Éxodo 12:1-142017-03-22T04:45:53+00:00

PASAJE BÍBLICO

Éxodo 12:01 – 14

 

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

EXÉGESIS:

EL CONTEXTO:

El libro de Éxodo relata la opresión de los israelitas en Egipto (1:8-22), y los primeros años de Moisés (capítulo 2). El libro continúa con el episodio de la zarza ardiente en el que Yahvé le dice a Moisés que ha oído el clamor de los israelitas y ha decidido liberarles – sacarles de Egipto (3:1-12). Faraón se negó a dejarles ir, entonces Yahvé trajo diez plagas sobre Egipto (capítulos 7-12). En capítulo 11 Moisés aprendió de la décima plaga (la muerte de todo primer nacido), aunque ésta no aparece hasta la última parte de capitulo 12 – después de dar las instrucciones que forman nuestro texto.

VERSÍCULOS 1-2: ESTE MES OS SERÁ PRINCIPIO DE LOS MESES

1Y habló Jehová á Moisés y á Aarón en la tierra de Egipto, diciendo: 2Este mes os será principio de los meses; será este para vosotros el primero en los meses del año.

“Y habló Jehová á Moisés y á Aarón en la tierra de Egipto” (v. 1). Antes, en la zarza ardiente, Yahvé envió a Moisés para confrontar a Faraón. La misión de Moisés, entregada por Dios, es sacar a los israelitas de su esclavitud en Egipto y llevarles a la Tierra Prometida (Éxodo 3:1-12). Yahvé escogió a Aarón para ayudar a Moisés poco después del incidente con la zarza ardiente (Éxodo 4:14-30).

Moisés y Aarón son hermanos, hijos de Amram y Jochêbed. Son levitas (Éxodo 2:1; 6:20; Números 26:59). En capítulo 7, aprendemos que Moisés tiene ochenta años y Aarón ochenta y tres cuando hablan con Faraón.

Aarón y sus hijos, Nadab, Abú, Eleazar, e Ithamar, serán los primeros sacerdotes (Éxodo 28:1), cuya misión será guiar a Israel en la observación de la ley.

“Este mes os será principio de los meses; será este para vosotros el primero en los meses del año” (v. 2). Yahvé está a punto de anunciarles a Moisés y a Aarón los preparativos que deben hacer para evitar la muerte de sus primogénitos durante la décima plaga. Esos preparativos incluyen una comida ritual preparada y consumida según las instrucciones exactas que Yahvé les da. La gente comerá vestida y preparada para abandonar Egipto.

Pero primero Yahvé les dice a Moisés y Aarón que revisen su calendario para marcar y honrar el Éxodo. Con este Éxodo comienza la transformación de este pueblo de esclavos a una nación bajo Yahvé, y deben honrar este evento designando este mes como el comienzo del año en su calendario. Es decir, este mes marcará no solo el principio del año, pero también marcará el aniversario de su nacimiento como nación. Yahvé les dice que anoten en su calendario este evento fundamental de su historia – el Éxodo.

Israel llamará este primer mes Nisan. Cae en la primavera – marzo o abril en nuestro calendario.

VERSÍCULOS 3-11: TÓMESE UN CORDERO POR FAMILIA

3Hablad á toda la congregación (hebreo: ‘edah) de Israel, diciendo: En el diez de aqueste mes tómese cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia: 4Mas si la familia fuere pequeña que no baste á comer el cordero, entonces tomará á su vecino inmediato á su casa, y según el número de las personas, cada uno conforme á su comer, echaréis la cuenta sobre el cordero. 5El cordero será sin defecto, macho de un año: tomaréislo de las ovejas ó de las cabras: 6Y habéis de guardarlo hasta el día catorce de este mes; y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes. 7Y tomarán de la sangre, y pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer. 8Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura: con hierbas amargas lo comerán. 9Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus intestinos. 10Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que habrá quedado hasta la mañana, habéis de quemarlo en el fuego. 11 “Y así habéis de comerlo: ceñidos vuestros lomos, vuestros zapatos en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente: es la Pascua de Jehová.

“Hablad á toda la congregación (‘edah) de Israel, diciendo: En el diez de aqueste mes” (v. 3a). Como veremos en versículo 6, los israelitas observan la comida ritual el catorce del mes de Nisan. Sin embargo, deben empezar con los preparativos el diez de Nisan. Esto les ayudará a evitar los errores que suelen ocurrir al hacer preparativos a última hora. También les daría la oportunidad de recuperar con facilidad si surgiese algún problema inesperado, como por ejemplo si el cordero se lastima y hay que remplazarlo.

Esta es la primera vez que aparece la palabra congregación (hebreo: ‘edah) en las Escrituras Hebreas. Más adelante ocurre frecuentemente – particularmente en el Torá (los primeros cinco libros de las Escrituras Hebreas). La palabra ‘edah significa reunión o asamblea. El uso frecuente de esta palabra en el Torá enfatiza que Israel es más que una simple colección de individuos. Los israelitas son una congregación – un pueblo – el pueblo de Dios. El equivalente en el Nuevo Testamento es la palabra griega ekklesia, que se refiere a gente reunida en algún tipo de asamblea. Traducimos la palabra ekklesia, como “iglesia.”

“tómese cada uno un cordero por las familias de los padres, un cordero por familia” (v. 3b). La comida ritual se debe observar ambos en familia y en comunidad. Cada familia escogerá un cordero para comer y disfrutar en familia. Sin embargo, todas las familias judías consumirán la misma comida al mismo tiempo. Así, este evento transciende relaciones familiares y se convierte en una observación nacional.

“Mas si la familia fuere pequeña que no baste á comer el cordero, entonces tomará á su vecino inmediato á su casa, y según el número de las personas, cada uno conforme á su comer, echaréis la cuenta sobre el cordero” (v. 4). Los que estamos acostumbrados a pensar de una familia compuesta de dos, tres, o cuatro personas, nos podemos preguntar cómo una familia normal podría consumir un cordero entero. Sin embargo, estas familias solían tener muchos hijos e incorporar tres generaciones – abuelos, padres, e hijos.

Como veremos en versículo 10, Yahvé les requiere quemar la carne que sobra. Lo ideal sería calcular el tamaño de la familia para consumir el cordero entero y no desperdiciarlo. Si una familia es demasiado pequeña para un cordero entero, debe encontrar a una familia vecina para compartirlo. Es decir, si una familia tiene tres personas y la otra seis, la familia más pequeña recibiría la mitad de la carne que recibe la familia más grande.

“El cordero será sin defecto, macho de un año: tomaréislo de las ovejas ó de las cabras” (v. 5). Ya que se trata de una comida ritual, la gente debe honrar a Yahvé. Yahvé les da estrictas instrucciones que deben seguir al seleccionar el animal para el sacrificio.

El animal ha de ser sin defecto. Aunque no hay ninguna diferencia en la calidad de la carne entre un animal con o sin defecto, el propósito de tener un animal sin defecto es honrar a Yahvé con el mejor animal posible.

El animal debe tener un año. Ya que las ovejas y las cabras suelen nacer en la primavera – y es primavera – sería fácil encontrar un animal de un año. Corderos y cabras de un año suelen estar casi completamente crecidos, pero su carne es mejor que la de un animal mayor.

El animal debe ser macho. Este es un requisito importante. Familias que dependen de corderos y cabras para su carne separan las hembras para procrear y matan los varones para consumir su carne. También, se trata de una cultura patriarcal que valora varones sobre hembras. Entonces, el sacrificio de un animal macho es apropiado para honrar a Dios.

El animal puede ser un cordero o un cabrillo. Esto también es importante. Aunque los corderos suelen proveer mejor carne, los cabrillos son más grandes y abundantes. Algunas familias quizá no tengan un cordero sin defecto y poder sacrificar un cabrillo les da más opciones. La carne de un cabrillo de un año sería buena. La carne de las cabras más maduras sería inaceptable.

“Y habéis de guardarlo hasta el día catorce de este mes” (v. 6a). Como se anota arriba, deben escoger el animal para sacrificar el diez de Nisan, y lo han de tener listo para el catorce de Nisan.

“y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes” (v. 6b). Como se ha anotado, esta observación es ambos familiar y nacional. Aquí, el aspecto comunitario se enfatiza en que las familias deben matar los animales al mismo tiempo – durante el crepúsculo del catorce de Nisan.

La matanza incluía sangrar, desollar, y vaciar el animal antes de prepararlo para asar. Aunque se enfatiza la importancia de comer el animal entero, eso no incluía las partes que no se deben consumir.

La comida se debe consumir por la noche. Matar el animal durante el crepúsculo cumple dos propósitos. Primero, el crepúsculo ofrece suficiente luz para llevar a cabo los preparativos. Segundo, al no tener refrigeración es importante matar al animal poco antes de cocinarlo y comerlo. Al matar los animales durante el crepúsculo, gente disfrutaría de carne fresca esa misma noche.

Los meses se codifican según el ciclo de la luna, y el catorce del mes es luna llena. La luna les iluminará durante la comida y el éxodo que la sigue.

“Y tomarán de la sangre, y pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer” (v. 7). Los postes son los soportes verticales a cada lado de la puerta. Soportan el dintel, la viga horizontal sobre la puerta. Yahvé les instruye poner la sangre del animal en los postes y en el dintel de cada casa. Deben hacer esto antes de comer – mientras la sangre del animal siga fresca.

Yahvé les dice que usen la sangre de esta manera porque la sangre está unida a la vida del animal. Yahvé había prohibido la consumición de sangre mucho antes (Génesis 9:4). Más adelante, la ley judía también lo prohibirá – “Porque la vida de la carne en la sangre está” (Levítico 17:10-14). Yahvé escoge la sangre – la vida del animal – para preservar la vida de los israelitas. Así se destaca el trato de vida por vida que toma lugar en la Pascua.

Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura: con hierbas amargas lo comerán” (v. 8). Esta comida es apresurada ya que los israelitas se están preparando para abandonar Egipto esa misma noche.

Asar el cordero o el cabrillo al fuego es la manera más rápida y fácil de preparar la carne. Pan sin levadura no requiere tiempo para subir la masa. Hierbas amargas serían plantas como lechuga, escarola, achicoria, y diente de león, que tienen a su disposición. Quizá las hierbas amargas conmemoran la amargura del servicio de Israel bajo su esclavitud (1:14).

“Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego” (v. 9a). Comer carne cruda sería más rápido, pero sería arriesgado para la salud – inaceptable para miles de personas que piensan emprender un largo viaje esa misma noche. Cocer la carne requeriría más tiempo para hervir el agua. También, la carne asada está mejor que la hervida.

“su cabeza con sus pies y sus intestinos” (v. 9b). Para los que suelen comprar su carne en paquetes prefabricados, esto puede causar un poco de asco.

Como se ha comentado, es importante consumir el animal entero. Por eso deben incluir la cabeza, aunque ésta sería una de las partes que no se consumen. El cerebro sí se puede consumir y por eso se incluye la cabeza. Los intestinos serían los órganos internos, como el hígado, los riñones, y otros órganos comestibles.

“Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que habrá quedado hasta la mañana, habéis de quemarlo en el fuego” (v. 10). El propósito aquí es cuidar la salud. Cientos de miles de personas están a punto de empezar una larga travesía. Sin refrigeración, sería absurdo comer sobras de carne que puedan estar estropeadas y enfermarles.

Pero aún más importante, ésta es una comida sagrada – con un propósito más grande que simplemente alimentar a los israelitas para huir. Su propósito es honrar a Yahvé y su relación con Yahvé. Quemar las sobras marca el significado sagrado de esta observación, y deja claro que esta comida alimenta el alma tanto como el cuerpo.

“Y así habéis de comerlo: ceñidos vuestros lomos, vuestros zapatos en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente: es la Pascua de Jehová” (v. 11). Como se anota arriba, esta comida es apresurada. Esto explica el asar la carne y el pan sin levadura. Podemos ver la misma prisa en su vestimenta. Deben comer vestidos y listos para viajar. Una persona lista para viajar metería la tela suelta de su ropa en el cinturón (ceñidos vuestros lomos) para no caerse al caminar por terreno desnivelado. Gente solía quitarse las sandalias al entrar en casa, pero aquí han de comer con las sandalias puestas. Los pastores usaban bordones para pastorear y defender las ovejas, que generalmente dejaban en la puerta al entrar – pero ahora han de comer con bordones en mano.

VERSÍCULOS 12-13: HERIRÉ A TODO PRIMOGÉNITO

12Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré á todo primogénito en la tierra de Egipto, así en los hombres como en las bestias: y haré juicios en todos los dioses de Egipto. YO JEHOVA (hebreo: YHWH – Yahvé). 13Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre, y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad, cuando heriré la tierra de Egipto.

“Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré á todo primogénito en la tierra de Egipto, así en los hombres como en las bestias” (v. 12a). Esto avisa a los israelitas que algo de suma importancia va a pasar esa misma noche. Yahvé desatará la décima plaga sobre Egipto matando a todo primogénito – humano y animal – por toda la tierra de Egipto.

Recuerdo que un ángel de la muerte llevó a cabo esta orden, pero el texto no menciona ningún ángel de la muerte (aunque en 12:23 se menciona un “heridor”). También dice, “á la medianoche Jehová hirió á todo primogénito en la tierra de Egipto” (12:29).

En la mayoría de las familias se da la bienvenida al primer nacido con mucha alegría, particularmente en la antigüedad. Aunque no he podido investigar las prácticas egipcias relacionadas con el primogénito, se puede ver la superioridad del primogénito en la ley judía y en su práctica:

• Yahvé considera Israel su primer nacido (4:22; véase también Jeremías 31:9).

• Los israelitas consagran a Yahvé todo primer nacido, humano y animal (Éxodo 13:2; 12-13).

• Aunque la ley judía requiere el sacrificio (la muerte) del primer nacido, también requiere que la gente redima sus primogénitos, y también permite la redención de ciertos animales (Éxodo 13:2; 12-13; 22:29-30; 34:20; Levítico 27:26; Números 18:15).

• El ganado, las ovejas, y las cabras que nacen primero deben ser sagrados y usados en los sacrificios – sin posibilidad de redimirlos. Deben ser sacrificados a Yahvé (Números 18:17; Deuteronomio 15:19).

• Los primogénitos reciben doble porción de la herencia, y a los padres se les prohíbe entregar la porción del primogénito a otro hijo (Deuteronomio 21:15-17).

• Es a través del primogénito que las familias trazan su linaje.

Para resumir, gente suele pensar de su primer nacido con mucho cariño. Por lo tanto, Yahvé matará a todo primer nacido en Egipto para romper el corazón duro de Faraón y forzarle a dejar libres a los israelitas.

“y haré juicios en todos los dioses de Egipto” (v. 12b). El juicio que Yahvé trae sobre Egipto durante la noche de la Pascua no solo afecta a los primogénitos de Egipto y a sus padres, sino también a sus dioses. Los egipcios han buscado prosperidad y protección en sus dioses, pero esta noche aprenden que sus dioses (que, de hecho, no son dioses) no tienen ningún poder para salvarles.

YO JEHOVA” (YHWH – Yahvé) (v. 12c). YHWH o Yahvé viene de una forma del verbo “ser” en hebreo que significa “yo soy el que soy.” Dios usó esta palabra cuando se identificó ante Moisés. Cuando Moisés le preguntó a Dios su nombre, Dios contestó, YHWH o “yo soy el que soy” (Éxodo 3:14).

“Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre, y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad, cuando heriré la tierra de Egipto” (v. 13). Anote que Yahvé no dice, “la sangre será señal para mí,” sino que dice, “la sangre os será por señal.”

Yahvé podría haber identificado los hogares israelitas sin necesidad de una señal. Sin embargo, al requerir que pongan la sangre en los postes de sus puertas, Yahvé les da la oportunidad de ejercer su fe. Honrará esta expresión de fe permitiéndoles escapar de la locura que caerá sobre los primogénitos egipcios.

VERSÍCULO 14: Y ESTE DÍA OS HA DE SER EN MEMORIA

14Y este día os ha de ser en memoria, y habéis de celebrarlo como solemne á Jehová durante vuestras generaciones: por estatuto perpetuo lo celebraréis.

“Y este día os ha de ser en memoria, y habéis de celebrarlo como solemne á Jehová durante vuestras generaciones: por estatuto perpetuo lo celebraréis” (v. 14). No es solo este día (el catorce de Nisan) que la gente debe observar, sino siete días (vv. 15-20). La observación de los siete días comenzará con una asamblea solemne y cerrará con una segunda asamblea solemne. Durante los siete días, la gente abstendrá del trabajo, limpiará sus casas de levadura, y comerá pan sin levadura. Esta conmemoración se observará como “estatuto perpetuo” (v. 17)

Habiendo creado a las personas, Yahvé sabe que se olvidan fácilmente. Esta celebración anual les ayudará a mantener la Pascua viva en la memoria de Israel – y le recordará a Israel de sus orígenes y de la providencia de Yahvé.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Anderson, Gary A., in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

Bruckner, James K. New International Biblical Commentary: Exodus (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, Inc., 2008)

Brueggemann, Walter, The New Interpreter’s Bible: Genesis, Exodus, Leviticus, Vol. 1 (Nashville: Abingdon Press, 1994)

Brevard S. Childs, The Old Testament Library: Exodus (Louisville: The Westminster Press, 1974)

Cole, R. Alan, Tyndale Old Testament Commentaries: Exodus, Vol. 2 (Downers Grove, Illinois: Inter-Varsity Press, 1973)

Craghan, John F., Collegeville Bible Commentary: The Book of Exodus (Collegeville, Minnesota: The Liturgical Press, 1985)

Dunham, Maxie D., The Preacher’s Commentary: Exodus (Dallas: Word, Inc., 1987)

Durham, John I., Word Biblical Commentary: Exodus, Vol. 3 (Dallas, Word Books, 1987)

Fretheim, Terence E., Interpretation Commentary: Exodus (Louisville: John Knox Press, 1973)

Janzen, J. Gerald, Westminster Bible Companion: Exodus (Louisville: Westminster John Knox Press, 1997)

Janzen, Waldemar, Believers Church Bible Commentaries: Exodus (Scottdale, Pennsylvania: Herald Press, 1987)

Newsome, James D. in Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV––Year A (Louisville: Westminster John Knox Press, 1995)

Rawlinson, George, The Pulpit Commentary: Genesis-Exodus, Vol. 1 (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, no date given)

Stuart, Douglas K., The New American Commentary: Exodus, Vol. 2 (Nashville: Broadman & Holman Publishers, 2006)

Tucker, Gene M. in Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, A (Valley Forge: Trinity Press International, 1992)

Copyright 2012, Richard Niell Donovan