, John H., Holladay, Carl R., and Tucker, Gene M.,Preaching Through the Christian Year A (Harrisburg, Pennsylvania: Trinity Press International, 1992)

Hooker, Morna D., The New Interpreter’s Bible: 2 Corinthians to Philemon, Vol. XI (Nashville: Abingdon Press, 2002)

MacArthur, John, Jr., The MacArthur New Testament Commentary: Philippians (Chicago: The Moody Bible Institute of Chicago, 2001)

Martin, Ralph P., Tyndale New Testament Commentaries: Philippians, Vol. 11 (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 1987)

Martin, Ralph P. and Hawthorne, Gerald F., Word Biblical Commentary: Philippians (Nashville: Thomas Nelson, 2004)

Melick, Richard R., Jr., New American Commentary: Philippians, Colossians, Philemon, Vol. 32 (Nashville: Broadman Press, 1991)

Osiek, Carolyn, Abingdon New Testament Commentary: Philippians & Philemon (Nashville: Abingdon Press, 2000)

Palmer, Earl F., in Van Harn, Roger E. (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Texts: The Second Readings: Acts and the Epistles (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001)

Still, Todd D., Smyth & Helwys Bible Commentary: Philippians & Philemon (Smyth & Helwys Publishing, Inc., 2011)

www.sermonwriter.com

www.lectionary.org

We welcome your feedback! [email protected]

Copyright 2014, Richard Niell Donovan