Job 19:23-27a2017-03-22T04:45:49+00:00

PASAJE BÍBLICO

Job 19:23-27a

 

RECURSOS PARA PREDICAR
Por Richard Niell Donovan
Traducción por Ángeles Aller

EXÉGESIS:

EL CONTEXTO:

El contexto para cualquier pasaje del libro de Job tiene que empezar con capítulo 1, donde se establece el carácter ejemplar de Job (1:1-5) reconocido por Dios (1:8). Pero Dios permitió que el satanás, uno de sus servidores celestiales, probara a Job quitándole su riqueza, su familia (1:13-21), y finalmente su salud (2:1-10).

NOTA: El satanás en el libro de Job no es el mismo satanás diabólico que aparece en el Nuevo Testamento. El satanás del libro de Job es un servidor celestial.

Capítulos (2:11 – 37:24) están compuestos generalmente de conversaciones entre Job y sus amigos (aunque en capítulo 5 Dios habla). El esquema a lo largo de esos capítulos es que los amigos de Job, convencidos de que Dios prospera a los inocentes y castiga a los culpables, tratan de convencer a Job de que reconozca su pecado, ya que Job cree en su inocencia – algo que nosotros, como lectores del primer capítulo, sabemos que es verdad.

El contexto inmediato para capítulo 19 es el capítulo que precede donde Bildad regaña fuertemente a Job y advierte que los malos serán castigados. De manera gráfica describe los tipos de castigo que los malos pueden esperar, e implica que Job está entre los malos que lo pueden esperar.

Capítulo 19 es la respuesta de Job. En tono de súplica, Job pregunta cuánto tiempo ha de ser atormentado por sus amigos (v. 2), y pregunta, “¿No os avergonzáis de descomediros delante de mí?” (v. 3). Documenta el terrible sufrimiento que Dios le ha impuesto (vv. 6-20).

VERSÍCULOS 21-22: TENED COMPASIÓN DE MÍ

21Oh vosotros mis amigos, tened compasión (hebreo: hanan) de mí, tened compasión de mí;
Porque la mano de Dios me ha tocado.
22¿Por qué me perseguís como Dios, y no os hartáis de mis carnes?

Aunque estos versículos no se incluyen en la lectura del leccionario, el pastor debe conocerlos. La mayoría de comentarios tratan versículos 21-27 como una sola unidad, y otros la extienden para incluir hasta versículo 29.

Estos versículos son importantes, porque nos preparan para los versículos que siguen. En versículos 21-22, Job pide compasión de sus amigos. Ha sufrido un derrumbe brutal en manos de Dios. ¿Por qué sienten sus amigos la necesidad de añadir aún más sufrimiento? ¿Por qué empeoran la situación? ¿Por qué no le pueden ofrecer unas palabras de simpatía en vez de juzgarle?

La palabra que se traduce como “tened compasión” en versículo 21 (hanan) significa “ser amable con” o “tener piedad sobre” (Baker & Carpenter, 357). ¿Por qué no pueden ser amables sus amigos? ¿Por qué no le pueden extender un poco de piedad a un hombre que sufre?

VERSÍCULOS 23-24: ¡QUE MIS PALABRAS FUESEN ESCRITAS!

23¡Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas!
¡Quién diese que se escribieran (hebreo: haqaq) en un libro!
24¡Que con cincel de hierro y con plomo
Fuesen en piedra esculpidas (hebreo: hasab) para siempre!

Aquí hay una progresión. Palabras escritas en papel duran un tiempo. Palabras escritas (haqaq) en un libro duran aún más. Pero las palabras esculpidas (hasab) en piedra pueden durar décadas – o siglos.

Todo este tiempo Job ha insistido en su inocencia, pero está claro que Dios y sus amigos se han puesto contra él. Sin preguntar, sus amigos le consideran culpable. Ya que nadie le cree, es probable que muera sin ser vindicado. Si eso pasa, pasará al olvido o quedará marcado en la historia como ejemplo de un mal hombre que recibió su justo castigo.

Entonces, Job quiere que sus reclamaciones de inocencia sean documentadas en un record permanente, preferiblemente en un monumento de piedra, para que generaciones futuras puedan recordar lo que él dijo. Así, quizá alguien investigaría y verificaría sus declaraciones. Entonces, aún después de su muerte, podría ser vindicado – su nombre quedar sin mancha – su reputación restaurada.

No estamos seguros del significado de “con plomo” en versículo 24. Es posible que en los tiempos de Job gente utilizara plomo para destacar las palabras talladas en piedra (Hartley, 291).

VERSÍCULOS 25-27: YO SÉ QUE MI REDENTOR VIVE

25Yo sé que mi Redentor (hebreo: ga∙al) vive,
Y al fin se levantará sobre el polvo (hebreo: apar):
26Y después de deshecha esta mi piel,
Aun he de ver en mi carne á Dios;
27Al cual yo tengo de ver por mí,
Y mis ojos lo verán, y no otro (hebreo: zur – desconocido o extranjero),
Aunque mis riñones (hebreo: kilyah) se consuman dentro de mí.

“Yo sé que mi Redentor (ga∙al) vive” (v. 25a). ¿Quién puede leer este versículo sin pensar en la bella aria soprano del Mesías de Handel. Para oír esa música, vaya a:

o http://www.youtube.com/watch?v=qtU1c5JZf0k

o http://www.youtube.com/watch?v=aKNmlXXvl0c&NR=1

o http://www.youtube.com/watch?v=71q2dppM5bg

Pero lo que sabemos de esta aria, la cual aplica estas palabras al Cristo Redentor, complica nuestra tarea de identificar el significado de este versículo en su contexto original. El hecho que la RSV y NRSV hayan escogido destacar la palabra redentor apoya aún más la idea de que este versículo se trate del Cristo Redentor. No obstante, hay otras posibilidades, que investigaremos más adelante.

La palabra ga∙al significa redimir o actuar como pariente-redentor. La redención tiene que ver con “liberación de obligaciones legales o libertad de circunstancias desesperantes, ligadas al pago necesario para efectuar la liberación” (Harvey). Ley judía tenía una provisión para que los israelitas pudieran redimir a sus familiares en situaciones extremas. Por ejemplo, “Cuando tu hermano empobreciere, y vendiere algo de su posesión, vendrá el rescatador, su cercano, y rescatará lo que su hermano hubiere vendido” (Levítico 25:25). O “Y si el peregrino ó extranjero que está contigo, adquiriese medios, y tu hermano que está con él empobreciere, y se vendiere al peregrino ó extranjero que está contigo, ó á la raza de la familia del extranjero;

Después que se hubiere vendido, podrá ser rescatado: uno de sus hermanos lo rescatará; O su tío, ó el hijo de su tío lo rescatará, ó el cercano de su carne, de su linaje, lo rescatará; ó si sus medios alcanzaren, él mismo se redimirá” (Levítico 25:47-49).

Los israelitas pensaban de Yahvé como su ga∙al. Dios le dijo a Moisés, “YO JEHOVA; y yo os sacaré de debajo de las cargas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes” (Éxodo 6:6). En los tiempos del Exilio Babilónico, Yahvé dijo, “No temas, formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú” (Isaías 43:1).

Ahora Job se encuentra en una situación extrema. Antes, como hombre rico y líder en su comunidad, seguramente cumplía con ga∙al a menudo, redimiendo miembros de su familia (lo que nosotros llamaríamos familia extendida) que se encontraban en situaciones vulnerables. Ahora, en este versículo, Job muestra su confianza que su ga∙al vive. Aunque no dice claramente que su ga∙al le redimirá a él y su reputación, sí lo implica.

Pero nos quedamos con preguntas. Job dice, “Yo sé que mi Redentor vive,” pero no nos dice quien es el redentor ni cuando vendrá a redimirle.

• ¿Cree Job que Dios le redimirá, o cuenta con la ayuda de un miembro de su familia?

• ¿Anticipa Job a Cristo como su redentor?

• ¿Le redimirá su redentor en vida, o después de morir?

• Si ha de ser redimido después de morir, ¿será resucitado para poder presenciar su vindicación? O, ¿será permitido ver su redención desde Sheol? O, ¿se le negará cualquier información de su vindicación?

Nuestro texto no provee respuestas claras a estas preguntas. Por eso, las opiniones eruditas difieren ampliamente. Algunas posibilidades incluyen:

• DIOS: Puede que Job quiera decir que Dios será su redentor. No obstante, Job cree que Dios es el que le trajo el sufrimiento – y que lo hizo injustamente. “Ya que el pleito aquí se encuentra en contexto de una disputa con Dios, no es probable que Dios mismo apareciera como vindicador y abogado legal contra si mismo” (Ringgren, citado en Clines).

• EL SER CELESTIAL: Antes, Job dijo, “Mas he aquí que en los cielos está mi testigo, Y mi testimonio en las alturas” (16:19). El testigo “en las alturas” puede ser Dios o el ser celestial.

• EL MESÍAS: No existen pruebas en el texto que indiquen que Job espera un Redentor Mesiánico, pero a veces Dios inspira a gente a decir cosas que van más allá de su comprensión. Por ejemplo, Pedro, en el Día de Pentecostés, cuando Dios dijo “Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” (Hechos 2:17). En el momento en que dijo eso, pensó que Dios vertería su Espíritu solo sobre los judíos. Hizo falta una visión dramática más adelante (Hechos 10) para convencerle a Pedro de que Dios incluiría a “toda carne” en su pueblo.

Quizá Job no hubiera comprendido que su Redentor sería el Mesías, pero este texto inspiró a la comunidad cristiana para identificar a Cristo como el Redentor en cuestión. La frase, “Y al fin se levantará sobre el polvo” (v. 25b) sí concuerda con el entendimiento que tiene la iglesia de la Segunda Venida.

• UN FAMILIAR: Job podría haber pensado que algún familiar sería su redentor. Sería muy apropiado que un pariente fuera su ga∙al – su redentor – el que restaurase su reputación.

“Y al fin se levantará sobre el polvo” (apar) (v. 25b). Esto suena como una traición a la Segunda Venida de Cristo. No es probable que Job lo hubiera comprendido de esa manera, pero no hay razón por la que Dios no le hubiera inspirado a decir cosas más allá de su entendimiento.

Clines considera “y al fin” como el último en hablar en la corte – el que tiene la última palabra – el abogado de Job.

Hartley piensa que “se levantará” se refiere al pariente que se levanta en la corte como abogado de Job (Hartley, 294).

“sobre el polvo” (apar). Apar significa “polvo, tierra seca, grava. El significado principal de esta palabra es la tierra seca y floja que cubre el terreno” (Baker & Carpenter, 857). Esto puede significar que Job espera que su ga∙al le acompañe en su monte de cenizas (2:8).

Y después de deshecha esta mi piel” (v. 26a). El texto de versículo 26 está tan corrupto que casi no se puede leer” (Tucker, 466). Esta parte del versículo parece referirse a un tiempo después de la muerte de Job.

“Aun he de ver en mi carne á Dios; Al cual yo tengo de ver por mí, y mis ojos lo verán, y no otro” (vv. 26a-27ab). En estos versículos, hay varios indicios que sugieren que Job espera ser vindicado en vida. El primero y más obvio son las palabras, “en mi carne.” El segundo es “al cual yo tengo de ver.” El tercero es “mis ojos lo verán.”

“y mis ojos lo verán, y no otro” (zur – desconocido o extranjero) (v. 27b). Job espera ver a Dios personalmente, y no por los ojos de un delegado.

“Aunque mis riñones (kilyah) se consuman dentro de mí” (v. 27c). Los hebreos pensaban de los riñones como sede de las emociones. Es apropiado que utilicemos la palabra “corazón” en lugar de “riñones,” porque hoy en día se usa la palabra “corazón” cuando se habla de emociones.

Este versículo indica que Job se siente emocionalmente vencido (Hartley, 297).

VERSÍCULOS 28-29: TEMED VOSOTROS DELANTE DE LA ESPADA

28Mas debierais decir: ¿Por qué lo perseguimos?
Ya que la raíz del negocio en mí se halla.
29Temed vosotros delante de la espada;
Porque sobreviene el furor de la espada
á causa de las injusticias, para que sepáis que hay un juicio.

Estos versículos no se incluyen en la lectura del leccionario, pero el pastor debe conocerlos. Job advierte a sus amigos que si continúan diciendo, “¿Por qué lo perseguimos? O “la raíz del negocio en mí se halla” (v. 28) se pondrán en una situación precaria. Aunque no dice que serán culpables de ser falsos testigos (véase Éxodo 20:16; Deuteronomio 5:20), ésa parece ser su preocupación. Recuerde que es un hombre de Hus (1:1) y no de Israel, entonces, no es de esperar que cite de la ley judía.

Pero Job no dice que su falso testimonio les traerá ira sobre ellos – supuestamente, la ira de Dios. Dios les castigará por la espada – les quitará la vida. Después, serán sometidos al juicio. Ya que Dios les castigó quitándoles la vida, no pueden esperar que Dios sea generoso con ellos en el juicio.

Entonces, más vale que empiecen a decir la verdad – y la verdad es que Job es inocente.

TEXTO CITADO DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS procede de Spanish Reina Valera, situada enhttp://www.ccel.org/ccel/bible/esrv.html. Utilizamos esta versión de la Biblia porque consta de dominio público (no bajo protección de derechos de propiedad).

BIBLIOGRAFÍA:

Alden, Robert L., New American Commentary: Job, Vol. 11 (Broadman & Holman Publishers, 1993)

Andersen, Francis I., Tyndale Old Testament Commentaries: Job, Vol. 13 (Downers Grove, Illinois: Inter-Varsity Press, no date)

Balentine, Samuel E., Smyth & Helwys Bible Commentary: Job (Macon, Georgia: Smyth & Helwys Publishing, Inc., 2006

Baker, Warren and Carpenter, Eugene, The Complete WordStudy Dictionary: Old Testament(Chattanooga: AMG Publishers, 2003)

Clines, David J. A., Word Biblical Commentary: Job 1-20, Vol. 17 (Nashville: Thomas Nelson, 1990)

Hartley, John E., New International Commentary on the Old Testament: The Book of Job (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1988)

Harvey, John D., “Redemption,” in Freedman, David Noel (Ed.), Eerdmans Dictionary of the Bible (Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Co., 2000)

Janzen, J. Gerald, Interpretation Commentary: Job (Atlanta: John Knox Press, 1985)

McKenna, David L., The Preacher’s Commentary: Job (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1986)

Newsom, Carol A., The New Interpreters Bible: Job, Psalms, and 1 & 2 Maccabees, Vol. IV (Nashville: Abingdon Press, 1996)

Tucker, Gene M. in Craddock, Fred B.; Hayes, John H.; Holliday, Carl R.; and Tucker, Gene M., Preaching Through the Christian Year, C (Valley Forge: Trinity Press, 1994)

Wilson, Gerald H., New International Biblical Commentary: Job (Peabody, Massachusetts: Hendrickson Publishers, 2007)

www.sermonwriter.com

www.lectionary.org

Copyright 2009, Richard Niell Donovan