1 Corintios 7:29-312017-03-22T04:45:25+00:00

PASAJE BÍBLICO

1 Corintios 7:29-31

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

EXÉGESIS:

EL CONTEXTO:

Este texto no es muy popular para predicar, pero los autores del leccionario lo eligieron por la facilidad con que encaja con nuestra lección evangélica, “El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio” (Marcos 1:15).

Siempre es bueno entender el contexto de una escritura, y en este caso, es imprescindible. Para entender bien 1 Corintios 7:29-31, debemos entender el resto del capítulo.

Corintio era una ciudad importante y abundante en el istmo (franja estrecha de tierra) que separa el norte del sur de Grecia. El Apóstol Pablo pasó allí 18 meses durante su Segundo Viaje de Misionero y fundó allí una iglesia. Hechos 18 relata la obra de Pablo en Corintio durante ese tiempo en bastante detalle.

Al terminar su visita a Corintio, Pablo se marchó para visitar Éfeso, Jerusalén, Antioquía, y Galacia (Hechos 18:18-23). Después de salir de Corintio, Pablo escribió una carta a los cristianos de Corintio avisándoles, “no os envolváis con los fornicarios” (5:9), pero esa carta se ha perdido.

Pablo escribe esta carta para responder a un informe de la gente de Cloé sobre los problemas que hay en la iglesia de Corintio (1:11). En esta carta responde a estos problemas por medio de enseñanza apostólica.

En capítulos 1-6, Pabló se dirigió a los problemas que la gente de Corintio le presentaba. Ahora, en capítulo 7, se dirige a “las cosas de que me escribisteis” (7:1).

Primero habla de uno de los lemas que usan los cristianos corintios, “bien es al hombre no tocar mujer” (7:1). Este lema es una expresión de ascetismo – la práctica de la auto-negación como disciplina espiritual.

Debemos recordar que Corintio es una ciudad griega y que estos cristianos corintios son influidos por la filosofía griega, que tiende hacia el dualismo. Por medio de este dualismo, lo físico (el cuerpo humano) se considera intrínsecamente malo, y lo espiritual (el alma) se considera bueno. El lema, “bien es al hombre no tocar mujer,” concuerda con este dualismo griego – pero difiere del judaísmo y del cristianismo, que consideran la persona entera, con cuerpo y alma indivisibles. Estos cristianos corintios seguramente estaban muy cómodos citando este lema para Pablo, ya que Pablo no estaba casado y había expresado su preferencia por permanecer soltero (como se ve en versículo 8 de este capítulo).

En capítulo 15 Pablo menciona otra expresión de dualidad. Algunos cristianos corintios decían: “no hay resurrección de muertos” (15:12) – una creencia que se aproxima al dualismo griego pero que no concuerda con la fe cristiana. En ese capítulo, Pablo enfatiza mucho la resurrección corporal de Cristo – y la esperanza que acompaña la fe cristiana para la resurrección corporal “á la final trompeta” (15:52).

En 7:1-24, Pablo desea reorientar los cristianos corintios – alejarles del enfoque ascético (con su énfasis en la auto-negación), y acercarles a una forma de pensar escatológica (enfatizada en la Segunda Venida de Cristo). Al hacer esto, Pablo contesta varias preguntas sobre el matrimonio y el divorcio.

• ¿Debe una pareja casada abstenerse de relaciones conyugales? Pablo contesta, “No os defraudéis el uno al otro” (7:5).

• Los que no están casados, ¿deben permanecer solteros? ¡Preferiblemente! (7:8-9).

• Cristianos casados con no creyentes, ¿se deben divorciar? ¡No! (7:10-16).

• Hombres circuncidados, ¿deben revertir el procedimiento? (¿Cómo se haría eso?). Hombres que no han sido circuncidados, ¿deben seguir adelante con la circuncisión? Pablo contesta, “Cada uno en la vocación en que fue llamado, en ella se quede” (7:20).

• ¿Deben los esclavos buscar su libertad? Pablo contesta, “Cada uno, hermanos, en lo que es llamado, en esto se quede para con Dios” (7:24).

La clave para entender los consejos de Pablo sobre estos temas está en la escritura de esta semana. “Que el tiempo es corto” (7:29a). “Porque la apariencia de este mundo se pasa” (7:31b). Pablo se refiere a la Segunda Venida de Cristo, que considera inminente. Por eso, cristianos no se deben distraer con preocupaciones menores. Deben permanecer constantes, lo mejor posible – sin casarse – sin divorciarse – sin circuncidar – sin buscar liberación de la esclavitud. Este consejo muestra la creencia de Pablo de que la Segunda Venida está muy cerca.

La cuestión, entonces, es lo que este texto tiene que ver con nosotros. Después de haber esperado dos mil años para la venida de Cristo, no es probable que pensemos que va a venir en los próximos meses o años (aunque, ojala, no hayamos perdido esperanza en el hecho de que vendrá de nuevo).

Lo que nos pide este texto es mantener una perspectiva escatológica (del final del tiempo) –apreciar que la muerte y resurrección de Jesús trajeron una nueva era – recordar que, como cristianos, vivimos con un pie en este mundo y otro en el reino de Dios. Una antigua canción evangélica transmite este sentimiento:

“Este mundo no es mi hogar; solo estoy de paso.
Mi tesoro se encuentra más allá del azul.
Los ángeles me llaman desde la puerta abierta del cielo,
Y ya no puedo sentirme en casa en este mundo.”

Si mantenemos esta perspectiva escatológica, nos traerá una gran cantidad de libertad. Podemos seguir con nuestras vidas normales – casándonos, trabajando, criando hijos, y planeando nuestro retiro – pero sin preocuparnos de las cosas materiales que siempre amenazan con atraparnos.

Es difícil vivir en un mundo que celebra sexo, dinero, y poder como valores supremos y no dejarse afectar por esa manera de pensar. No obstante, ocurren eventos que nos hacen pensar más profundamente. Cuando el doctor dice “cáncer” – o cuando aprendemos que nuestro hijo ha sufrido un terrible accidente– o cuando muere un esposo o una esposa – de repente, las cosas que hacía poco nos parecían tan importantes pasan al olvido. En una crisis, rápidamente nos volvemos a enfocar en lo que de verdad es importante.

Este texto nos pide vivir la vida enfocándonos siempre en lo más importante.

1 CORINTIOS 7:29-31: EL TIEMPO ES CORTO

29Esto empero digo, hermanos, que el tiempo (griego: kairos) es corto: lo que resta es, que los que tienen mujeres sean como los que no las tienen, 30Y los que lloran, como los que no lloran; y los que se huelgan, como los que no se huelgan; y los que compran, como los que no poseen; 31Y los que usan de este mundo, como los que no usan: porque la apariencia de este mundo se pasa.

“Esto empero digo, hermanos, que el tiempo (kairos) es corto” (v. 29a). Aunque algunos eruditos cuestionan el significado de “el tiempo es corto” (podría ser que los días de nuestras vidas estén contados), versículo 31b deja claro que aquí Pablo habla de manera escatológica – refiriéndose a la Segunda Venida de Cristo.

Los griegos tienen dos palabras para tiempo – chronos y kairos. Chronos se refiere al tiempo cronológico – minutos, horas, días, etcétera. Kairos, en cambio, se refiere a los momentos de la vida importantes y decisivos. Cuando hablamos de “perder el barco,” (refiriéndonos a la pérdida de una oportunidad única), estamos hablando de kairos. Cuando decimos, “¡Ahora es el momento de actuar!” hablamos de un momento decisivo en la historia – kairos. El hecho que Pablo utilice kairos en lugar de chronos en este versículo muestra aún más que está refiriéndose a la Segunda Venida de Cristo.

Aunque Jesús dejó claro que nadie puede saber el momento de su regreso (Mateo 24:36), su muerte y resurrección dieron paso a una nueva era en la que cristianos deben vivir como gente escatológica – gente cuya esperanza se enfoca en la llegada del reino de Dios en toda su plenitud –gente que vive anticipando lo que será en lugar de preocuparse por lo que es.

“lo que resta es, que los que tienen mujeres sean como los que no las tienen, y los que lloran, como los que no lloran; y los que se huelgan, como los que no se huelgan; y los que compran, como los que no poseen; Y los que usan de este mundo, como los que no usan” (vv. 29b-31a). Estos cinco ejemplos muestran como personas que enfocadas en lo escatológico viven de manera diferente al resto de las personas. Sin embargo, debemos tener cuidado de no mal interpretar a Pablo aquí. En los primeros versículos de este capítulo, Pablo alentó a los cristianos corintios para que siguieran adelante con sus actividades diarias, incluyendo el matrimonio no celibato (vv. 1-5).

En lugar de contradecir lo que ya ha dicho del matrimonio, Pablo dice que “el matrimonio y los demás aspectos de la vida normal (lamentar, gozar, comprar, consumir) se deben mirar desde la perspectiva del reino de Dios, cuya importancia transciende cualquier otro compromiso o enlace” (Nash, 219).

“porque la apariencia de este mundo se pasa” (v. 31b). Como se anota arriba, esta frase confirma el énfasis escatológico de este pasaje. Este mundo es temporal, por eso, solo merece atención secundaria. El reino de Dios – siendo ya realidad pero esperando su plena revelación, es lo que cuenta de verdad.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada en http://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAPHY:

Barclay, William, Daily Study Bible: Letters to the Corinthians, (Edinburgh: The Saint Andrew Press, 1975)

Barrett, C.K., Black’s New Testament Commentary: The First Epistle to the Corinthians (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, 1993)

Chafin, Kenneth L., The Preacher’s Commentary: 1-2 Corinthians, Vol. 30 (Nashville: Thomas Nelson, Inc., 1985)

Fee, Gordon D., The New International Commentary on the New Testament: The First Epistle to the Corinthians (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 1987)

Cousar, Charles B., in Brueggemann, Walter; Cousar, Charles B.; Gaventa, Beverly R.; and Newsome, James D., Texts for Preaching: A Lectionary Commentary Based on the NRSV–– Year B (Louisville: Westminster John Knox Press, 1993)

Hayes, Richard B., Interpretation: First Corinthians (Louisville: John Knox Press, 1997)

Holladay, Carl R., in Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holladay, Carl R.; Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, B (Valley Forge: Trinity Press International, 1993)

Horsley, Richard A., Abingdon New Testament Commentary: 1 Corinthians (Nashville: Abingdon Press, 1998)

MacArthur, John, Jr., The MacArthur New Testament Commentary: 1 Corinthians (Chicago: The Moody Bible Institute of Chicago, 1984)

Morris, Leon, Tyndale New Testament Commentaries: 1 Corinthians, Vol. 10 (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 1985)

Nash, Robert Scott, Smyth & Helwys Bible Commentary: 1 Corinthians (Macon, Georgia: Smyth & Helwys Publishing, Inc., 2009)

Rogness, Michael, in Van Harn, Roger (ed.), The Lectionary Commentary: Theological Exegesis for Sunday’s Text. The First Readings: The Old Testament and Acts (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2001)

Sampley, J. Paul, The New Interpreter’s Bible: Acts, Romans, 1 Corinthians, Vol. X (Nashville: Abingdon Press, 2002)

Soards, Marion, New International Biblical Commentary: 1 Corinthians (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, 1999)

www.sermonwriter.com

www.lectionary.org

Copyright 2011, Richard Niell Donovan